El Málaga pasa del primero al octavo tope salarial más alto de Segunda

El Málaga pasa del primero al octavo tope salarial más alto de Segunda

Sufre esta temporada una reducción del 60,4% en esta cantidad, el más drástico entre los clubes de la categoría respecto al curso anterior

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El Málaga partirá esta temporada con el octavo tope salarial más alto de Segunda División, cuando la pasada campaña tenía el más elevado de la categoría, según las cifras oficiales difundidas ayer por LaLiga y que suelen conocerse cada año por estas fechas. Además, la reducción del importe del 60,4 por ciento (ha pasado de 25,2 a 9,9 millones de euros) ha sido la más drástica sufrida entre las entidades de la categoría.

Ni siquiera los conjuntos que han descendido de Segunda a Primera hace unos meses se ven en una situación parecida, porque el Girona ha pasado de 36,7 a 29,2 millones y apenas se ha resentido por el cambio de categoría; el Rayo Vallecano, de 33 a 19, y el Huesca, de 29,3 a 16,3, con lo que en los dos casos últimos la bajada no llega a ser ni del cincuenta por ciento.

En concreto, la clasificación la lidera el club catalán, que sigue teniendo en sus filas a Stuani (al que ha renovado recientemente hasta 2023), seguido por el Rayo y el Huesca, y entre medias se ha colado una 'sorpresa', la del Almería, gracias a la entrada de una inversión adicional, la del jeque árabe Turki Al-Sheikh. Por eso, el último verdugo del Málaga en la Liga es el que más ha elevado en proporción su salario Liga, al pasar de 6,9 a 18,1, casi el triple. Por tanto, el Almería no sólo triplica (aproximadamente) su salario Liga anterior, sino que ha decidido ampliar capital en 31 millones de euros para disponer de más límite.

Además, dos clubes como el Deportivo y Las Palmas, con la misma trayectoria que el Málaga, al descender hace dos cursos y gozar en el anterior del fondo de compensación de LaLiga, no sufren el descenso tan pronunciado de la entidad de Martiricos en su cifra de tope salarial. Así, el club coruñés ha pasado de 18,5 a 11,3 millones, mientras que el canario, que también ha sufrido dificultad para la inscripción de jugadores a lo largo de este verano, ha pasado de 19,2 a 12,2.

¿Qué incluye el límite salarial?

Hay que recordar que, como aclara LaLiga en su comunicado, el concepto de límite salarial de los clubes profesionales del fútbol español se refiere al importe máximo que cada entidad o sociedad anónima deportiva puede consumir durante la temporada 2019-2020, y que incluye el gasto en jugadores, primer entrenador, segundo entrenador y preparador físico del primer equipo (plantilla inscribible). El tope salarial incluye además el gasto en filiales, cantera y otras secciones (plantilla no inscribible).

A su vez, los apartados que se incluyen en el límite de coste de plantilla deportiva inscribible y no inscribible son: salarios fijos y variables, seguridad social, primas colectivas, gastos de adquisición (incluidas comisiones para agentes) y amortizaciones (es decir, el importe de compra de los jugadores que se imputa anualmente en función del número de años de contrato del jugador).

En el Málaga esta cantidad, variable durante el verano, en función de las circunstancias de salidas de jugadores (traspasos, cesiones o rescisiones) o de fichajes, ha sido el gran caballo de batalla. El club, que comenzó con una cifra en torno a la mitad de al actual, la fue elevando gracias a las ventas de Ontiveros al Villarreal (7,5 millones), Ricca (3 millones al Brujas), Santos (2,2 del Copenhague), Harper (1,5 del Getafe) y Rosales (1,2 del Leganés). También con la salida de N'Diaye, Torres, Lacen, Cenk y Tighadouini. Pese a ello, no le dio para inscribir a sus dos primeros fichajes, los de Okazaki y José Rodríguez, pero sí antes a Cifu, Juanpi, Mikel, Keko y Rolón.

Por último, la descapitalización en el Málaga ha sido enorme en un lapso de dos años, porque en la última campaña en Primera del equipo (la 2017-18) su tope salarial ascendía a 53,2 millones (frente a 43,1 en la 2016-17) gracias al constante incremento en el capítulo de los derechos televisivos, el gran maná actual en muchos presupuestos de entidades de Primera. De esta forma, el salario Liga del club ha bajado en dos campañas en el 81,5 por ciento. Casi nada.