El Málaga sigue sin descartar a Munir y N'Diaye

Torres, que debutó ayer, fue silbado por la grada. /Ñito Salas
Torres, que debutó ayer, fue silbado por la grada. / Ñito Salas

Pese a que se tenían que incorporar hoy con sus selecciones, no se marcharán y todo apunta a que estarán en Riazor

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Munir y N'Diaye seguirán hoy bajo la disciplina del equipo, cuando ya debían haberse incorporado a sus concentraciones con Marruecos y Senegal cara a la Copa África. La alineación del Málaga anoche y las palabras de Víctor antes y después del partido reafirman la sensación de que ni el club ni el cuerpo técnico han cerrado las puertas a la continuidad de ambos algunos días más. Las evasivas del entrenador sobre este tema desde hace días eran sintomáticas. Sólo ayer fue un poco más claro: «No están cerradas las salidas. No sabemos nada definitivo, pero estamos trabajando en ello».Así resumió la postura oficial del club, y seguramente las próximas horas van a ser definitivas. Las soluciones son múltiples, pero hay un matiz que establece una distinción: N'Diaye es titular con su selección, pero Munir parte a priori como suplente, y este último puede tener más dudas cara a su decisión.

Munir y N'Diaye no estuvieron ayer en el once. La suplencia del marroquí podría tener sentido para dar ritmo de competición a Kieszek, con Víctor esperando a que el 'play-off' estuviera asegurado matemáticamente. Pero todo apunta más a que el técnico no quería desgastar a ningún titular o dar opción a que se pudiera lesionar alguien. Ni siquiera al lesionarse Lombán, Víctor recurrió a N'Diaye, sino a Lacen, en otro indicio de que cuenta con él para Riazor. Además, en la zona mixta tras el choque Munir, que no hizo declaraciones oficiales, dio a entender también que estará en la ida de las semifinales del 'play-off'.

Esguince de Lombán

Por otro lado, Lombán sufrió ayer un esguince del ligamento lateral interno de la rodilla derecha. Apenas habían transcurrido dos minutos de partido y se quedó tumbado en el césped, del que salio cojeando instantes antes del 1-0, que se produjo cuando el equipo estaba con diez, y sin que Lacen entrara aún en su lugar. A falta de comprobar la evolución del jugador, es probable que no puede estar disponible para los 'play-off', que se resuelven en apenas dos semanas.

El último detalle importante del partido tuvo que ver con el debut de Torres esta temporada. Entró por Ricca, 'tocado' al parecer por un duro golpe recibido, y fue pitado duramente por la grada en su entrada y en otras apariciones que tuvo en el partido. El jugador llevaba algo más de un año sin jugar. Curiosamente, su último choque oficial también fue el último de una Liga, el de la anterior en Primera.

Los jugadores volvieron al campo ovacionados

«Que sí, joder, que vamos a volver!» o el más simple «¡Vamos a volver!», fueron los cánticos triunfalistas oídos ayer varias veces en La Rosaleda, en un ambiente de optimismo absoluto. La afición reclamó al final del partido la vuelta de los jugadores, que ya habían agradecido el apoyo al despedirse desde el centro del campo. Pero el regreso de los héroes fue aún más emotivo y supuso una inyección de confianza para lo que viene.

Temas

Fútbol