Mula: «Con el trabajo que estamos haciendo deberíamos ascender, pero ahora no tenemos nada hecho»

Mula posa para este periódico en las instalaciones del estadio de atletismo./Germán Pozo
Mula posa para este periódico en las instalaciones del estadio de atletismo. / Germán Pozo

El centrocampista ya está plenamente en forma tras su larga baja: «Tuve dudas, por si no podía volver a mi nivel, pero al final ha pasado todo y me he recuperado genial»

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

El joven Álex Mula, de 22 años, comienza a consolidarse en el equipo malagueño tras dejar atrás una larga lesión que se complicó con una infección surgida después de una intervención. Pero todo queda atrás y el centrocampista, uno de los más destacados en los minutos que disputó ante el Sporting la semana anterior, se centra ya en el futuro. Es optimista. Cree que, con el trabajo que está realizando el equipo debería conseguir el ascenso, pero advierte de las dificultades que tendrá este objetivo. Sabe que el partido de mañana en Granada será clave. Para él es crucial salir victoriosos de Los Cármenes y no quiere ni pensar en una derrota. Está contando con la confianza de Muñiz, ya que el futbolista catalán tiene experiencia en la categoría por la etapa que pasó la campaña anterior en el Tenerife.

Después de varios meses en el dique seco, lesionado e intervenido de menisco, comienza a ver la luz al final del túnel. Ya ha participado en los cuatro últimos partidos.

–La verdad es que sí. Ya estoy plenamente recuperado. He pasado lo peor de la lesión y la recuperación. Me encuentro bien, con el equipo, entrando. Me siento muy bien y físicamente me encuentro al cien por cien. El míster me está dando oportunidades y yo estoy con ganas de aprovecharlas, esperando ya el partido contra el Granada.

Para un futbolista, que necesita recuperarse rápido de sus lesiones, supone un serio contratiempo que le aparezca una infección tras ser operado. ¿Qué pensó en ese momento tan complicado?

–Cuando me lesioné era para dos meses y pico, y pensé, pese a que se consideraba grave, que no era tanto, pero luego con la infección posterior sí me preocupé más por la larga baja y también por si no me quedaba bien. Me aparecieron algunas dudas, por si no podía volver a mi nivel. Pero al final ha pasado todo y me he recuperado genial, estoy ahora perfectamente, a mi nivel.

«Hay que ir a por los tres puntos en Granada, pero nunca caer derrotados, porque eso sí que sería un palo»

Pero le ha costado muchos meses alcanzar el ritmo...

–Sí, bastantes. Primero fue la recuperación y después coger el ritmo con el equipo. Pero todo eso queda ya olvidado. Así es el fútbol para todos. Estas cosas hay que superarlas y hacerte fuerte. Y gracias a Dios que ya lo he conseguido.

Contra el Sporting, como medio centro, quizás haya sido el partido en el que mejor se le ha visto tras la lesión. ¿Está de acuerdo?

–Fue una situación diferente, en la que teníamos nosotros el balón, atacando continuamente, y también fue en una posición en la que me siento muy cómodo, porque tienes espacios, y yo tengo mucho recorrido, por lo que puedo subir el balón rápido y dar muchas ayudas. Pudieron ser mis mejores minutos por las circunstancias en las que estaba el partido. Quizás que en otra posición, con el partido también abierto, podía haberlo hecho también igual.

Tuvo mucha participación en los primeros partidos, antes de la lesión, y ahora sigue disfrutando de oportunidades. Parece que Muñiz tiene plena confianza en usted.

–Era previsible que cuando él me viera físicamente y mentalmente bien iba a contar conmigo, y así lo está haciendo. Y yo estoy dispuesto a aportar lo que pueda al equipo. Espero que siga todo así.

«Si no hubiera jugado esos cinco meses en Tenerife, en esta misma categoría, es posible que el Málaga no hubiera contado conmigo»

Lleva varios años en el primer equipo y sigue perteneciendo al segundo.

–Es un tema del club por el número de fichas. Eso ayuda para que no ocupemos plaza. Es una rutina de los primeros años. A mí no me importa. Pertenezco al primer equipo, el número no es importante.

¿Al descender el Málaga a Segunda pesó que saldría o que, por el contrario, sería su gran oportunidad para consolidarse en una categoría inferior?

–Creo que acerté en enero del año pasado al irme a Tenerife. Esos cinco meses que estuve allí me sirvieron para hacerme ver, demostrar lo que podía hacer en Segunda. Si no hubiera jugado esos cinco meses en Tenerife, en esta misma categoría, es posible que el Málaga no hubiera contado después conmigo desde el principio. Es una pena que bajáramos después de tantos años...

«Somos un equipo muy regular, estamos ahí desde el comienzo; está claro que algo estamos haciendo bien»

El equipo está arriba, pero, como al resto de los rivales, le cuesta ganar los partidos, meter goles y hasta disponer de oportunidades. ¿Qué le parece la trayectoria de la temporada?

