Ismael vuelve al trabajo y el Málaga podría llegar sin bajas al duelo contra el Mirandés

Ismael, en el entrenamiento de este martes en el Ciudad de Málaga. /Migue Fernández
Ismael, en el entrenamiento de este martes en el Ciudad de Málaga. / Migue Fernández

A la espera del regreso de los internacionales y resuelto el 'transfer' de Benkhemassa y Lorenzo González, sólo está tocado el juvenil Ramón

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El Málaga regresó este martes al trabajo con doble sesión y comenzó a preparar el duelo del sábado (16.00 horas) en Miranda del Ebro. Si todo sucede conforme a lo previsto, el técnico, Victor Sánchez del Amo, podrá disponer por primera vez de todos sus efectivos, ya que no cuenta con lesionados ni sancionados, aunque siempre pendiente del regreso a casa de sus cuatro internacionales absolutos.

Así, Munir jugó la noche de este martes un amistoso con Marruecos ante Níger; Keidi hizo lo propio en Albania ante Islandia, y en la próxima madrugada será el turno Mikel y Juanpi con Venezuela ante el combinado de Colombia (en Florida, en Estados Unidos). Estos serán los últimos en regersar, pero deberían estar el viernes, en el último entrenamiento antes de viajar a tierras burgalesas.

Recuperados ya Luis Hernández y Lombán, hoy ha sido el turno de Ismael, que se sumó al trabajo. El lateral y Ramón, que fueron citados por la selección española sub-19, no viajaron por sendos problemas físicos y tampoco pudieron estar ante el Almería. Ahora el único que queda pendiente de evolución es Ramón, que ya ha jugado en Santander y en Gerona. Asimismo, Benkhemassa y Lorenzo González ya cuentan con el 'tranfer' internacional para debutar.

De esta forma, Víctor se verá menos afectado por el hecho de que el Málaga comience la temporada con sólo diecisiete profesionales en sus filas y reforzado por diez jóvenes. Por lo demás, el equipo se entrenó con tres porteros de las categorías inferiores, Gonzalo, Kellyan y Alfonso, además de los jugadores de campo del Atlético Malagueño Juande, Hugo e Iván Jaime. Mientras, Cristo y Ramón alternaron recuperación en el gimnasio y labor específica en el césped.