El Málaga, ante su partido del año

Muñiz habla con Ontiveros en un partido. /ÑITO SALAS
Muñiz habla con Ontiveros en un partido. / ÑITO SALAS

El equipo blanquiazul se juega en Granada, acompañado por unos 3.000 aficionados, gran parte de sus opciones en su lucha por seguir aspirando al ascenso directo

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

Faltan todavía diez jornadas para el final del campeonato para el Málaga, incluyendo el partido contra el Reus (no lo jugará y le sumarán los puntos), pero afronta hoy en Granada, a partir de las 18.00 horas, su partido del año, seguramente el primero de ellos, en su lucha definitiva por colocarse de la mejor forma posible para mantener sus aspiraciones intactas al ascenso directo, el objetivo de toda la afición y del resto de componentes del club y la plantilla. No será un compromiso definitivo, sin duda, pero un traspié dificultaría el cumplimiento de los planes de una forma seria. «Hay que ir a por los tres puntos, pero nunca caer derrotados, porque eso sí sería un palo». De esta forma tan clara explicaba ayer Mula el alcance de este choque en una entrevista a este periódico.

Al Málaga le separan tres puntos del cuadro granadino, que es segundo, lo que le obliga al triunfo para neutralizar la diferencia y meterse otra vez de una forma directa, de lleno, en la pugna por los dos primeros puestos. De ahí que no contemplen los blanquiazules, bajo ningún concepto, una derrota, ya que tendría un efecto demasiado negativo y dejaría al conjunto de Los Cármenes con una ventaja de nada menos que seis puntos cara a la recta final del campeonato. Un empate, sin embargo, sería un mal menor para los malaguistas, pues todo seguiría casi igual que hasta ahora en la lucha de los dos equipos, pero en este caso el problema llegaría de terceros rivales que podrían mejorar su posición (el Albacete, en ese caso, tendría opciones de acceder a la segunda plaza).

Equipos parecidos

El derbi andaluz de Los Cármenes marcará, sin duda, la cabeza de la clasificación y facilitará un análisis más concreto sobre las posibilidades de unos y otros. Será un duelo entre equipos parecidos, con juego similar y con las mismas aspiraciones, si bien el Granada ya perdió la campaña anterior su primera oportunidad para regresar a Primera y ahora lo intenta de nuevo. Pero el Málaga no estará solo en el estadio rojiblanco, ya que unos 3.000 aficionados, según las estimaciones de los clubes, desafiarán a la lluvia y el frío para acudir a esta importante cita. 

Poco más de seiscientos seguidores blanquiazules estarán situados en la zona visitante, mientras que el resto siguen adquiriendo localidades en distintas zonas del campo, aunque los dirigentes del club granadino tienen previsto reagrupar a los seguidores malaguistas, siempre que sea posible. Todos ellos ya se están citando en una plaza próxima a Los Cármenes para entrar juntos al estadio, y queda casi descartada la opción que estaba estudiando el Granada de acondicionar una 'fan zone' para los seguidores foráneos, pero el mal tiempo seguramente lo impedirá.