'OTRO MÁLAGA ES POSIBLE'

PEDRO LUIS ALONSO

Jugando con el contexto de la campaña electoral se me vino a la cabeza este eslogan político tan poco original, pero que define a la perfección la sensación que se nos quedó a todos los malaguistas la noche del Viernes Santo. De pronto, en noventa minutos, vi lo que no pude en ocho meses y, casualmente, coincidiendo con el cambio de entrenador. Pero no escribo estas líneas regocijándome en un insano ejercicio de ventajismo. Para empezar, a Muñiz hay que reconocerle lo que no creo que le cuestione ni su más duro detractor. Ha sido honrado y sacrificado. Una vez más asumió más frentes de lo que debía (como el de portavoz del club) y volvió a remar con mar gruesa. No le contratan con otro panorama.

Ahora bien, también creo que el cambio era obligado (dos victorias en doce partidos), ante la nula capacidad de reacción del equipo en meses, e incluso la involución del juego. Y llega a tiempo. Con esto no digo que la decisión del club vaya a ser un éxito (ascenso), pero sí que era ya la única fórmula para buscarlo. De confirmar mañana y en citas sucesivas la exhibición de Alcorcón, al Málaga le llegará para lograr el ascenso por la vía directa o la indirecta, la del 'play-off', para el que partirá por fútbol, potencial y afición como el rival a batir. Pero el 'quid' es precisamente ese. ¿Será flor de un día lo que vimos en Santo Domingo? ¿Será Victor algo más que un revulsivo puntual? ¿A cuántos fichajes (veraniegos o invernales), como Iván Alejo o El Hamdaoui, les hemos visto deslumbrar en su debut y luego retomar el hilo de la mediocridad? Esperemos que no sea lo que suceda en este Málaga, que se ha desprendido del corsé: los extremos atacan y no se obsesionan sólo en ayudar a los laterales, que ahora suben menos; Blanco ya juega más acompañado y con ello eleva sus prestaciones y es más productivo; y el equipo cree en su capacidad, en que es superior a la mayoría de rivales. Así de claro. Les pongo un ejemplo: Málaga y Mallorca suman ahora los mismos puntos, pero desde sus entornos les ponen notas muy distintas de momento al curso. Un síntoma claro sobre de qué plantilla cabe esperar más.