Luis Hernández, el olvidado de Víctor

Luis Hernández, en un entrenamiento reciente. /GERMÁN POZO
Luis Hernández, en un entrenamiento reciente. / GERMÁN POZO

Con la llegada del nuevo entrenador pasó a la suplencia, mientras que ante el Oviedo puede volver al once titular por la sanción de Lombán

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

Con la llegada de un nuevo entrenador siempre se producen cambios, algunos destacados. Y eso ha ocurrido con la incorporación de Víctor al banquillo del Málaga. Con la mente puesta en la motivación y en 'resetear' a la plantilla, el técnico comenzó a tomar algunas medidas de una forma inmediata. Aunque en su primer once hubo pocas novedades. Era un equipo casi clavado al que podía presentar su antecesor, Juan Ramón Muñiz, salvo una destacada ausencia: el preparado madrileño 'se olvidó' de Luis Hernández y apostó por un Lombán que ya había disfrutado de algunas oportunidades en la etapa anterior. Este descarte del once, sin embargo, pasó algo más inadvertido debido a que el cuadro blanquiazul goleó y brilló de una forma especial en el debut de Víctor, en Alcorcón, lo que devolvió la ilusión a los futbolistas y, sobre todo, a los aficionados.

Esa apuesta inicial, como era de esperar, tuvo continuidad en el segundo encuentro de la nueva etapa, ante el Mallorca, en el que cayó el Málaga en su estadio en otra de las grandes decepciones de la temporada, pese a que el juego gustó a los aficionados. En este compromiso contra un rival directísimo, Víctor mantuvo sus apuestas iniciales y su fórmula de juego también fue relativamente parecida a la de Alcorcón. En este caso, Luis Hernández se mantuvo en el banquillo una vez más, algo que le ocurría por primera vez esta campaña (excepto el periodo en el que estuvo lesionado). Lombán volvió a formar la pareja de centrales con Pau Torres.

El central madrileño, que siempre fue uno de los imprescindibles para Muñiz, acumula ya tres partidos en el banquillo, desde que fue destituido el técnico asturiano

En el tercero y último encuentros con el preparador madrileño todo siguió igual, sólo con los cambios obligados. Pero en este compromiso de Cádiz alcanzó la quinta amarilla Lombán, por lo que no podrá jugar el lunes frente al Oviedo en La Rosaleda en un compromiso crucial cara a regresar a la zona de 'play-off'. De esta manera, Víctor tendrá que buscarle un sustituto al defensa asturiano. Es previsible que sea Luis Hernández el elegido, ya que es el central diestro más definido y sería el repuesto natural, aunque también puede apostar por Torres o, dependiendo si es necesario en el lateral izquierdo, Diego González.

La trayectoria de Luis Hernández en el Málaga arrancó en su primera media temporada con un rendimiento espectacular, deslumbrando a su llegada como central, procedente del Leicester. En la campaña del descenso su rendimiento bajó de una forma considerable, aunque ocurrió lo mismo con el resto de la plantilla en una campaña nefasta que finalizó de la peor forma posible. Pero el madrileño volvió a alcanzar un buen juego esta temporada en Segunda, siendo clave en los largos saques de banda, una acción excesivamente repetida en la etapa de Muñiz. Pero el bajón del cuadro blanquiazul afectó a todos los jugadores, con algunos desajustes y los malos resultados que ya se conocen y que derivaron en el cambio de entrenador.

La decisión del nuevo técnico 

Víctor llegó y apuntó directamente a Luis Hernández, intentando ofrecer otras alternativas en defensa. Tras analizar los vídeos de los partidos, el nuevo técnico sacrificó a uno de los titulares fijos del equipo. El central pasó al banquillo después de siete partidos consecutivos disputando todos los minutos. En este periodo, en cualquier caso, fue cuando el equipo experimentó su principal deterioro en el juego y también en los resultados.

Luis Hernández arrancó la temporada no sólo como titular indiscutible, sino que siempre fue uno de los pesos fuertes del vestuario. Disputó los 90 minutos de los doce primeros encuentros del campeonato, la mejor etapa del Málaga esta temporada. Después cayó lesionado y estuvo trece partidos ausente por sus problemas físicos. En el campo del Majadahonda salió ya en el descuento, ya que estaba intentando coger ritmo de juego. En el siguiente encuentro, en casa ante el Deportivo, tampoco jugó, pero inmediatamente después volvió al once y ya no perdió la plaza hasta que llegó Víctor hace tres semanas.

Pero la baja de Lombán podría devolverle la titularidad el lunes, siempre que el nuevo técnico no decida mantenerlo en el banquillo y apostar por otras de las opciones que tiene a su disposición. Habrá que ver lo que hace el entrenador madrileño.