El jeque llama «ciego» al árbitro de Pamplona y se expone a una nueva multa

De la Fuente Ramos, con el balón y delante de los dos capitanes saliendo del túnel. /AGENCIA LOF
De la Fuente Ramos, con el balón y delante de los dos capitanes saliendo del túnel. / AGENCIA LOF

Usa en un 'tuit' la imagen de Velasco Carballo y provoca la indignación del CTA, que propondrá una sanción al Comité de Competición

PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El jeque volvió a hacer acto de presencia en una situación de malestar en el seno del malaguismo y de nuevo sus palabras hicieron subir el pan. Al-Thani reapareció en su red social favorita, Twitter, para arremeter contra el colectivo arbitral tras la derrota del cuadro de La Rosaleda en El Sadar (2-1). La debacle llegó tras sufrir dos expulsiones (las de Blanco y N'Diaye) y numerosas amonestaciones, que le dejarán en principio con cinco sancionados cara al choque en Gijón de la siguiente jornada.

El propietario del Málaga escribió en su mensaje «árbitro del partido ciego» y lo acompañó con unas imágenes de un extrencilla, Velasco Carballo, con gafas de sol y acompañado por un perro labrador lazarillo. Su irónico ataque contra la actuación del joven castellano-leonés De la Fuente Ramos es más grave si cabe al usar la imagen del actual presidente del Comité Técnico de Árbitros, lo que podría acarrear una multa importante para el club.Este periódico conoció el malestar del CTA, que tiene previsto denunciar estos hechos ante el Comité de Competición.

Noticias relacionadas

No es la primera cruzada del jeque contra los distintos estamentos del fútbol.En su momento la emprendió contra la UEFA con motivo de la histórica sanción que dejó al equipo una campaña sin participar en competición europea y que confirmó el punto de inflexión en el proyecto deportivo. Tampoco se han librado de sus ataques la Real Federación Española de Fútbol –lo hizo hace justo un año a raíz del 1-0 concedido al Barcelona en el Camp Nou en una acción precedida por un pase con el balón fuera de la línea de fondo–, la Comisión Nacional Antiviolencia (tras una multa que recibió el encararse con un policía en su llegada a La Rosaleda en su vehículo ) o personas del club, como Camacho, Míchel u otros.

La guerra arbitral no es nueva. Se vivió tras el episodio infausto de Dortmund en la Champions, y también en octubre de 2016 le supuso una propuesta de multa de 1.500 euros del Comité de Competición. Fue tras la denuncia efectuada en su momento por el Comité Técnico de Árbitros tras las declaraciones vertidas por el jeque después de un Betis-Málaga, en las que cuestionaba la labor del catalán Álvarez Izquierdo, que pudo expulsar a un jugador local tras un derribo en la frontal del área a Juanpi. «Con estos arbitrajes es imposible, no estáis solos equipo, no merecéis esto. ¿Hasta cuándo? La mejor liga no merece estos árbitros», dijo con contundencia.

En su tuit tras el Osasuna-Málaga cuenta con el agravante de mostrar la imagen de Velasco Carballo, con la que seguramente trata de apuntar no inconscientemente a la cúpula del estamento arbitral. Además, menciona a la Federación Española de Fútbol y a LaLiga, con lo que trata de obtener más repercusión si cabe con su mensaje, que ha sido objeto de atención también en algunos medios de comunicación nacionales.

La protesta de Al-Thani no fue la única publicada en las redes sociales. El delegado del equipo, el exfutbolista Josemi, también se expresó obviando el papel discreto que debe implicar su cometido en el primer equipo y distanciándose de la línea mostrada por el entrenador el sábado en la sala de prensa de El Sadar. «Triste por la derrota... Ya en frío, los que en su día hemos jugado en El Sadar sabemos que la presión y ambiente de la gente hace que los árbitros beneficien al equipo local, pero que mi equipo reciba nueve amarillas y dos rojas in pegar una puta patada es vergonzoso!!», escribió el exdefensa, en un mensaje que tuvo mucha repercusión también en las redes sociales. La objeción de Josemi también podría ser susceptible de la atención del Comité Técnico de Árbitros, por parte de un cargo que tiene habitualmente mucho contacto con los trencillas en los partidos, en especial en los partidos de fuera de casa.

En el Málaga existe temor a las consecuencias que va a tener el partido de Pamplona cara a la competición, ya que es muy probable que pierda a cinco de sus jugadores (además, todos ellos vitales en lo que va de Liga) por sanción: Ricca, Adrián, N'Diaye, Ontiveros (en su caso ya es el segundo partido de castigo en lo que va de campaña) y Blanco, a lo que hay que sumar las lesiones confirmadas (Mula, Juan Carlos yHarper) y los jugadores con molestias o en proceso de recuperar el alta (Cifu, Diego González).

Si el partido tendrá secuelas para el Málaga también las puede dejar para De la Fuente Ramos.El vallisoletano sigue siendo el más joven de la categoría, con 26 años (los cumplió el 23 de enero), pese a que está en su quinta campaña en Segunda División (debutó en la 2014-15) tras pasar un solo año por Segunda B. Su actuación en El Sadar puede condicionar su temporada e incrementar sus opciones de descenso, aunque el año pasado fue el quinto de la clasificación.

La redacción del acta no ayudará en las posibles alegaciones  

El departamento jurídico del Málaga, con Joaquín Jofre a frente del mismo, comenzará a estudiar profundamente desde esta mañana el acta arbitral que tanto tiempo tardó en redactar el sábado por la noche De la Fuente Ramos. Se trata de lograr al menos que alguno de los cinco sancionados pueda estar en el partido del próximo domingo (18.00 horas) en El Molinón, para paliar el daño deportivo que va a generar la debacle vivida en Pamplona (2-1).

La redacción del acta no invita a ser optimistas.En el caso de la doble amonestación a Blanco, la primera amarilla fue por «disputar un balón con el brazo de forma temeraria impactando en el rival» y quizás pueda ser lo más cuestionable si se presentan imágenes que demuestren que no hubo falta. La segunda fue por «infringir persistentemente las reglas de juego», pero Blanco sólo hizo tres faltas en el choque, dos castigadas con amarilla (la otra fue en el añadido del primer tiempo). He aquí otro de los hipotéticos argumentos que alegar, aunque De la Fuente Ramos se cuidó de escribir esto, de tipo más subjetivo, para dificultar una alegación posterior.

Por su parte, N'Diaye vio la roja directa por «encararse con sendos adversarios y dirigirse a un rival en los siguientes términos: «Te voy a matar». El código disciplinario de la Real Federación Española reconoce en su artículo 95 sanciones de cuatro a doce partidos por amenazas, pero especifica que son dirigidas al árbitro, no a otro jugador. En todo caso, existe un temor claro del club a perder a un jugador clave por un tiempo más largo, no para un solo partido.

En el estudio del acta se puede considerar como una de las opciones más factibles plantear alegaciones al Comité de Competición por la amarilla de Adrián (la quinta de su ciclo), la última de la cascada de tarjetas. Fue por «sujetar a un adversario en la disputa del balón impidiendo su avance». Desde el Málaga se cree que no fue así. Y menos se comprende que desde el minuto 65 hasta el final del choque el equipo sufriera siete amarillas (una de ellas, la segunda de Blanco) y una roja en un partido que no fue brusco y con una enorme desproporción respecto al rival, que salió del choque con una sola amarilla (a Juan Villar)  y una roja, la de Xisco, en la tángana con N'Diaye y que tampoco entendió nadie.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos