El Málaga fue un vendaval

El Málaga fue un vendaval
Salvador Salas

En veinte minutos marcó tres goles y creó dos ocasiones claras para hundir al rival

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

La noche parecía un anticipo del terral que se prevé en la Costa del Sol en las próximas horas, pero de golpe y porrazo, tras el descanso del partido, un vendaval arreció en el estadio de Martiricos.Sólo el cierzo zaragozano puede estar a la altura de la ventolera que se levantó en La Rosaleda. Fue real y figurada. Al viento más fresco se le sumó un huracán malaguista a pie de césped. Tras un primer tiempo con muchas dudas, fue espectacular la reacción del equipo entrenado por Víctor Sánchez del Amo, que ofreció sus mejores veinte minutos de la temporada, un periodo para enmarcar, con tres goles, dos ocasiones claras, una remontada y un rival rendido de forma definitiva.

El partido

En el haber de Víctor figura no sólo recuperar en ataque a muchos jugadores que ahora se sienten más liberados, sino también la aportación decisiva de los laterales que, con más o menos acierto, se suman constantemente a acompañar el juego en el terreno contrario.Además, el Málaga casi siempre es letal cuando corre al contragolpe. Así llegó la acción del 1-1, en un estupendo pase de Ontiveros a Juan Carlos, la cabalgada del madrileño a la espalda de Delmás y un centro que picó Guitián para que lo rematara casi a placer Renato al segundo palo.

Era el minuto 54 del choque, y en el 60 ya llegó el 2-1.Después de tantas dudas, al Málaga le dio la vuelta al marcador en un suspiro: Renato cambió de orientación, Ontiveros dejó de primeras con mucha clase el esférico para Adrián, cuyo remate salió rebotado y lo cazó muy atento Blanco, que se estrenó en la 'era Víctor'. ElZaragoza era una sombra del que se vio en el primer tiempo, y el Málaga no reculó lo más mínimo para defender su renta. Lo intentó Ontiveros con un voleón que repelió primero con los guantes a duras penas Cristian Álvarez, y luego con el pie, cual portero de balonmano, al segundo intento de Juan Carlos, atento al rechace. También Blanco buscó el segundo de su cuenta tras revolverse a pase de Luis Hernández y rematar por alto.

El vendaval, con papeles volando y la afición recurriendo a alguna prenda de abrigo, no acabó. En una acción muy propia de Adrián, el madrileño certificó el triunfo con un remate de categoría llegando desde atrás.Ahora el Málaga aguarda con ilusión el desarrollo de la jornada. Por un lado, si el Oviedo no gana mañana en Tenerife y el Deportivo pierde el lunes (recibe al Mallorca), la presencia del equipo en los 'play-off' será matemática. Por otra parte, si el Albacete perdiera por dos o más goles en Gijón y el Mallorca no venciera, el Málaga llegaría al Carlos Belmonte siendo tercero, por delante de su rival.