Málaga-Reus: claves de un duelo en el aire

El lunes la plantilla volvió al trabajo con una jornada de puertas abiertas./ Germán Pozo
El lunes la plantilla volvió al trabajo con una jornada de puertas abiertas. / Germán Pozo

El cuadro catalán, con 12 profesionales, no volverá hasta hoy al trabajo tras aplazar cuatro días su regreso

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Con 5,2 millones de deuda e impagos de tres meses saldados hace unos días pero sólo a once profesionales de la plantilla, la incertidumbre pende sobre el rival del Málaga el domingo (20.00 horas) en La Rosaleda. Si no pudo inscribir en agosto a cuatro jugadores, antes de Navidad sufrió la salida de cinco (aunque uno de ellos de los que estaban sin ficha) por los atrasos económicos, hasta quedarse con únicamente doce profesionales en sus filas para lo que queda de temporada, y dos de ellos, Olmo y Querol acogidos al proceso abreviado, por el que quedarán libres si no se les paga antes del martes 8. A día de hoy parece más probable que se juegue el partido, pero tampoco sería una sorpresa lo contrario, por más que LaLiga presione para que no se dé esta circunstancia, inédita en la categoría las últimas décadas.

¿Se jugará al final el duelo?

El Reus ha aplazado hasta hoy su vuelta a los entrenamientos tras las vacaciones navideñas, algo anómalo a sólo cuatro días de competir en La Rosaleda. Debido al ambiente enrarecido, la plantilla pidió este extremo al técnico, Xavi Bartolo, porque inicialmente el regreso estaba prevista para el sábado 30.Es posible que hoy se clarifiquen las opciones de que el cuadro catalán juegue o no. En sus canales oficiales el club sólo filtra comentarios de sus futbolistas centrados en el compromiso de salir de la zona de descenso y de competir hasta el final, pero otra cosa es el sentir real del vestuario, con jugadores que disponen de otras ofertas para salir y que asumen que el descenso deportivo o administrativo al final del curso es inevitable.

¿Qué margen de maniobra hay con doce profesionales?

El Reus se ha quedado con Pol (un meta ex del Atlético Malagueño), Bastos, Catena, Olmo, Borja Herrera, Gustavo Ledes, Mario Ortiz, Juan Domínguez, Carbonell, RicardoVaz, Querol y Linares. Dan para formar un once lógico, con todas las demarcaciones cubiertas, pero resulta inviable que una plantilla tan limitada pueda permanecer en Segunda, en una categoría tan competida. Hasta ahora ha sido loable el esfuerzo, con el equipo vigésimo primero, en zona de descenso, pero a sólo dos puntos de salir de ella. La situación cambia cuando se acaban de ir Mikel; el portero titular, Edgar Badía; Shaq (a préstamo por el Levante y que se ha incorporado ya a su filial), Vitor Silva (que no pudo ser inscrito en verano, junto a Cuenca, Yoda y Tito, por exceder el tope salarial impuesto por LaLiga) y Fran Carbiá.

Cabe recordar que en el campo siempre tiene que haber un mínimo de siete profesionales, lo que limita el margen de maniobra cara al futuro cuando se sufran lesionados o sancionados, o cuando en los encuentros se den expulsados o el técnico quiera recurrir a los tres cambios.

Pese a que no se diese al final su retirada y se jugara el partido del domingo, las opciones de permanencia del rival son casi inexistentes

¿Beneficia al Málaga no jugar?

La respuesta es obvia, porque tal y como reconoce el Código Disciplinario de la Federación Española de Fútbol, una retirada del Reus le otorgaría seis puntos, tres de cada uno de los dos duelos pendientes, que se saldarían no con 3-0, sino por un tanteo a favor que sería el resultante del promedio actual de goles encajados por el Reus hasta ahora y redondeado (lleva 26 en 19 partidos). Además, los rivales que ya han perdido puntos ante el Reus no los recuperan.Sería la situación del Rayo Majadahonda, el Elche, el Tenerife yel Alcorcón, que cedieron tres, y del Córdoba, el Gimnástic, el Lugo, el Zaragoza y el Sporting, que perdieron dos.

Como se puede comprobar, de ellos sólo el Alcorcón está en la zona alta y es rival directo de los de Muñiz. Hay que recordar que el Málaga es, junto al Numancia, el único que aún no había jugado ante el Reus. Lo único negativo de su eventual retirada (que llevaría a un torneo impar en el número de equipos) es que se vería con el problema de permanecer 22 días sin competir, pues no lo hace desde el 0-0 en Oviedo del 22 de diciembre y no volvería a jugar hasta el domingo 13, en Zaragoza. Por más que se organizara algún amistoso ante un club foráneo concentrado en la Costa, no sería lo mismo.

¿Podría enfrentarse Mikel a sus excompañeros?

No hay impedimentos para ello, pero es del todo improbable. Mikel, cuyo regreso ya es oficial, tiene que incorporarse aún al trabajo con el equipo, pero es muy posible que salga cedido de nuevo. Incluso aunque no fuera así, sus demarcaciones teóricas tienen dueño claro ahora, con Pau Torres, que lo ha jugado todo en el perfil zurdo del eje de la zaga, y Ricca, fijo en el lateral izquierdo.

¿Cuál es el origen de la deuda del Reus?

El director general del club, Joan Oliver –que fue dirigente del Barcelona con Laporta–, cifró el pasivo en 5,2 millones de euros, y lo achacó a la apuesta en abril de 2017 por adquirir el 29% de las acciones de un club pekinés (el BIT FC), algo que no dio los resultados esperados y ha originado graves problemas de liquidez. Al margen de ello no es el Reus un club respaldado por una gran masa social (apenas se llenan las 4.500 butacas del Municipal), tampoco hay patrocinador en la camiseta ni una buena relación con el Ayuntamiento. Recientemente también dimitió su presidente, Xavier Llastarri.

¿Cuáles son los intereses de los jugadores del Reus?

La mayoría de las profesionales de Reus tenían ofertas de otros clubes, pero sólo podían desvincularse en caso de impagos de más de tres meses. Otro de los escenarios posibles es que se juegue el choque en La Rosaleda el domingo pero se acabe produciendo la retirada a corto o medio plazo. Para el Reus no será sencillo acabar el curso con doce profesionales.El jueves 10 será día de pagos y de comprobar si los que están al día siguen cobrando.El capítulo de los impagos afecta al resto de la estructura (cuerpo técnico, fútbol base y trabajadores).

 

Fotos

Vídeos