El Málaga sigue sin definirse por fuera

Dani Pacheco entra por Ontiveros en el partido ante el Córdoba en La Rosaleda. /Salvador Salas
Dani Pacheco entra por Ontiveros en el partido ante el Córdoba en La Rosaleda. / Salvador Salas

Muñiz ha empleado a once jugadores y a catorce parejas distintas en los extremos en las 29 jornadas, un síntoma claro de la reducida productividad de los especialistas

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Pocas veces las cifras son un diagnóstico más claro del problema: el Málaga no termina de definirse por fuera. Entrado en el último tercio de la temporada (en 29 jornadas) han sido ya once los jugadores empleados como titulares en los extremos, y catorce las parejas diferentes. Muñiz no acaba de dar con los elegidos, más allá de lesiones o movimientos en el mercado (en enero salió Juanpi y llegó Iván Alejo).

La productividad de los especialistas no puede ser más discreta a estas alturas. Los extremos han sumado solamente cuatro dianas, si se cuenta la de Adrián, que no se puede considerar un jugador de banda, pero ante el Almería partió desde la izquierda. La nómina la completan Juanpi, Hicham y Juan Carlos, a uno por cabeza. Y, en cuanto al último pase de gol, tampoco los números denotan un gran nivel: han sido nueve las que aportan los extremos. Quien más Ontiveros (tres), seguido por Dani Pacheco y Renato (dos cada uno), e Hicham y Juanpi (una por cabeza).

Sin ir más lejos, ninguno de los últimos seis tantos ha tenido participación directa –en la definición o el último pase– de los jugadores de banda de la plantilla. La excepción es el citado tanto de Adrián, ante el Almería (en un centro de Keidi), pero los extremos como tales brillan por su ausencia en los lances decisivos: ante Osasuna, Blanco buscó a Adrián; en Córdoba, Ricca a N'Diaye; en Majadahonda, Adrián marcó de un rechace, aunque empezara la acción Renato; y ante el Lugo Blanco y Ricca asistieron a Adrián y Harper, respectivamente.

Así las cosas, no debe extrañar que la principal variación en las alineaciones se haya dado en los elegidos para los extremos. Más allá de la oscilación entre Cifu e Iván en el lateral derecho, las otras plazas tuvieron un dueño claro hasta el cambio del 4-4-2 al 4-1-4-1, cuando Keidi se ganó una plaza en el centro del campo. En lo demás sólo las lesiones o sanciones condicionan a Muñiz. No así en las alas en el ataque, donde han probado once jugadores distintos, tres de ellos con ficha del filial: Mula, Hicham (devuelto al Atlético Malagueño) y Hugo. Los otros ocho son Juan Carlos, que apenas contó de lateral antes de lesionarse; Adrián (un llegador); Juanpi, y Dani Pacheco, que sin ser extremos al uso se han movido más por dentro; Mula, lesionado varios meses; Renato, Ontiveros, el recién llegado Iván Alejo, y un delantero reconvertido, Harper.

Hasta catorce parejas distintas se han visto. La que más, Juanpi-Dani Pacheco, con ocho y ya irrepetible, al salir cedido al venezolano. Le sigue, con cuatro, la Renato-Ontiveros y la Juanpi-Ontiveros y, con dos, Renato-Adrián e Iván Alejo-Dani Pacheco.