LaLiga dio ayer vía libre al Málaga-Reus, pero la Federación se plantea ahora su suspensión

Luis Rubiales (RFEF) y JavierTebas (LaLiga), en una reunión en junio. /Carmelo Rubio. EFE
Luis Rubiales (RFEF) y JavierTebas (LaLiga), en una reunión en junio. / Carmelo Rubio. EFE

El organismo que preside Javier Tebas ya no pondrá trabas jurídicas para jugar el partido de mañana en La Rosaleda, pero sigue la incertidumbre sobre la disputa del encuentro

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

La 'guerra' entre LaLiga y la Federación comienza ya a estar presente en la celebración del Málaga-Reus, previsto para mañana en La Rosaleda. La situación comienza a ser esperpéntica en una disputa sobre las competencias de uno y otro organismo a poco más 24 horas de un partido de fútbol profesional, en el que uno de los contendientes atraviesa por una situación límite por los reiterados impagos y la rescisión de los contratos de algunos de sus jugadores (y el otro lucha por el ascenso). A primera hora de la mañana de ayer el juez de Disciplina Social de LaLiga daba vía libre al partido tras escuchar a todas las partes, pero ya por la noche era la Federación la que analizaba una posible suspensión y pedía la opinión a los afectados tras el escrito enviado por la AFE y los jugadores del Reus. Algo que sorprendió a los implicados.

Más...

LaLiga había solicitado también días atrás alegaciones a la Federación y a la AFE antes de decidirse ayer, pero la primera comentó que no se pronunciaba porque entendía que no tenía competencias para tomar esa determinación y la segunda no concretó su postura, según el fallo del juez de Disciplina Social. Pero por la tarde se movilizó la AFE y solicitó ya a la Federación la suspensión del encuentro. De ahí que el organismo presidido por Luis Rubiales pusiera en marcha una ronda de contactos para pedir alegaciones de nuevo a las partes, sólo unas horas más tarde, con el objetivo de decidir sobre una posible suspensión del choque por causas de fuerza mayor, según se explica en el comunicado de la AFE.

Es previsible que durante esta mañana haya alguna novedad y no se descarta que esta esté encaminada a la suspensión del encuentro de mañana (en La Rosaleda, a partir de las 20.00 horas), ya que, en principio, el Reus sería la única parte que apostaría de una forma directa por la celebración del encuentro. El Málaga se mantendrá una vez más en una posición neutral y LaLiga, salvo que cambie de idea en el último momento, volverá a inclinarse por la suspensión, como ya anunció al juez de Disciplina Social.

La Asociación de Futbolistas Españoles comunicó por la noche que, junto a los jugadores del Reus, solicitaban a la Federación que no se disputara el choque. La AFE dice en el escrito que se actúe «en consecuencia y tome medidas para evitar que el Reus continúe en esta situación de desigualdad deportiva». La solicitud está basada en el artículo 239 del Reglamento de la RFEF que hace referencia a causas de fuerza mayor para la suspensión de un encuentro y que, entre otras cosas, dice lo siguiente: «No podrá autorizarse la suspensión y aplazamiento de un encuentro a fecha que suponga alteración del orden del calendario, salvo razones de fuerza mayor indubitadamente acreditadas o recogidas reglamentariamente».

Suspensión y aplazamiento

«En ningún caso podrán invocar los clubes como fuerza mayor para solicitar la suspensión y tal aplazamiento de un encuentro la circunstancia de no poder alinear a determinados futbolistas por estar sujetos a suspensión federativa, por padecer enfermedad o lesión, o por haber sido llamados para intervenir en sus selecciones nacionales. Sí se considerará, en cambio, como fuerza mayor, el hecho de que por circunstancias imprevisibles causen baja, simultáneamente, un número de futbolistas que reduzca la plantilla a menos de once», afirma.

De esta forma, la AFE aseguró que considera que la situación del Reus «es de clara inferioridad desde el punto de vista deportivo en relación a sus rivales, generando una clara desigualdad en la competición».

Mientras tanto, el Málaga está en mitad de una situación delicada y conflictiva que no le afecta más allá de la solidaridad con un equipo en una mala situación y por su búsqueda de sumar los puntos para conseguir el objetivo del ascenso al final de temporada. Desde el club siguen con la organización del encuentro con la habitual normalidad, igual que el equipo que dirige Juan Ramón Muñiz, pero con la duda lo que puede ocurrir y cuáles serán las consecuencias en el caso de que el partido sea suspendido y seguramente, en principio, aplazado.