El Málaga tiene 161 días para cumplir un sueño

Muñiz se dirige a un entrenamiento; a la izquierda, Mula y Luis Hernández, a priori ya disponibles. /Ñito Salas
Muñiz se dirige a un entrenamiento; a la izquierda, Mula y Luis Hernández, a priori ya disponibles. / Ñito Salas

El equipo vuelve hoy al trabajo con un solo reto: ocupar plaza de ascenso directo para volver a Primera

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Acabaron las vacaciones navideñas para la plantilla del Málaga. Anoche todos sus componentes debían pernoctar en sus residencias habituales en la provincia y hoy toca volver al tajo en la última sesión preparatoria de 2018 y la primera de muchas que deben conducir (como así desean en el vestuario) al fin de la penitencia, al regreso a Primera División. Y como novedad el entrenador, Juan Ramón Muñiz, ha decidido que el entrenamiento en el estadio de atletismo Ciudad de Málaga sea abierto para los aficionados y, especialmente, para los más pequeños. Comenzará a las diez, aunque media hora antes los interesados ya podrán acceder por las puertas del recinto.

El Málaga regresa al trabajo en principio sin caras nuevas, con los mismos. No se han producido las deseadas altas (un centrocampista de contención y un delantero centro) y tampoco se han cerrado las negociaciones para dar salida a aquellos futbolistas que no cuentan (el medio centro Boulahroud, el extremo Haksabanovic y el delantero Héctor). Eso sí, a la espera de tener nuevo destino, sí formará parte del grupo estos días el zaguero venezolano Mikel, desvinculado del Reus con el visto bueno de los organismos futbolísticos competentes después de no percibir sus emolumentos en septiembre, octubre, noviembre y, por supuesto, diciembre. En principio, el defensa no cuenta para el proyecto pese a que la lesión de Juan Carlos ha dejado cojo el lateral izquierdo, puesto en el que 'el flaco' (como se le conoce cariñosamente en el vestuario) ha jugado con más regularidad en el equipo catalán.

Muñiz decide que la última sesión del año, y primera tras las vacaciones, sea abierta a los aficionados en el estadio Ciudad de Málaga

La plantilla malaguista reanuda esta mañana la tarea tras las vacaciones navideñas con un solo objetivo: ocupar al final del campeonato una de las dos plazas de ascenso directo. En el vestuario son conscientes de la dificultad que supone regresar a Primera a través de los 'play-off', unas eliminatorias que habitualmente coronan a equipos que ocupan el quinto o el sexto puesto de la clasificación, lo que prueba a las caras que el premio está al alcance de cualquiera.

Por eso, los esfuerzos del Málaga van a estar centrados en acabar entre los dos primeros, un reto nada fácil dada la enorme igualdad esta temporada entre un grupo reducido de equipos. De hecho, en la actualidad el conjunto blanquiazul es tercero pese a contar con una cifra interesante, 36 puntos (detrás del Granada, con 38, y el Albacete, con 37). Quedan por delante 161 días hasta que concluya la Liga, el 9 de junio (fecha oficial) con el encuentro en La Rosaleda frente al Elche.

Koné, el más dudoso

La jornada de hoy también servirá para conocer si las previsiones se cumplen en lo que atañe a los jugadores en proceso de recuperación (exceptuando, obviamente, a Juan Carlos). Antes de las vacaciones navideñas se daba por seguro que Luis Hernández y Mula ya se ejercitarían con normalidad hoy a las órdenes de Muñiz y que incluso estarían disponibles para la cita del día de Reyes en casa frente al Reus (20.00), aunque evidentemente a ambos les falte ritmo de competición. En cambio, que el asturiano pueda contar con el delantero Koné esta semana ya es más dudoso.

 

Fotos

Vídeos