El Málaga se quema en una noche invernal

La acción del gol de Luis Rioja, con Munir impotente para evitar el remate./Salvador Salas
La acción del gol de Luis Rioja, con Munir impotente para evitar el remate. / Salvador Salas

Su mala gestión de los minutos finales, ya esbozada en citas anteriores, le pasa factura ante un Almería ambicioso

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

La fórmula del 1-0 y los puntos al zurrón no le surtió efecto esta vez a un Málaga que jugó con fuego y acabó quemándose en una noche invernal. El gol de Luis Rioja, un ex del Marbella, en el minuto 91 hizo justicia a la pésima gestión del cuadro de La Rosaleda de los instantes finales. Se le fueron dos puntos al equipo blanquiazul que bien pueden tener su peso en oro a la hora de la verdad para intentar el ascenso, máxime en una zona alta de la clasificación de lo más reñida.

El Málaga incidió en los fallos de otras jornadas a la hora de maniobrar con una renta mínima. No supo prolongar sus posesiones, cedió metros y se condenó a que el rival acumulara ocasiones. Si bien es la dinámica habitual en un partido en el que el perdedor busca puntos a las desesperada, todo le salió mal al conjunto local, incluso los intentos del entrenador por evitar ese sufrimiento.

Así Muñiz, que se disponía a introducir a Iván en el campo seguramente para perder tiempo cumplido el tiempo reglamentario, se topó con la sorpresa del empate del Almería y no agotó el cupo de sustituciones. Antes probó con un Ontiveros totalmente desaparecido por Renato, quizás en la actuación más afortunada del luso con la camiseta del Málaga y, en la maniobra menos entendible, retiró a un Erik Morán que parecía tocado para introducir a un delantero centro, Seleznov.

Lejos de evitar venirse atrás con la pareja Seleznov-Blanco en el ataque, el Málaga asistió a un ejercicio de impotencia, porque el balón y las ocasiones comenzaron a ser de un Almería que apenas había creado peligro en el segundo tiempo. Más allá de un remate muy desviado de Demirovic, el cuadro rojiblanco tuvo dos buenas ocasiones antes del empate, la primera en una acción muy forzada de remate para Saveljich, que apenas pudo desviar un centro con la punta de la bota, y la segunda por parte de Álvaro Giménez, al que se le fue por muy poco el remate a centro de Chema.

Ironías del destino, el Málaga ganó en la primera vuelta en Almería en un choque que se recordará por un paradón de Munir a remate de Juan Ibiza en el periodo añadido. Anoche el rival se tomó cumplida revancha, con el empate de Luis Rioja. No es la primera vez que el Málaga sufre con un resultado corto esta temporada, aunque sí es la primera vez que lo acaba acusando. En las últimas jornadas ya lo pasó muy mal para vencer al Cádiz, con errores defensivos flagrantes en los minutos decisivos, y también en La Romareda. Sucede que por una simple cuestión probabilística tocaba ya quemarse. En una noche invernal y de perros en Martiricos.

De nuevo una discreta entrada ante la lluvía y el frío

El llamamiento de Muñiz en la víspera no surtió efecto. El mensaje del entrenador –que repitió de forma vehemente otro de Caminero hora antes– reclamando el apoyo de la afición en el estadio, se cumplió sólo en parte. El público presente (13.313 espectadores, según el dato oficial) se volcó con el equipo, pero la cifra sigue siendo escasa, teniendo en cuenta que existen unos 19.000 abonados. Una vez más, el mal tiempo (una noche fría y lluviosa) pasó factura, así como que el choque se televisara en abierto en Gol.

 

Fotos

Vídeos