El Málaga pide calma en plena tempestad

El entrenamiento de la plantilla del jueves. /Germán Pozo
El entrenamiento de la plantilla del jueves. / Germán Pozo

El club lanza un comunicado en el que reclama confianza en el jeque horas antes de la concentración de hoy

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El Málaga pide calma en plena tempestad. En un hecho en cierta medida insólito en los últimos años, el club lanzó ayer al mediodía un comunicado oficial para transmitir un mensaje de tranquilidad pese a la crisis. Sin entrar en pormenores sobre la ruta para salir del atolladero económico, con un claro exceso en el límite salarial a casi una semana de empezar la Liga y con un solo fichaje (Okazaki) que aún no se puede inscribir, la entidad reclama confianza y paciencia respecto al hacer de sus dirigentes.

Esto sucede mientras la plantilla se reunía ayer con la AFE y la afición está de uñas y sin creer lo más mínimo el contenido del mensaje difundido ayer, tardío y poco claro, por más que ofreciera un novedoso modo en las formas. Casualidad o no, la nota llegó penas un día antes de que esté prevista una concentración de malaguistas en la Avenida de La Palmilla esta tarde (a las 20.00 horas), para protestar de forma pacífica «contra la nefasta gestión y hudimiento del Málaga de manos del presidente Al-Thani». Y también horas después de que este se pronunciara en un 'tuit' y anunciara que «todo se resolverá pronto».

«El Málaga es consciente del alto nivel de preocupación de sus aficionados y, por ello, la prioridad de esta entidad es ante todo transmitir un mensaje de confianza y tranquilidad de cara al inminente inicio de la próxima temporada 2019-20», indica la nota, que sitúa los problemas actuales en un contexto más amplio: «El club se halla en un proceso de reajuste económico desde la pasada campaña tras el descenso de categoría en la temporada 17-18. Desde entonces, el presidente está trabajando de manera incansable con el Consejo de Administración y la dirección del club para adecuar sus parámetros financieros a los que LaLiga establece«.

Asimismo, la entidad defiende la gestión de su presidente: «Sheik Abdullah Nasser Bin Nasser Al Thani conoce la gran historia de este club y, por ello, junto al resto del equipo directivo, está trabajando duramente para situar al Málaga en la mejor posición posible de cara al comienzo de la próxima temporada (...). El presidente quiere además recalcar el amor que siente por los colores de este equipo y su fidelidad hacia los aficionados y la ciudad de Málaga«. El tono, evidentemente, rechina con los hechos. Pasados casi dos meses desde que en el club se supiera que se tendría que jugar otra campaña en Segunda es a todas luces anormal el ínfimo número de operaciones cerradas a estas alturas, y ello no denota »estar trabajando duramente«.

La nota emitida apela también a la unidad experimentada al cierre de la temporada tras el frustrado ascenso en la eliminatoria ante el Deportivo: «El malaguismo, como se vio en el último partido oficial del curso pasado en La Rosaleda, es un movimiento más vivo que nunca». «Por eso –acaba–, os pedimos confianza en la presidencia, el consejo de administración y el equipo directivo. Estamos convencidos de que el equipo va a obtener grandes logros, que serán compartidos por la ciudad y aficionados».

Cruzada de los pequeños accionistas

Asimismo, en pleno descrédito del jeque, los pequeños accionistas del Málaga continúan su cruzada para tratar de conseguir que salga del Málaga y el club pase a otras manos. Así, han enviado una carta al embajador de Catar en España, Mohammed Jaham Al Kuwari, para informarles de la pésima gestión del presidente y de una actuación que puede llevarlo a derroteros muy peligrosos en lo deportivo y en lo económico. Asimismo, este grupo de seguidores se ha adherido a la concentración de protesta de hoy convocada por el Fondo Sur. En la misiva, traducida en árabe y enviada también a los medios de comunicación cataríes, advierte al embajador de la «profunda preocupación y decepción por la desafortunada imagen y gestión que su compatriota, el Sheikh Abdullah Bin Nasser Al-Thani»

«No conocemos muy bien cuáles son sus tiempos normales de actuación y respuesta (...). Tampoco entendemos muy bien que ante su constante ausencia no deje actuar a los profesionales que él mismo ha situado al frente del club (...) y, por desgracia, no quiere o no puede venir a solventar la crítica situación que vivimos«, son algunas de las acusaciones que se comunican a Al Kuwari, de las que aún no han obtenido una respuesta, según comentan los pequeños accionistas.