El malaguismo se moviliza contra Al-Thani

Cabeza de la protesta. / Salvador Salas

La inacción del propietario en la gestión provoca una concentración en La Rosaleda en pleno verano

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El malaguismo se movilizó la tarde noche de este viernes en el exterior de La Rosaleda para reclamar la salida del presidente del Málaga, el jeque Al-Thani. Se reunieron varios centenares de aficionados (la policía cifró en cuatrocientos a los congregados, pero pareció en torno al doble), y lo sucedido admite numerosas interpretaciones. Es evidente que la mala gestión del club en los últimos años ha alcanzado un nivel cada vez menos sostenible en el último verano, y por ello ya hay una respuesta popular organizada y se siguen dando pasos crecientes en esa dirección; pero también alguno de los presentes se quejaron con cánticos como «¡Luego diréis, que somos cinco o seis¡», respecto al hecho de que la movilización podría haberse acercado más al tamaño de una masa social de unos veinte mil abonados y un número muy superior de simpatizantes, por no hablar de la población en la que se ubica, una de las mayores del país.

El Fondo Sur, el mayor grupo de aficionados (congrega a un millar en esta zona del estadio en cada encuentro), surgido de la unión entre el Frente Bokerón y Malaka Hinchas para crear una grada de animación, convocó a comienzos de semana a los seguidores blanquiazules para protestar «contra la nefasta gestión y hundimiento del Málaga de manos del presidente Al-Thani». Es el cuarto episodio reivindicativo organizado en lo que va de verano, tras una convocatoria sin éxito hace semanas en la Plaza de la Constitución (apenas una veintena de personas la siguieron) y los comunicados difundidos por los pequeños accionistas de la entidad y la Federación de Peñas Malaguistas. Y, como se preveía, fue el más masivo, por encima de la manifestación que se celebró el pasado 19 de mayo de 2018, coincidiendo con el último partido de local del Málaga en Primera División (0-1 del Getafe), y que fue desde el Centro al estadio.

El jueves el Málaga emitió una nota oficial en la que reclamaba a todos sus seguidores calma y solicitaba confianza en la gestión de Al-Thani y en que los problemas actuales con el límite salarial (sólo un fichaje y apenas seis bajas cerradas a una semana del inicio del campeonato) se resolverán, pese a que a día de hoy se han convertido ya en un auténtico problema para los intereses del equipo y con secuelas inevitables.

«No es un presidente, es un delincuente», fue uno de los eslóganes en una tarde de terral de primeros de agosto que seguramente no se prestaba a estar en la calle, sino al fresco de la orilla del mar o del aire acondicionado del domicilio. Cuatro furgones policiales fueron controlando que la concentración no se saliese de sus cauces y, tras una primera convocatoria a las puertas de la tienda oficial del club en el estadio, el grupo se unió para recorrer la Avenida de la Palmilla hasta la zona de entrada de vehículos en el estadio.

«¿Dónde está el presidente?»

Los cánticos contra el jeque apelaron a numerosas motivaciones. Desde el clásico «¡Al Thani, vete ya! a «¡Eres un tieso!» pasando por «¡es sevillano!», «¡No te queremos!», «¡Ya no aguanto más al moro de Catar, ese hijo de p... se tiene que marchar!», «¡Alí Babá, vete 'pa' Catar!», «¡Fuera de mi vida, ya no te quiero!» o «¿Dónde está el presidente, el presidente dónde está?». Un todoterreno con pintadas contra el jeque y música por megafonía llamó también la atención de la concurrencia recorriendo los aledaños del estadio.

Fueron los pequeños accionistas del Málaga los únicos que mostraron pancartas en la cabecera de la manifestación que recorrió la Avenida de la Palmilla, aunque también hubo presencia del Fondo Sur y de la Federación de Peñas (con su presidente y directiva. La concentración se terminó en el acceso al 'parking' con el deseo de que haya tenido alguna influencia en el estado actual de crisis en la entidad, instalada en un sinvivir pendiente del traspaso acordado pero no aprobado por Al-Thani de Ontiveros al Villarreal, que se autoricen los fichajes de Ricca por el Brujas y de Jony al Lazio y que se dé salida a alguna de las fichas más elevadas (N'Diaye, Juanpi y algunas más, como las de Keko, Santos o hasta Luis Hernández) para poder acometer la reeestructuración de la plantilla.

«Queremos hechos y no sólo palabras desde el club», se quejan los seguidores

Los aficionados que se presentaron ayer a la manifestación a las puertas de La Rosaleda quisieron dar su opinión acerca de la situación que está viviendo al club en estos momentos. «Empieza a ser preocupante, ya que la Liga empieza pronto y no hay movimiento; es decepcionante», afirmó Antonio Moreno. «He venido porque estoy preocupado por el club de mi ciudad, y si el jeque no lucha, tendremos que hacerlo nosotros», aseguró. Con respecto al número de asistentes, consideró que habría hecho falta más movilización para conseguir algo, «al menos diez mil personas para que nos escuchen», dijo.

«Tenemos un presidente que vive despreocupado por su club, lo usa como un juguete», declaró Juan Manuel Córdoba, que asegura que ya no confía en Al-Thani. «He venido a manifestar que no estoy de acuerdo con la gestión del club, a aportar mi granito de arena para que esto mejore», admitió. El presidente del club malaguista fue el centro de todas las críticas y peticiones por parte de los aficionados, que ven cómo llega el inicio de la Liga aún sin soluciones. «Le pido a nuestro presidente que se mueva y nos dé soluciones, porque nuestra afición no se merece lo que está pasando», aseguró por su parte Patricia Jiménez. «Creo que merecemos mucho más como afición. Queremos hechos y no sólo palabras desde el club», declaró. Además, pidió a los aficionados del club que se muevan por el bien del equipo.

Algunos de los congregados debutaron en una cita de este tipo y aseguraron que la situación lo requiere con urgencia. «Esta es mi primera concentración. He venido porque la veo realmente necesaria y cuantos más seamos, mejor», afirmó Andrés Peña. «Queremos salir de esta mala situación, empieza a ser desastroso y nos ponemos ya en lo peor», declaró. «El comunicado que ha emitido es sólo para tranquilizarnos, pero no tiene valor alguno; no hace nada», dijo Raúl Luque. «Después de tantos buenos momentos, es muy difícil ver a tu equipo en una situación así», confesó Juan Hazañas , ya en los momentos previos al inicio de la concentración.