El Málaga busca el jaque al líder

Pau Torres celebra el gol del Sadar/SUR
Pau Torres celebra el gol del Sadar / SUR

Obligado a parar hoy a Osasuna en La Rosaleda para mantenerse muy cerca de la primera plaza, el equipo de Muñiz ya apeó en casa o fuera a rivales en plena racha positiva

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

El partido de El Sadar ante Osasuna supuso un antes y un después para el Málaga. Además de la derrota, el equipo blanquiazul perdió a varios jugadores para los siguientes encuentros y llevó a los hombres de Juan Ramón Muñiz a su primera gran racha negativa, sufriendo tres derrotas en sólo cinco encuentros. Las secuelas fueron destacadas y el cuadro blanquiazul ya nunca recuperó su espectacular ritmo del comienzo. Y ahora llega el cuadro navarro a La Rosaleda en un momento clave, que puede marcar otro punto de inflexión. De ahí que el objetivo malaguista de hoy se centre en buscar un jaque al líder de Segunda (ya ha sido superado en puntos por el Granada, que tiene un partido más), al equipo que está marcando las diferencias en la segunda vuelta del campeonato.

El choque es crucial, aunque tampoco será decisivo. Mucho más para el Málaga. Osasuna aventaja al equipo de Martiricos en cuatro puntos, por lo que los blanquiazules sólo pueden pensar en una reducción de las distancias para no perder el ritmo de los más fuertes (algo que siempre ha conseguido hasta ahora), lo que le ha permitido ser el único de la categoría que siempre estuvo en la zona alta, entre los cinco primeros.

Igual que sufrió algunas derrotas o empates inesperados, el Málaga también frenó en partidos atrás a rivales lanzados hacia la zona más alta de la tabla, equipos que esperaban estar ahora pugnando por las primeras posiciones. Son los casos del Cádiz, Albacete (sigue arriba) o el Mallorca, entre otros. El conjunto blanquiazul siempre demostró que está preparado para ganarle a cualquier rival tanto en casa como a domicilio. De ahí que hoy tenga una gran oportunidad para mostrar una vez más su jerarquía en Segunda para hacerse con una victoria que volvería a apretar la zona de privilegio, dejando al Granada como líder tras su triunfo de ayer.

Será, sin duda, un choque de trenes, otro duelo de Primera en la lucha por el ascenso, o más bien el regreso a la misma. La llegada de Arrasate, un entrenador que también fue seguido por el Málaga, está cambiado los objetivos del conjunto navarro, que ha ido a más con el paso de la temporada hasta quedarse al frente de la clasificación, a falta de completar esta nueva jornada.

Los tres puntos en juego serán vitales. El Málaga, en el peor de los casos, se distanciará a siete del líder (para eso tendría que vencer Osasuna en La Rosaleda), mientras que una victoria dejaría al conjunto de Muñiz a tres puntos del nuevo líder, el cuadro granadino. Todas las opciones quedan abiertas, pero el cuadro blanquiazul juega en casa y parte, en principio, como favorito para el triunfo.

La Rosaleda tampoco quiere fallar hoy

El público y su apoyo al equipo se está convirtiendo en el caballo de batalla, en el principal argumento del Málaga para buscar una reactivación del equipo ante la última fase del campeonato, en el que se juega el ascenso. En esta ocasión se han puesto dos promociones en marcha, ambas novedosas esta temporada: la venta de entradas a los universitarios a 5 euros y la utilización de los adultos de los carnés de los niños, algo que estaba prohibido. Se conocen los resultados de la primera, con más de 3.500 entradas adquiridas por los jóvenes estudiantes, y falta la jornada de hoy, mientras que habrá que ver cómo responde la segunda. En cualquier caso, la venta de localidades al final seguramente estará, en total, por encima de otros días, pudiendo alcanzar los 8.000 nuevos espectadores, al margen de los abonados que acudan.