Kieszek no lo ve claro: da calabazas al Málaga y se marcha a Portugal

Kieszek, en un entrenamiento. /SALVADOR SALAS
Kieszek, en un entrenamiento. / SALVADOR SALAS

Al portero polaco, que jugará en el Rio Ave, tampoco le apetecía partir otro año como suplente de Munir

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

El Málaga confiaba en que al menos la portería la tendría cubierta a corto plazo con Munir (que tiene contrato) y Kieszek, al que se le planteó una propuesta para que continuara. Sin embargo, el guardameta polaco no lo ha visto claro y ha dado calabazas al club para marcharse nuevamente a Portugal.

Para empezar, conviene apuntar que Kieszek acabó satisfecho de su estancia en Málaga y en el Málaga, aunque decepcionado por el final de la temporada. El guardameta polaco, siempre a la sombra de Munir y con opciones de jugar únicamente cuando el internacional marroquí se marchó citado con su selección, se había preparado y mentalizado para ser el titular en los 'play-off' de ascenso. Cuando comprobó que finalmente su compañero iba a retrasar su incorporación para disputar la Copa África y que iba a tener que conformarse de nuevo con la suplencia, no pudo ocultar su disgusto en privado, a sus compañeros más cercanos.

El Málaga, encantado por la disposición del polaco y su rendimiento en el terreno de juego, no tardó en plantearle una propuesta para que continuara esta temporada. Tras el descenso del Córdoba a Segunda B había quedado liberado del vínculo contractual con el club del Arcángel, así que también se entendía que podían surgir dificultades por la aparición de otros equipos interesados.

Finalmente Kieszek ha decidido aceptar otra propuesta. No veía muy claro continuar en el Málaga porque no le apetecía partir de cero de nuevo como suplente de Munir. Por eso ha decidido aceptar la oferta del Rio Ave de la máxima categoría portuguesa. A sus 35 años, será su quinto equipo en el país luso tras el Sporting de Braga, el Vitoria de Setúbal (en dos etapas), el Oporto y el Estoril.