El Málaga ganó en una situación más delicada que cualquiera del Reus

Un lance del Málaga-Reus de la pasada campaña. /Ñito Salas
Un lance del Málaga-Reus de la pasada campaña. / Ñito Salas

Afrontó la cita en Santander con nueve profesionales, y en algunos tramos con siete, cuando el Reus sólo llegó a un mínimo de competir con once de la primera plantilla en la lista

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Ni en los peores momentos del Reus (el equipo que se tuvo que retirar al final de la primera vuelta por impagos y falta de profesionales en su plantilla) la pasada campaña, se vivieron dificultades como las padecidas po el Málaga en Santander ayer. El cuadro entrenado por Víctor acudió a El Sardinero con sólo nueve profesionales, al no poder inscribir a última hora ni a Cifu ni a Okazaki (al no ser oficial el traspaso de Ontiveros al Villarreal). No sólo eso, de los nueve, Luis Hernández y Lombán estaban tocados y se tuvieron que retirar durante el primer tiempo y al descanso, respectivamente.

De esta forma, el Málaga disputó todo el segundo tiempo con siete profesionales (Munir, Diego González, Juan Carlos, Boulahroud, Adrián, Dani Pacheco y Renato), al borde de la alineación indebida, que se habría dado con la expulsión o lesión de alguno de ellos. Pero el equipo salió indemne y fue capaz de ganar con un gol postrero de Adrián.

Nunca el Reus, a lo largo de veintiuna jornadas, se vio en esas, pese a que en algún partido alineó de salida a ocho profesionales. Pero el cuadro catalán siempre tuvo en el campo un mínimo de ocho y en la convocatoria al menos a once. Fue los que hubo en el 0-3 en La Rosaleda en la vigésima cita, poco antes de abandonar la competición. Jugaron de salida todos ellos: Pol; Bastos, Catena, Olmo, Borja Herrera; Mario Ortiz, Gustavo Ledes, Carbonell; Querol, Linares y Ricardo Vaz. En el banco sólo había canteranos y se agotaron los cambios, de forma que acabó el choque con ocho de la primera plantilla.

El Reus comenzó la campaña con diecisiete efectivos profesionales: los porteros Edgar Badía y Pol; los defensas Shaq Moore, Bastos, Catena, Olmo, Mikel (precisamente cedido por el Málaga) y Borja Herrera; los centrocampistas Gustavo Ledes, Juan Domínguez, Carbonell, Vitor Silva, Mario Ortiz (que fue rival ayer ya en las filas del Racing) y los medios punta Fran Carbiá y Ricardo Vaz y los atacantes Querol y Linares. Pero cinco de ellos (Badía, Mikel, Shaq, Carbiá y Vitor Silva) se decidieron desvincular en diciembre. Entre lesiones y sanciones, apenas llegó a juntar a catorce en una convocatoria.