El limbo de Cenk Gönen

Cenk Gönen, en un entrenamiento con el Málaga. /
Cenk Gönen, en un entrenamiento con el Málaga.

Tiene contrato con el Málaga, ha vuelto a entrenarse en la ciudad, pero no está inscrito y gran parte de su ficha se la paga el Eskisehisrpor turco

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Hablar del guardameta turco Cenk Gönen es hacerlo de una de las historias más surrealistas que se recuerdan en el Málaga de los últimos años. Inédito con el equipo de La Rosaleda en competición oficial desde su llegada hace dos veranos, ahora mismo tiene contrato con la entidad de Martiricos hasta junio de 2020, pero cobra casi todos sus emolumentos del Eskisehirspor turco (en concreto, tres cuartas partes de su ficha), con el que se llegó a un acuerdo de cesión en agosto para esta campaña. Ahora bien, este equipo no le ha podido inscribir, porque a su vez está sancionado por la UEFA para fichar (debido a un escándalo de primas a terceros), y tampoco cuenta con ficha con el Málaga.

Desde hace diez días Cenk Gönen volvió a Málaga, donde continúa con sus entrenamientos en solitario. El portero de 30 años, que llegó a ser dos veces internacional absoluto con su país, comparte vestuario con la primera plantilla blanquiazul, pero no puede entrenarse con el resto de sus compañeros. Lo hace con los lesionados o solo en compañía del preparador de porteros, Toni Mengual, como sucedió ayer mismo. Por no tener, no dispone de vehículo particular en Málaga y se desplaza en taxi a los entrenamientos.

El Málaga confía en que se solucione la situación del Eskisehirspor, penúltimo en la segunda categoría turca, y que pueda empezar a jugar ya en este equipo desde enero, algo que se considera vital para que el guardameta no siga devaluándose en su cotización y para que adquiera ritmo de competición, pero no está claro que se pueda resolver su inscripción con el modesto club otomano.

Lo cierto es que Cenk ya se redujo su ficha a la mitad con el descenso del Málaga a Segunda División y que en ningún momento entró en la planificación deportiva para esta temporada que pasó por disponer de tres porteros pero de otro perfil. Sin embargo, fue muy difícil encontrarle acomodo en el mercado, ya que sólo parece tener cartel en su país, en Turquía. Al menos cerca del final del plazo se le encontró un club de destino que pudiera asumir parte de su sueldo, que se había convertido en un lastre cara al tope salarial de LaLiga. El problema de Cenk se agravaba con una operación en un hombro de la que, según fuentes del Málaga, está recuperado.

Imposición

Antes de fichar por el Málaga, en una imposición del agente de Kameni, que a su vez se llevó al camerunés al Fenerbahçe, Cenk no había tenido continuidad alguna ni en el Galatasaray (donde jugó las campañas 2016-17 y 2017-18) ni en el Besiktas (desde las 2011-12 a las 2015-16).

En realidad sólo en el primer curso en este último equipo jugó con continuidad y se sintió titular en las distintas competiciones. Desde entonces ha sido un asiduo en la Copa turca, que se juega con un formato de liguillas, y en alguna cita de la Liga Europa, pero apenas contó en sus equipos para el torneo de la regularidad. Así las cosas, en la 2016-17 jugó 720 minutos, todos en Copa, y en la 2015-16, 483 minutos entre la Liga y la Copa.