El Málaga, un equipo que ahora va a más

Jugadores del Málaga, durante un entrenamiento reciente. /SALVADOR SALAS
Jugadores del Málaga, durante un entrenamiento reciente. / SALVADOR SALAS

El triunfo ante el Oviedo y el 'efecto Reus' reactivan y cambian el rumbo del conjunto de Víctor

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

La situación del Málaga ha vuelto a cambiar. Tras su salida por una jornada de los seis primeros puestos reaccionó con un brillante triunfo contra el Oviedo, con uno menos, y el pasado fin de semana completó su reactivación con el conocido 'efecto Reus', que supuso sumar tres puntos más sin jugar. En un periodo de apenas una semana, de esta forma, el cuadro de Víctor ha pasado de las dudas y las incógnitas a la esperanza y la ilusión de tener ya un pie en los 'play-off' de ascenso a Primera. Su paso adelante, además, le ha permitido ir a más tanto en la clasificación como en el juego y, sobre todo, en su motivación cara al esprint final del campeonato, al que sólo le restan tres jornadas de competición regular.

La plantilla regresó ayer al trabajo tras descansar el fin de semana con la novedad de Ricca, que se entrenó con el grupo durante gran parte de la sesión. Sin jugar, sin sufrir la presión de los duros partidos de Segunda, el equipo blanquiazul siguió alargando las diferencias con el séptimo clasificado, ahora el Deportivo, que se sitúa a cuatro puntos cuando quedan nueve en juego. Sumar la victoria del choque correspondiente ante el desaparecido Reus, algo que ya hicieron casi todos los rivales, ha sido clave en este momento y coloca al Málaga con un pie ya en el 'play-off' de ascenso, un objetivo prioritario tras escaparse por completo, matemáticamente, la posibilidad de subir directamente.

Llega la estabilidad 

Después de los altibajos de los últimos meses del campeonato y tras un arranque también irregular con Víctor en el banquillo, la estabilidad comienza a instalarseen el equipo de Martiricos cara a los tres decisivos encuentros hasta el final, dos de ellos en La Rosaleda, y la más que probable disputa de los 'play-off' de ascenso. A todo ello hay que añadir la recuperación de algunos lesionados, como es el caso de Juan Carlos, que será fundamental para buscar los objetivos de la temporada. Los seis puntos sumados han supuesto un bálsamo que era imprescindible tras sufrir una complicada dinámica negativa y una primera reacción que no llegó a concretarse.

Aunque en el seno de la plantilla y el cuerpo técnico tienen claro que hasta ahora no han conseguido nada, ya que será crucial hacerse con el triunfo el viernes en casa ante el Zaragoza, a partir de las 21.00 horas, un rival que ya tiene asegurada la permanencia, aunque sus objetivos iniciales eran mucho más ambiciosos. Y el Málaga también jugará en La Rosaleda el partido que cierra el campeonato, ante el Elche, mientras que en la jornada intermedia deberá visitar al Albacete, otro de los aspirantes al ascenso a Primera. El equipo blanquiazul deberá cerrar lo antes posible su participación en el 'play-off', aunque tendrá que luchar hasta el final por conseguir la mejor posición posible, ya que las primeras plazas ofrecen ciertas ventajas sobre los últimos clasificados para esta fase de ascenso.

Cara al siguiente compromiso, Víctor trabaja ya en busca de la mejor fórmula para afrontarlo, y con un cambio obligado y relativamente complicado para el técnico, como es encontrar el relevo del joven Keidi, un habitual en las alineaciones en los últimos encuentros. El preparador madrileño dispone de varias opciones, como serían Lacen, Boulahroud o Adrián. Este último ha sido el más utilizado como medio centro en ausencia de alguno de los habituales y también tras la expulsión de Keidi ante el Oviedo, lo que lo coloca como el principal candidato.

El resto del once titular apenas experimentará cambios, salvo que la utilización de Adrián u otra de las opciones implique la variación en otra demarcación. Y también queda por saber si seguirá en el equipo Luis Hernández o volverá al mismo Lombán. En cualquier caso, la dinámica es ya positiva y los futbolistas están comenzando a rendir muy cerca de su mejor nivel.