El jeque, un año y medio después

El jeque Al-Thani, ayer muy protegido ayer a su llegada a la zona privada del aeropuerto de Málaga./Ñito Salas
El jeque Al-Thani, ayer muy protegido ayer a su llegada a la zona privada del aeropuerto de Málaga. / Ñito Salas

Al-Thani vuelve a Málaga con varios frentes abiertos y el equipo ya en Segunda

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

Un año medio después, transcurridos 553 días, el jeque Abdullah Al-Thani volvió ayer a Málaga. Se marchó mayo de 2017, cuando el Málaga estaba en Primera y preparaba ya la pretemporada. Pero los meses pasaron y el equipo de Míchel y Arnau, después de Husillos y José González, descendió a Segunda. Más adelante, al llegar al verano pasado, los problemas se agudizaron al pararse por completo la planificación en un mal momento, aunque al final llegaron Caminero y, sobre todo, Muñiz, que consiguieron arrancar el campeonato de una forma algo 'más tranquila'. Ahora regresa el propietario con distintos frentes abiertos y, probablemente, con la mente puesta también en 'reconciliarse' con la afición.

Al-Thani llegó poco después de las diez de la mañana de ayer en un avión privado procedente de Madrid, después de volar casi toda la noche desde Doha hasta la capital de España. Aunque no salieron juntos del aeropuerto, al jeque lo acompañó su hija Hamyan, convertida en los últimos meses en la principal representante de la propiedad, además de dirigir el equipo femenino y la cantera.

Llega en un vuelo privado, junto a su hija Hamyan, procedente de Madrid tras viajar la anoche anterior desde Doha

Al-Thani, con cara cansada por el largo viaje, apareció por la zona privada del aeropuerto en primer lugar. A las puertas le esperaba un flamante Range Rover negro al que se subió y se desplazó en solitario, conduciendo el vehículo él mismo. Después llegó Hamyan, que se marchó en otro automóvil. Por parte del club acudieron el consejero Ben Barek y también estaba al frente de los empleados de la entidad el jefe de seguridad, Jordi Vilardebó. El dispositivo de seguridad fue realmente importante en una zona sin tránsito de personas ni vehículos. El jeque se dirigió a La Rosaleda para saludar a los jugadores y técnicos del Málaga, que estaban en el entrenamiento.

Hamyan Al-Thani, ayer a su llegada.
Hamyan Al-Thani, ayer a su llegada. / Ñito Salas

La buena marcha del equipo, pese a que ya no es el líder, ha animado al jeque a regresar, al margen de varios asuntos que siguen pendientes. Tiene previsto acudir hoy al encuentro contra el Granada y también estará en Málaga para la celebración del juicio del 'caso BlueBay', previsto para el martes que viene. Al-Thani, asimismo, se mostró satisfecho en Twitter: «Gracias a todos por la bienvenida por mi llegada a Málaga ».

El juicio por el 'caso BlueBay' y La Academia, grandes escollos

El jeque Al-Thani llega a Málaga con algunos deberes pendientes. Al margen de su 'reconciliación' con los aficionados, tendrá varios escollos muy destacados, sobre todo dos de ellos: la celebración del juicio por el 'caso BlueBay', que está previsto para el próximo martes, y la paralización de las obras de La Academia, un proyecto que comenzó a configurarse hace más de ocho años y sigue sin ejecutarse por completo.

En el primero de los casos, el jeque está citado para declarar en la vista oral mediante la cual la empresa hotelera pretende que la propiedad del Málaga vuelva a su punto inicial, cuando pertenecía a NAS Spain. Aunque Abdullah Al-Thani no está obligado a personarse, sino que puede hacerlo mediante un representante. En este contencioso BlueBay reclama el control absoluto de esta sociedad y del propio club, y para ello aporta un documento firmado en su momento en el que los demandantes aseguran que contempla que disponían del 49 por ciento de la compañía en la que estaban depositadas las acciones del club.

Y también se han frenado las obras de La Academia, cuya entrega estaba prevista para el comienzo del próximo año. En este sentido, aunque el club había presupuestado una partida para estos trabajos, en las oficinas están a la espera de recibir los casi 4,5 millones por los que vendió la parcela de El Viso (sería el solar que le corresponde por la permuta de estos terrenos, que formarán parte de la ampliación de la Universidad) para que se pueda completar la primera fase del proyecto.

 

Fotos

Vídeos