Keidi: «El míster me pide que trabaje duro, y cumplo lo que me dice»

Keidi, en un ejercicio en el enrenamiento de ayer./Germán Pozo
Keidi, en un ejercicio en el enrenamiento de ayer. / Germán Pozo

El medio centro del filial se muestra muy contento por ocupar una plaza en el primer equipo y espera «jugar más partidos como titular»

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

El centrocampista albanés Keidi Bare, que se ha hecho con una plaza fija en los últimos partidos en el equipo titular del Málaga, se mostró ayer agradecido por la oportunidad que le han ofrecido y espera seguir entrenándose a tope para que Juan Ramón Muñiz cuente con él. Llegó al Malagueño el pasado verano procedente del Atlético, y ya está en el primer conjunto blanquiazul. «La verdad es que estoy muy contento. Esto me ha llegado gracias a mis compañeros y al cuerpo técnico. Espero jugar más partidos como titular. Intento trabajar al cien por cien en cada entrenamiento, y luego el míster decide quién juega, pero estoy seguro de que cualquiera que salga ofrecerá lo mejor», explicó ayer en una rueda de prensa, a la vez que agregó: «El míster me pide que trabaje duro, que tengo que seguir así. Y yo cumplo siempre lo que me dice».

El club y el propio Muñiz pusieron sus ojos en el joven medio centro desde que llegó al segundo equipo. De hecho, comenzó a entrenarse muy pronto en el Málaga. «Han pasado seis meses, no ha sido rápido. Pero la verdad es que no me lo esperaba. Llegué para ayudar al filial y estoy aquí gracias al míster», destacó, mientras que sobre la llegada de Erik Morán, que supondrá más competencia para su plaza en el centro del campo, Keidi lo tiene muy claro: «Él va a sumar. Es un compañero más. Viene a mejorar el equipo. Bienvenido».

Noticias relacionadas

Fiel a la filosofía interna del equipo, Keidi prefiere pensar antes que nada en el siguiente compromiso, que será el viernes ante el Almería (a las 20.30, en La Rosaleda). «Cada partido es importante. Espero que primero hagamos un buen encuentro y ojalá que ganemos. El grupo está muy bien. Si trabajo bien y me esfuerzo, me llegarán las oportunidades», aseguró, a la vez que añadió: «Tenemos que centrarnos en los entrenamientos. Y luego en el primer partido. Espero que ganemos, aunque es difícil. Y luego veremos el siguiente encuentro». Subrayó también la gran importancia de la afición, «que es el jugador número doce», y analizó las grandes diferencias entre disputar los partidos en el filial y ahora hacerlo en el fútbol profesional, en este caso en Segunda: «Se nota el cambio, el ritmo, la verdad. Me siento con más trabajo, pero con ilusión. Es más difícil».

Sin presión

Indicó, asimismo, que ninguno de los jugadores se siente presionado por estar colocados en la zona alta de la clasificación y aspirar claramente al ascenso. «Nadie tiene presión, a todos les gusta el fútbol», afirmó para explicar que el equipo está ofreciendo su mejor versión. Y se mostró optimista en relación al futuro del filial, que ha reaccionado en los últimos compromisos. «El otro día vi el partido. Ha mejorado mucho. Espero que esté lo más arriba posible», aseguró.

Insistió en que mantiene una buena relación con sus compañeros, que lo han recibido muy bien desde que se entrena a las órdenes de Muñiz, y confesó que en el Albania todavía no están muy pendientes de sus actuaciones. «En mi país lo siguen un poquito, pero no para tanto», dijo el futbolista, que muy probablemente seguirá en el equipo titular del Málaga en el futuro, ya que en ellos últimos compromisos ha sido uno de los más destacados.

Temas

Fútbol