El Málaga rechazó el día 31 una oferta millonaria por Diego González

Diego González, durante una reciente entrevista con SUR. /Germán Pozo
Diego González, durante una reciente entrevista con SUR. / Germán Pozo

El Augsburgo llegó a presentar una propuesta en firme por más de cuatro millones, pero las dudas en torno al estado físico de Luis Hernández frenaron la operación

SERGIO CORTÉS y BORJA GUTIÉRREZ

El Málaga rechazó el último día del mercado invernal –es decir, el pasado jueves– una oferta muy elevada, superior a cuatro millones, por Diego González procedente del Augsburgo alemán. Durante unas horas la intención del club fue traspasar al central chiclanero, aunque finalmente se decidió que no era la decisión más adecuada debido, principalmente, a las dudas sobre el estado físico de Luis Hernández.momentos el proyecto del equipo blanquiazul.

En La Rosaleda sorprendió el empeño del Augsburgo en el fichaje de Diego González, que se materializó en una oferta inicial y otra posterior más elevada, ambas en firme y por escrito. Conviene recordar que el gaditano pertenece al Málaga, aunque el Sevilla, club del que llegó, tiene derecho de tanteo en las dos primeras de las cuatro temporadas de contrato del zaguero (es decir, hasta el 30 de junio). Por esa razón, el club de Martiricos tuvo que comunicarle la oferta a la entidad sevillista para que tuviera constancia de ella y se planteara si estaba dispuesta a igualarla.

Nervios de Muñiz

El último día del plazo fue muy movido en el Málaga, como es bien sabido, e incluso fuentes cercanas al entrenador, Juan Ramón Muñiz, insisten en que el asturiano no podía ocultar su nerviosismo porque era la víspera del partido contra el Almería y no tenía muy claro si iba a poder contar con algunos jugadores, como sucedía con Juanpi y Diego González.

En el caso de Diego González el Málaga echó el freno conforme avanzaba la jornada final del mercado. En el club tenían muy claro que la oferta era excelente y en un momento dado estuvieron a punto de dar el paso, pero pesó el condicionante deportivo. La realidad es que en estos momentos nadie puede garantizar que Luis Hernández vaya a estar totalmente recuperado de aquí al final de la temporada. Se espera que el madrileño comience a trabajar con el resto de sus compañeros durante esta semana –quizá esta misma mañana–, pero en su proceso de recuperación (en el que también se ha valorado la opinión de médicos externos a la entidad) se ha optado por un tratamiento conservador. Aunque nadie lo desea, no puede descartarse la posibilidad de que aparezcan nuevas molestias y que eso conlleve incluso que deba ser intervenido quirúrgicamente.

El club tuvo que informar al Sevilla, que tiene derecho de tanteo sobre él hasta junio

Un traspaso de Diego González habría supuesto un problema en el capítulo de centrales. Sin él y con la duda latente sobre Luis Hernández, el club se arriesgaba a afrontar el tramo decisivo de la Liga con Pau Torres, Lombán y Torres, este último casi inédito por problemas físicos en los últimos años. Como recursos de emergencia estaban Ricca, indiscutible en el lateral izquierdo, o el canterano Iván, que incluso debutó en la élite la pasada temporada en el centro de la zaga.

Reece Oxford, la alternativa

El Augsburgo compite en la Bundesliga alemana y tras la tercera jornada de la segunda vuelta es el equipo que marca la frontera del descenso con 18 puntos, tres más que el Stuttgart, antepenúltimo, situado en la posición que obliga a disputar la eliminatoria de permanencia con el tercer clasificado de la segunda categoría. El club germano tuvo que mover ficha rápidamente tras conocer que el Málaga rechazaba su oferta por Diego González e incorporó en calidad de cedido al central anglojamaicano Reece Oxford, procedente del West Ham (donde se encuentran Mario Armando Husillos y Manuel Pellegrini).

 

Fotos

Vídeos