El Málaga ofrece otra lección de pundonor

Cifu, en uno de sus numerosos avances con el balón. /Ñito Salas
Cifu, en uno de sus numerosos avances con el balón. / Ñito Salas

Sin delanteros ni fichajes otra vez, dio la talla y mereció mas que un punto

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Sin delanteros, sin fichajes y sin los tres puntos esta vez, pero con mucho pundonor y con méritos adquiridos en el campo para mucho más que el pobre empate conseguido al final.El Málaga sigue contando los días para que concluya el plazo del mercado de fichajes, y mientras tanto se ve obligado a competir frente a los rivales y a la improvisación a la que le somete el control económico de La Liga. El viernes, en la víspera del choque, Víctor se encontró con cinco altas, las de Cifu, Mikel, Juanpi, Rolón y Keko, inscritos pocas horas antes del partido. Lógicamente el plan de partido cambió, pero el técnico ni siquiera recurrió a los dos últimos.

Si la planificación deportiva está siendo un desastre ante el freno a tantas operaciones por parte del propietario, la mejor nota del verano la pone el pundonor y profesionalidad que muestra la plantilla, muy por encima de las circunstancias. Anoche lo volvió a evidenciar en La Rosaleda.Salvó unos minutos de desconcierto al comienzo de la segunda mitad víctima del gol encajado (en el primer remate del cuadro canario en todo el choque), el Málaga siempre estuvo por encima del rival en casi todo: en ritmo, en manejo de balón, en ocasiones, en despliegue y en las disputas, con actuaciones individuales que reseñar como la de Cifu. Más allá de sus limitaciones técnicas en ciertas acciones, su proyección por la banda derecha fue absoluta incluso ofreciendo movimientos de ruptura propios de un delantero centro, hasta llegar al tramo final con las medias bajadas.

La afición agradece la entrega de los suyos encarnada en el recital de Cifu, el nivel de Adrián como 'nueve' forzado o el empeño de Juanpi

Cifu y otros... Adrián viene actuando de 'nueve' ante la ausencia de delanteros a las mil maravillas y ofreció mucho. No sólo el gol (el segundo de la temporada, únicamente él ha visto puerta hasta ahora) llevó su firma. También el pase a Juanpi que generó el penalti. Y el venezolano, que no jugaba desde el amistoso en Algeciras (el primero del verano), aun a sabiendas de que es casi imposible que siga en el equipo, fue de menos a más. Malogró una ocasión pintipirada en el primer tiempo tras una pérdida de Aythami –quiso ajustar en exceso y golpeó de rosca al poste– y estuvo impreciso en algunos lances, pero se vació literalmente tratando de enlazar en la zona de tres cuartos con compañeros o iniciando el juego de ataque. Reclamó dos penaltis, uno concedido, y asistió con criterio a Hugo, aunque el canterano estaba en fuera de juego y remató mal. Al final, cuatro puntos de seis para un Málaga cogido con alfileres, con un solo cambio ejecutado, sin caras nuevas y sin excusas en el campo.  Todo coraje.

Temas

Fútbol