La memoria blanquiazul de Paco Cañete

Foto de familia de la presentación del libro. /Migue Fernández
Foto de familia de la presentación del libro. / Migue Fernández

Rodeado de amigos, el veterano periodista presenta en La Rosaleda su libro de recuerdos y vivencias asociadas al Málaga

FERNANDO MORGADO

Paco Cañete se vio rodeado de amigos en la sala de prensa Juan Cortés de La Rosaleda y lo agradeció profundamente. «Me habéis demostrado que no estoy solo», dijo el mítico periodista malagueño y colaborador de SUR con un gesto de emoción en el rostro. El motivo de la reunión, que abarrotó la estancia del templo malaguista, era la presentación del libro que ha escrito Cañete y que ha titulado 'El C. D. Málaga, de memoria: vivencias de Paco Cañete niño, adolescente y periodista'. En esta obra, el incombustible periodista demuestra una vez más no solo su extraordinaria memoria, sino el amor que siente por el equipo de su ciudad, al que asocia pasajes de toda su vida. «Mi madre debió parirme con un balón en la mano, porque mi vocación siempre ha sido el fútbol», explicó Cañete.

El libro, de cuya portada se han encargado los dibujantes Ángel Idígoras y Pachi, está salpicado de anécdotas, como no podía ser de otra manera. Comienza con los recuerdos de su infancia –«puros y sencillos»– y de la adolescencia, en la que Cañete confirmó su pasión por el deporte rey. A partir del año 1949, en que el C. D. Málaga logró su primer ascenso a Primera División, Cañete analiza cada una de las temporadas de la entidad con datos e historias de primera mano junto a los protagonistas deportivos.

Junto a Paco Cañete estuvieron el exárbitro internacional Antonio Jesús López Nieto y el responsable del área de Historia de la Fundación Málaga C.F., Domingo Muñoz, encargados de presentar el acto. López Nieto, que intervino en calidad de amigo de Cañete, aseguró que el libro –publicado por Ediciones del Genal y que se podrá adquirir en los próximos días en la librería Proteo– es «esencial para el culto al Málaga». «Saber de dónde venimos es importante. A través de las vivencias que se cuentan en este libro, intercaladas con logros y con anédotas con presidentes y jugadores, podemos ver dónde hemos cometido errores», comentó López Nieto, que definió a Cañete como «pasional, valiente, honrado y amigo de sus amigos».

Tal es la amistad que une a ambos que fue el exárbitro el encargado de dar a Cañete una sorpresa en forma de galardón Leyenda Deportiva, un premio que fue entregado por el videpresidente de la Asociación de la Prensa Deportiva, Osvaldo Menéndez, y que reconoce la trayectoria del periodista malagueño, fundador de dicha asociación.

Anécdotas

Con el galardón en la mano, Cañete quiso comenzar su intervención dedicando una ovación a todos los presentes, «representantes de la Málaga deportiva y futbolera». Entre ellos se encontraban amigos, como el histórico redactor jefe de SUR, Manuel Castillo Casermeiro; autoridades, como el vicepresidente de la Diputación de Málaga, Francisco Oblaré; expresidentes y exentrenadores del Málaga, como Eduardo Padilla, Federico Beltrán, Antonio Tapia, Pepe Sánchez y Antonio Montero 'Nene', y el entrenador actual, Víctor, que junto a Caminero, Ben Barek, Basti, Francisco Martín Aguilar y los masajistas Javier Souvirón y Marcelino Torrontegui. Tampoco quisieron perderse la presentación los doctores Gabriel Carranque y Enrique Guerado, el hermano de Migueli, Valentín Ramos; los exárbitros Antonio Martín Navarrete, Jesús Calvo Guadamuro y Victoriano Giráldez Carrasco, y el árbitro Mario Melero López. También hubo una amplia representación de SUR –medio en el que colabora semanalmente Cañete– encabezada por su director, Manuel Castillo.

El protagonista del acto, arropado además por su familia, no perdió la oportunidad de adelantar algunas de las anécdotas que recoje el libro con su habitual ocurrencia y sentido del humor. «Tendré que escribir otro libro para que me dejen contar más», se lamentaba entre risas Cañete, que confesó que no le gusta la palabra «anciano». «Aunque me quede solo el epílogo de la vida, yo quiero ser útil hasta el último día», terminó.