El Málaga está en paños menores

¿Acertó Muñiz en los cambios o se equivocó en la alineación titular en el derbi en Granada?

Blanco, acosado por Germán./Antonio L. Juárez
Blanco, acosado por Germán. / Antonio L. Juárez
PACO CAÑETE

Digo que el Málaga está en paños menores, porque le quedan recursos para ciertas aspiraciones de menor importancia. Todavía, aunque lo parezca, no está en cueros. Para las dos plazas que te llevan a Primera la cuesta arriba que le separa está a no sé cuántos grados, más que difícil. Lo curioso de este caso es que su hinchada, su modélica afición, está a estas alturas observando perfectamente las carencias reales que en ocasiones han tapado con ilusión y sentimiento. En Los Cármenes, nombre de bonitos jardines de la ciudad hermana, los de La Rosaleda estuvieron en la fase inicial mustios, 'chuchurríos', faltos de conjunto, de velocidad, de juego y con una agresividad que moría por la boca. Lo peor es que la cera que hay apenas arde.

Les doy mi palabra de que antes del encuentro mi estado de ánimo relacionado con los blanquiazules estaba bajo. Por más que trate de ilusionarme, cuando vi la alineación fui más negativo. El famoso Helenio Herrera dijo en una ocasión que con diez jugadores se juega mejor que once. Lo primero es conocer si en un buen equipo falta su peor elemento. Al margen de lo que dijo 'HH' en un lejano día, el Málaga actuó mejor en la segunda mitad, con diez elementos porque desde el minuto 2 de esta fase N'Diaye fue expulsado por una falta que no cometió y le costó la segunda amarilla. Otro motivo de mi desencanto: en los rojiblancos su lateral izquierdo Quini suele actuarl de extremo en toda la banda. Pronto lo demostró. La jugada del gol se fraguó por su ala. Antes del partido esperaba que Cifu estuviera en el once inicial, incluso un día antes lo comenté con un dirigente del club que coincidía conmigo. Cifu, aparte de atacar y centrar, fijaría a Quini, quien no se sentiría con tanta libertad. Demostrado quedó en el segundo tiempo. Cifu fue de los contadísimos destacados, y de Quini se supo poco.

Otra. Vengo comentando después de varios partidos que Keidi es un modelo de profesional, que lo da todo y más, tampoco para de correr un solo segundo, pero como está ayuno de clase… Total, que ahora se puede decir que Muñiz acertó en los cambios. Entonces, dadas determinadas características del encuentro, ¿por qué Cifu y Mula no estaban en el titular? Por cierto que el míster ha acertado colocando a Mula por dentro. El sábado sobresalió en esa posición.

En esta Segunda División, tan difícil como mala, existen seis posibilidades para el ascenso. Saben que los dos primeros suben sin más y que los cuatro siguientes se la juegan a cara de perro para la tercera plaza. Mucho tendría que llover, y anuncian mal tiempo, para que el Málaga no llegara al final entre los seis. Pero lo cierto es que, a pesar de dar la cara y luchar hasta la extenuación, los diez de la segunda mitad no sacaron nada. Es más, el entrenador local, tratando de potenciar su defensiva con el 1-0, fue 'amarrategui'. Le dio resultado, como a otros. Apuntes del equipo: Cifu tuvo poco trabajo. La defensa, descuadrada en los primeros tres cuartos de hora, en la continuación se entonó sobre todo por la labor de Luis Hernández, que también cubrió la zona derecha para que Cifu subiera. La segunda amarilla que significó la expulsión de N'Diaye, injusta. De medio campo para arriba, allí estuvo Ontiveros, que se 'fundió' atrás, en la zona ancha y arriba. De algunos de sus compañeros la verdad es que no tengo ni idea de por qué están en el Málaga.

Cara al ascenso que la afición se merece de todas todas, la situación ha empeorado. Sin embargo, del que estoy seguro que no repetirá en esa categoría es del árbitro, el tinerfeño Daniel Trujillo Suárez, que descendió en la pasada temporada. Sin justificar la marcha del Málaga, fue el que pitó en Los Cármenes ante la decepcionada afición malagueña. Lo siento.