Morbo en el Cerro del Espino

Dos jugadores del Majadahonda acuden a felicitar a Héctor tras su gol al Extremadura. /Laliga
Dos jugadores del Majadahonda acuden a felicitar a Héctor tras su gol al Extremadura. / Laliga

Héctor, hasta hace semanas malaguista y habitual suplente, será rival el domingo

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El Málaga no tiene buenos recuerdos recientes del papel de sus exjugadores cuando se han tenido que enfrentar después al cuadro de La Rosaleda (Charles, Amrabat, Alcalá,...). Por eso hay morbo en lo que suceda con Héctor Hernández en el Cerro del Espino este domingo. El delantero canario, sin oportunidades en esta primera mitad de la temporada en el conjunto blanquiazul, salió en los últimos días del mercado invernal, rumbo al Rayo Majadahonda, con la esperanza de disponer de más minutos.

El Málaga no tiene una tradición de impedir por contrato que sus cedidos se puedan medir al cuadro de Martiricos en la competición. Ni siquiera estipular una cláusula que exija una contraprestación económica en caso de jugar ese partido. En el caso de Héctor se da un factor clave añadido. Es elAtlético de Madrid en realidad el propietario de los derechos del jugador, el que lo vuelve a ceder por segunda vez esta campaña, aunque el Málaga, como parte de la negociación, podía haber incluido la citada cláusula.

No será el caso. Y Héctor, suplente hasta ahora en sus dos primeros encuentros con el Majadahonda (el triunfo en casa ante el Gimnástic, por 1-0 y el 1-1 en Almendralejo), podría ser titular en esta ocasión. En la decisión de su entrenador, Antonio Iriondo, pueden pesar dos aspectos: su gol al Extremadura y el hecho de conocer muy bien a sus rivales malaguistas y de estar extramotivado por esta circunstancia.

En todo caso, en el Majadahonda se da una situación curiosa en este mercado de fichajes de invierno. La dirección deportiva ha dado salida a casi todos sus delanteros para contratar a otros. Salieron Aitor García (Sporting de Gijón), el uruguayo Schiappacasse (al Parma), Toni Martínez (se fue al Lugo) y el peruano Jeisson Martínez (al Murcia), y llegaron el citado Héctor, Manu del Moral (Gimnástic) y Dani Romera (Cádiz). Realmente el único que continúa es Aitor Ruibal, que suele ser fijo en los planes del técnico.

Un gol en 36 minutos

El Málaga sigue acostumbrado a que muchos de los futbolistas que dejan su disciplina mejoran su rendimiento fuera. Parece suceder ahora con Héctor, que lleva un gol en sólo 26 minutos ligueros con su nuevo equipo. Antes no vio puerta de blanquiazul en Segunda en un total de 144 minutos repartidos en siete encuentros, aunque nunca tampoco de titular. De hecho, el único gol del canario con el Málaga en la competición oficial fue en la Copa del Rey y de penalti, ante el Almería.

El fichaje este verano de Héctor generó cierta sorpresa, por más que fuera un jugador con pasado en las categorías inferiores del Atlético de Madrid en la etapa de Caminero como director deportivo en este club. Pese a su juventud (aún tiene 23 años) no había tenido tampoco continuidad la campaña anterior en el Albacete (605 minutos, 16 partidos y dos goles) en Segunda, y su mejor campaña fue la 2016-17, en Segunda B y con el cuadro manchego, con veinte dianas en 33 partidos.

En todo caso, en el Málaga hay temor a las ganas de Héctor de reivindicarse frente al equipo en el que no tuvo apenas oportunidades ante la competencia de Blanco, Harper y Koné –de hecho, los minutos que jugó fue más por necesidad ante las ausencias–. Cabe recordar también que hasta hace poco la norma de la competición impedía a jugadores irse durante la temporada a otro equipo de la categoría si habían jugado en más de cinco partidos. Según la misma, Héctor no hubiera podido entonces marcharse al Majadahonda.

Temas

Fútbol