El Málaga no cambia el plan por el traspié de Cádiz

Once inicial del Málaga en el Carranza. /AGENCIA LOF
Once inicial del Málaga en el Carranza. / AGENCIA LOF

Molestos por el arbitraje en el Carranza, en el club confían en el calendario favorable y en el potencial del equipo para acometer una remontada tras quedarse por primera vez fuera de las plazas de 'play off'

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

El punto sumado por el Málaga en Cádiz supuso para muchos un traspié en toda regla, una decepción. El equipo necesitaba el triunfo a toda costa para no verse fuera de la zona de 'play-off'. Pero no fue así y el cuadro blanquiazul, pese a adelantarse en el marcador, no pudo pasar del empate en un encuentro disputado de poder a poder. El equilibrio que existió en el juego, sin embargo, no dañó la moral malaguista por no conseguir el objetivo de la victoria, por lo que ayer, el día después, se mantenían las expectativas intactas internamente. Los planes siguen siendo los mismos, jugar por el ascenso, aunque el conjunto de Martiricos se queda en la séptima plaza, por primera vez fuera del grupo de elegidos para subir, dos de ellos, y luchar por una plaza en Primera, los otros cuatro.

Algunos en el club sí mostraron ayer malestar por el arbitraje en el Carranza. Entienden que algunas decisiones, la falta de otras y el gran número de faltas señaladas perjudicaron las opciones del cuadro de Víctor. Aunque el resto del juego malaguista, sin embargo, tampoco estuvo a la altura de las necesidades, sobre todo en la segunda parte. Aunque en la plantilla y el cuerpo técnico mantienen las espadas en alto y piensan que su potencial le permitirá cumplir con los objetivos de recuperar algunas de las plazas perdidas para afrontar la fase de ascenso con ciertas garantías.

También jugará a favor el calendario en las cinco jornadas que quedan del campeonato, incluyendo la suma segura de los tres puntos en uno de los partidos, contra el desaparecido Reus. El partido más exigente para los blanquiazules, en principio, será el próximo, el del lunes en La Rosaleda contra el Oviedo, mientras que después llegará la semana de descanso por el mencionado choque ante el Reus. Las tres últimas jornadas, asimismo, contemplan la visita del Zaragoza a Martiricos, el desplazamiento a Albacete (otro enfrentamiento directo) y se cerrará el campeonato regular en La Rosaleda contra el Elche.

Otro factor que también puede ser favorable para los malaguistas es el relativo al calendario del resto de los equipos que aspiran al ascenso y el 'play-off', ya que todos ellos tendrán también enfrentamientos directos y muy complicados. Algún equipo, como el Cádiz, tendrá compromisos directísimos en casi todas las jornadas (se medirá al Deportivo, Osasuna, Granada, Extremadura y Sporting). De ahí que en el Málaga mantengan la esperanza de colocarse entre los mejores muy alta precisamente en el peor momento, cuando el equipo acaba de caer a la séptima plaza.

El lunes, el primer paso 

El primer paso para el Málaga llegará ya el lunes en otro partido clave en casa, donde no gana desde hace cerca de cuatro meses. Este choque contra el Oviedo será clave para el equipo blanquiazul y para el resto de los rivales directos. Igual que ocurrirá con el Deportivo-Cádiz del domingo. Entre estos cuatro equipos sólo hay cuatro puntos de distancia, y dos de ellos se encuentran ahora fuera de las plazas de 'play-off'. En ambos choque habrá mucho en juego y el cuadro de Víctor necesitará sumar al fin un triunfo en La Rosaleda para no verse superado por el cuadro asturiano (lo conseguiría sólo ganando).

Pero la siguiente jornada será todavía más interesante para el Málaga. No jugará y sumará los tres puntos, ya que le correspondería jugar ante el excluido Reus. El resto de los rivales directos, sin embargo, tendrán, en algunos casos, complicados enfrentamientos. El Albacete-Granada será uno de los más atractivos, si bien el Cádiz recibirá a un Osasuna casi ascendido ya. El Lugo viajará a Lugo, el Oviedo recibirá al complicado Numancia y el Mallorca jugará en casa con el Almería, un equipo que todavía aspira a alcanzar las plazas de 'play-off'.