El Málaga, con demasiado retraso

En-Nesyri recibe un balón medicinal en presencia de Muñiz, en un entrenamiento celebrado esta semana en el Anexo . /Ñito Salas
En-Nesyri recibe un balón medicinal en presencia de Muñiz, en un entrenamiento celebrado esta semana en el Anexo . / Ñito Salas

Con tres altas y bajas, el ritmo de la planificación es muy lento en el verano en el que se prevén más cambios

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

A menos de un mes del primer partido oficial liguero (el rival y el escenario se conocerá en el sorteo del martes), la alarma está encendida en el Málaga, cuya planificación avanza al menos ya con mes y medio de retraso sobre los planes normales. Al margen del adiós de una elevada lista de cedidos, el club ha cerrado únicamente tres salidas. Ha vuelto a ceder a Cecchini (al Banfield) y a Jony (al Alavés), y se fue Chory Castro, al acabar contrato, al Nacional de Montevideo. La lista de fichajes es similar, las de Munir (libre), Boulahroud (FUS de Rabat) y Renato Santos (Boavista). Es poco. Basta comprobar cómo cualquier otro conjunto de la categoría ya ha registrado más incorporaciones para advertir la demora.

Las claves

1
El Málaga se demoró y no aprovechó en modo alguno la ventaja estratégica de haber descendido matemáticamente con cierta antelación (el 19 de abril).
2
Hubo una parálisis excesiva a la hora de rehacer la dirección deportiva tras dimitir Husillos, y más aún en contratar a Muñiz como entrenador.
3
Numerosos jugadores que no cuentan en el proyecto deportivo no ofrecen facilidades para salir al querer mantener sus fichas. El Málaga no puede costear parte de ellas esta vez.
4
La lentitud en las salidas (sólo tres hasta ahora) deja ahora 28 jugadores disponibles a falta de numerosos refuerzos.
5
El retraso puede ser un lastre deportivo a menos de un mes del primer duelo liguero: Muñiz tendrá menos tiempo para armar un bloque y puede haber consecuencias negativas al inicio de la competición.

Los del Málaga son los movimientos más propios de un club una o dos semanas después de acabar la campaña, pero no a cuatro de empezar a competir, y menos aún en un mercado en el que la entidad de La Rosaleda estaba obligado a una revolución en su plantilla después del desastre deportivo y de planificación tras la peor temporada de su historia en la élite.

Cecchini, Jony y Chory Castro, que acabó contrato, han sido las salidas, y Munir, Boulahroud y Renato Santos, los fichajes

A pesar de que la masa social ha respondido con ojos ciegos a unos meses nada esperanzadores, con ya más de 15.000 socios, el club apenas ofrece todavía alicientes. La pretemporada y los primeros amistosos de preparación se están celebrando con una plantilla en pañales, en la que son minoría los futbolistas que se sabe que van a permanecer, siendo un misterio el destino de una mayoría, entre los que no cuentan y los que son susceptibles de recibir ofertas de salida.

Contratiempos

La dimisión de Husillos, su tardía sustitución por Caminero y la lentitud en la contratación de Muñiz (al tercer asalto y tras un largo tira y afloja en mayo y junio) han retrasado los planes, pero el principal contratiempo es en realidad la dificultad para encontrar acomodo a la larga lista de descartes, en un grupo en el que son mayoría los futbolistas que retornan de cesiones, como Koné, Mikel, Luis, Cifu y Tighadouini. De igual manera, sigue sin resolverse la situación de otros como Cenk Gonen o Rolón, sin perspectivas de futuro de blanquiazules.

A día de hoy casi carece de sentido avanzar a buen paso con las llegadas en un grupo con 28 efectivos sin contar a los canteranos del Atlético Malagueño que refuerzan el trabajo diario. El técnico malaguista no se anda con chiquitas y ya prescindió de numerosos descartes cara a la cita ante el Nottingham Forest, la primera del verano, y ayer, en un partido de entrenamiento ante el Extremadura en Coín, optó por que se disputara a puerta cerrada, seguramente para evitar que se conociera si había dejado de contar con otros jugadores.

Los descartados no quieren renunciar a sus actuales emolumentos, y el club, en Segunda, con unas perspectivas económicas menos halagüeñas, no puede costear parte de las fichas con el club de destino para facilitar su salida. De forma paralela, han fallado las distintas opciones para llenar las arcas con algún traspaso. A priori, el Málaga ya conocía que no habría ninguna venta de grandes cifras, tras la pobre campaña completada, pero jugadores como Rosales, Luis Hernández, Ignasi Miquel (se han interesado el Eibar o el Getafe), Ricca (interés del Torino), Juanpi y Santos (descartados los tres millones del Copenhague) están en el mercado.

El resultado es que el equipo que suda en estas primeras semanas de trabajo y se prepara para la Liga dista mucho del que será. Para el aficionado no es reconocible, y eso resta valor a los primeros ensayos. La lentitud en la planificación corre el peligro de ser un lastre cara al arranque de la temporada, si Muñiz ha de trabajar in extremis para acoplar a jugadores recién llegados o la dirección deportiva ha de reaccionar casi sin margen a las últimas salidas que se produzcan. Y la experiencia reciente ya ha dado ejemplos de la importancia de un buen arranque liguero cara a estar cerca de los objetivos. Aunque la temporada en Segunda destaca por ser una carrera de ultrafondo, casi todos los últimos ascensos han estado marcados por excelentes inicios, incluido el último Málaga que subió a la élite, el Levante de Muñiz o el Huesca de hace unos meses.

Al margen de los tres fichajes, de Andrés Prieto, Juan Carlos, Iturra, Lacen, Recio, Adrián y En-Nesyri, o de jóvenes como Ontiveros y Mula, no parece claro el futuro del resto. Hasta el propio Iturra no fue tajante en su última rueda de prensa a la hora de hablar de su continuidad. Tampoco resulta sencillo trabajar con una plantilla de 28, excesiva para los 21 que desea Muñiz –apoyado en la presencia de un filial una sola categoría más abajo–, que se muestra descompensada por demarcaciones, sin claras opciones para la banda izquierda, sin un medio punta que se pueda desenvolver entre líneas por dentro (lo más parecido es el caso de Juanpi o de Adrián, un llegador) y sin haber dispuesto hasta hace muy poco de delanteros, pues Santos despidió tarde el curso anterior al jugar la fase de ascenso con el Sporting y En-Nesyri estuvo en la fase final del Mundial.

Los 28 actuales

Porteros: Andrés Prieto, Munir y Cenk.

Laterales por la derecha: Rosales y Cifu.

Centrales diestros: Luis Hernández, Koné y Luis Muñoz.

Centrales zurdos: Ignasi Miquel, Diego González y Mikel.

Laterales por la izquierda: Juan Carlos, Ricca y Torres.

'Pivotes': Iturra, Lacen y Rolón.

Medios centro: Adrián, Boulahroud y Recio.

Centrocampistas de banda derecha: Juanpi, Ontiveros, Keko, Renato Santos y Mula.

Centrocampistas de banda izquierda: Tighadouini.

Delanteros: En-Nesyri y Santos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos