Al Málaga aún le salen las cuentas del ascenso

Renato, en la acción del 1-3 en Alcorcón. /Agencia LOFGráfico
Renato, en la acción del 1-3 en Alcorcón. / Agencia LOF

Su calendario y su golpe de mano en Alcorcón invitan al optimismo tras una jornada en la que aumenta a cuatro puntos su ventaja respecto al séptimo

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSO Málaga

¿Y si el Málaga aún pudiera subir directamente? Desde luego, los resultados del fin de semana, con los triunfos del Granada y el Albacete, y esa desventaja actual de seis puntos respecto a ellos, a sólo siete jornadas del final, no invitarían al optimismo, pero el calendario y el golpe de mano que dieron los blanquiazules el Viernes Santo en Alcorcón permiten aún conservar un hilo de esperanza.

Así las cosas, al Málaga aún le salen las cuentas si el equipo prolongara esa magnífica reacción esbozada en Santo Domingo. Junto al líder destacado, Osasuna (que cierra la jornada esta noche en Elche), y el Sporting tiene pendiente por sumar los tres puntos del duelo ante el Reus, un detalle vital cuando queda tan poco por jugarse. No sólo eso. De los seis encuentros que le quedan por dirimir en el campo, cuatro son en casa y sólo dos fuera, algo de lo que sólo puede presumir el cuadro gijonés.

Hay más. El Málaga confía en salir beneficiado de los duelos directos. Por un lado, del Albacete-Granada de la jornada trigésima novena, en el que el triunfo local o incluso un empate podrían ser buenos resultados si los pupilos de Víctor fueran capaces de ganar en la penúltima cita en el Carlos Belmonte, que podría llegar a ser decisiva. Por lo demás, las siete jornadas finales están plagadas de enfrentamientos directos. El que más disputará es el Cádiz, con cinco de sus siete compromisos pendientes, y el que menos el Deportivo, con dos. El Málaga tendrá cuatro.

Más

Claro está, el conjunto de Martiricos apenas tendría margen de error. Estaría obligado a sumarlo casi todo en sus seis partidos, en los que cuatro son ante rivales directos. Recibirá al Mallorca, el Oviedo, el Zaragoza y el Elche, y además de la visita al Albacete tiene antes otra igual de comprometida en Cádiz. Sin embargo, la estupenda respuesta del cuadro de La Rosaleda esta semana, coincidiendo con el cambio de entrenador, ha sido importante. A falta de refrendar las sensaciones en otros escenarios, el equipo tuvo mucha vocación ofensiva, presionó más arriba y llegó con más jugadores al área rival. Sus cuatro goles, más allá del acierto en la definición, confirman la impresión de que fue un equipo con mucha más decisión, y habrá que esperar al sábado, en un duelo muy importante en La Rosaleda ante el Mallorca, para confirmar que lo de Alcorcón no fue flor de un día.

Un colchón mayor

Además, la jornada dejó como dato destacado que el Málaga amplía de uno a cuatro puntos su colchón de ventaja respecto a los equipos fuera de la zona de 'play-off', pero sigue sin ser un margen amplio para asegurarse en el peor de los casos la fase de ascenso, cara a la que hay que recordar que no es baladí la posición clasificatoria final, porque en caso de igualdad total de goles en una eliminatoria tras la prórroga no se requiere el lanzamiento de penaltis y se otorga la victoria al que acabó más arriba en la competición liguera.

El Málaga se benefició ayer del batacazo del Deportivo, sorprendido por el Extremadura en Riazor (1-2) y que lleva tres derrotas seguidas y diez jornadas sin ganar en el campo, porque entre medias se le adjudicó el triunfo ante el Reus sin vestirse de corto. El cuadro coruñés es séptimo con 54 puntos, uno más que el Sporting y el Oviedo, este noveno tras no poder en casa con el desahuciado Córdoba (3-3).

Temas

Fútbol