El jeque, sin pena ni gloria

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

Aunque parezca extraño, el jeque Abdullah Al-Thani pasó completamente inadvertido anoche en La Rosaleda para los aficionados blanquiazules. El propietario del club, recién llegado desde su país después de más de un año y medio de ausencia, presidió el encuentro en el palco del estadio sin que el público hiciera ninguna observación, ni positiva ni negativa, sin pena ni gloria. Al final de la campaña anterior sí existía un importante malestar entre los seguidores, que pedían su marcha un partido tras otro. Sin embargo, pese a la derrota ante el Granada, la situación se ha reconducido, aunque sea ya en Segunda, lo que ha llevado al jeque a quedar en un segundo plano, sin que hubiera ningún cántico de bienvenida ni tampoco de rechazo. Al-Thani, de esta forma, reapareció el peor día posible, cuando el equipo pierde el primer partido en casa.

Un derbi antiguo que se traslada ahora en Segunda. La cercanía de Granada y Málaga y las buenas relaciones existentes entre las hinchadas invitan a que se desplacen aficionados a presenciar los encuentros de su equipo. Ayer ocurrió con los granadinos y también pasará lo mismo con los malagueños en el compromiso de vuelta. La Rosaleda, de esta manera, vio poblada por completo no sólo la zona específica para las aficiones rivales, sino que esta se vio ampliada en esta ocasión. Más de un millar de personas se desplazaron ayer al campo de Martiricos, aunque no todas estuvieron en la mencionada grada, ya también estaban en otras zona del estadio, junto a los seguidores locales.

La defensa del Málaga anduvo nerviosa en el primer periodo. Las salidas del balón se complicaban para los blanquiazules con la presión del rival, y los medios centro tampoco estaban afortunados en la ayuda. La inestabilidad se alargó hasta el descanso, mejorando después en la reanudación. Con la lesión de Luis Hernández, la zaga se ha visto seriamente afectada. El madrileño actuaba como líder y también ofrecía un oficio que ahora no siempre aparece en los momentos más delicados, cuando todo se complica.

 

Fotos

Vídeos