El malaguismo recupera la ilusión

Adrián y Renato </p><p>celebran el segundo gol </p><p>del Málaga en Alcorcón, </p><p>marcado por el </p><p>madrileño. /AGENCIA LOF
Adrián y Renato </p><p>celebran el segundo gol </p><p>del Málaga en Alcorcón, </p><p>marcado por el </p><p>madrileño. / AGENCIA LOF

La contundente victoria en Alcorcón y la imagen mostrada por el equipo en el debut de Víctor devuelven la esperanza

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

El malaguismo ha recuperado la ilusión. No hacía falta mucho, esa es la verdad, pero nada mejor que una contundente victoria a domicilio y la versión más goleadora para devolver a los aficionados la esperanza de que el Málaga todavía puede pelear por el ascenso directo. Era de esperar que el aterrizaje de un nuevo entrenador desembocara en otra mentalidad, pero desde luego no en un cambio tan radical. La arrolladora actuación del equipo debe tener obligatoriamente continuidad –máxime cuando la ansiedad ha sido más evidente los últimos tres meses en La Rosaleda–, aunque el 1-4 en Alcorcón supone un mensaje directo a los rivales y dispara la autoestima del plantel, muy baja desde enero, cara a una recta final plagada de compromisos frente a rivales de la zona alta (Mallorca, Cádiz, Oviedo y Albacete).

La crónica

El manido dicho de 'a entrenador nuevo, victoria segura' se basa en el plus de motivación que ofrecen los jugadores cuando se produce un relevo en el banquillo. Todos desean convencer al recién llegado y mostrar su mejor nivel, bien para no perder el sitio, bien para buscar un hueco en la alineación. De eso hubo mucho en Alcorcón, donde el Málaga afrontó el envite con el sistema más habitual empleado por Juan Ramón Muñiz tras la hecatombe en casa frente al Reus e incluso con un once más o menos reconocible con el asturiano. La única excepción fue la apuesta de Víctor por Lombán en el lugar de Luis Hernández con el claro objetivo de ganar salida en el juego desde atrás.

El equipo 'olió sangre'

La actitud de los futbolistas fue otra en el campo de Santo Domingo. El gol de Ontiveros antes de cumplirse el cuarto de hora tuvo un peso enorme, pero es innegable que el Málaga fue en busca de su rival en cuanto 'olió sangre'. Comprobó que el Alcorcón se sentía débil tras la falta de un medio centro de garantías a raíz de la lesión de Toribio y se lanzó en busca del segundo gol. Si se analizan los datos, el equipo no dispuso de muchas ocasiones en juego (ahí están los remates de Blanco), pero sí de un número elevado de llegadas. Y además con varios efectivos, fruto de la convicción necesaria.

Presión más arriba, repliegue no tan intensivo y laterales más firmes atrás para liberar a los extremos, primeros detalles del nuevo técnico

Aunque siempre conviene mantener la cautela porque se trata de un solo partido, en el estreno de Víctor sí se apreciaron las primeras pinceladas de lo que desea el entrenador madrileño. Como apuntaba este periódico el viernes, desea que los extremos jueguen 'abiertos' (como a él le gustaba en su etapa como futbolista) y para ello los laterales se mantuvieron más firmes atrás. Cifu y Ricca se prodigaron poco en ataque para liberar más a Renato y Ontiveros. Además, al tener más el balón durante la primera hora, Keidi no tuvo que sacrificarse tanto, expuso menos con la pelota y pudo hacer más coberturas, secundado por N'Diaye y Adrián, menos desgastados. Es decir, se trataba de no asumir riesgos, aunque con una fórmula distinta a la empleada por el anterior entrenador. 

También se observó a un Málaga con un repliegue no tan intensivo (es decir, no tan metido en su parcela), lo que permitió adelantar las líneas en varias fases y buscar una presión más arriba ante centrales muy dubitativos. Que los cuatro goles llevaran la firma de jugadores de la segunda línea es otro aspecto a reseñar en la contundente victoria en Alcorcón. Aunque lo más importante sea que el equipo parece contar en el tramo decisivo con la mejor versión de su jugador más desequilibrante, Ontiveros. Si el Málaga y el marbellí tienen continuidad desde el próximo sábado, el objetivo del ascenso se cumplirá. El primer paso ya se ha dado.

Temas

Fútbol