–Creo que estamos siendo un equipo muy regular, al que es muy difícil de ganar. Estamos ahí desde el comienzo del campeonato. Está claro que algo estamos haciendo bien, porque es muy difícil la categoría, manteniéndonos siempre arriba. Las cosas se están haciendo muy bien, simplemente nos está faltando finalizar los partidos con goles y tener una pizca de suerte en algún partido. Pero, en general, el equipo está unido y fuerte. Apenas encajamos goles y puntuamos casi siempre.

¿El Málaga estará la próxima temporada en Primera?

–Tenemos equipo y estructura para estar el año que viene en Primera. Con el trabajo que estamos haciendo deberíamos ascender, aunque ya sabemos que no va a ser fácil. Ahora no tenemos nada hecho. Pero con las ganas que tenemos...

¿Coincide con algunos de sus compañeros que piensan que el de Los Cármenes será el partido del año para el Málaga?

–Es verdad que puede ser uno de los partidos más importantes de los que hayamos tenido esta temporada. Serán tres puntos más, pero pueden marcar un antes y un después. Ganarle al Granada sería importantísimo. Hay que ir a por los tres puntos, pero nunca caer derrotados, porque eso sí que sería un palo.

«Muchos futbolistas podrían estar en los equipos de arriba, y juegan en los de abajo; no hay tantas diferencias entre los jugadores»

Se está comprobando que la categoría no sólo es difícil, sino que también parece algo extraña, con muchas sorpresas y vaivenes. ¿Cuáles son las claves de Segunda?

–Hay una gran igualdad entre los equipos. Muchos jugadores de cualquier club podrían estar en los conjuntos de arriba, y juegan en los de abajo. Se trabaja muy bien, con muchos aspirantes a subir. Las plantillas y los equipos están muy trabajados. Y como los triunfos llegan por pequeños detalles, de calidad o de suerte, la categoría es muy igualada. No hay tantas diferencias entre los jugadores.

Antes de comenzar la temporada, sabiendo que el Málaga ya iba a jugar en Segunda, los jugadores y entrenadores coincidían en señalar al público como una de las claves para el éxito en la categoría. ¿Hasta qué punto eso está siendo así en el equipo blanquiazul?

–La afición nos ayuda mucho a empujar en busca de la victoria. Es un plus que tengamos esa colaboración de la gente. Muchas veces nos alientan al máximo. Los seguidores tienen que estar tranquilos, porque estamos bien, donde hay que estar al día de hoy, luchando por todo. Que nos sigan apoyando como siempre, que nosotros lo vamos a dar todo.

El segundo equipo y la cantera no están en su mejor momento. ¿Los está siguiendo?

–Claro. Tengo amigos de toda la vida en el filial. Es una pena porque ha costado mucho subir al equipo y ahora está en una situación complicada. Tiene que seguir compitiendo hasta el final, no les queda otra.

Muy personal: «Me considero un malagueño y malaguista más»

El centrocampista Álex Mula llegó de tierras catalanas hace casi ocho años, en categoría cadete, pero ya se considera un malagueño más. Casado con una andaluza y asentado por completo en la ciudad, afirma que siente plenamente los colores blanquiazules. Confiesa que Iván Rodríguez es como su hermano y que tanto él como su pareja son fanáticos de las películas de terror. Admira a Messi y está convencido de que el mejor delantero del mundo fue Ronaldo Nazario.

Lleva ya casi ocho de sus 22 años aquí, ¿se considera un malagueño más o echa de menos su tierra barcelonesa?

–Para nada. Me considero un malagueño más. Y soy muy malaguista, estoy en el club desde pequeño. Siento completamente los colores, he ido de recogepelotas al estadio a ver al Málaga en la Champions. Estoy asentado aquí por completo. Me encanta Málaga desde el primer momento.

¿Qué hace cuando no juega al fútbol o se entrena? ¿Tiene otras aficiones?

–Suelo dedicarme a descansar lo que pueda con mi mujer y los amigos. También nos gusta mucho ir al cine.

¿Cuál es su película favorita, si la tiene?

–Nos gustan mucho las películas de terror. Las seguimos casi todas...

Quitando a Muñiz, ¿cuál es el entrenador que más le ha marcado?

–Míchel, sin duda, que fue el que me dio la oportunidad de estar donde estoy a día de hoy. Siempre lo diré: le estoy muy agradecido por apostar por mí. Confió en mí y gracias a él puedo estar ahora en Segunda y antes en Primera.

¿Cuáles sus ídolos en el mundo del fútbol?

–Aparte de Messi, me gustaba mucho Ronaldo Nazario. Para mí fue el mejor delantero del mundo.

¿Quiénes son sus mejores amigos que tiene en la plantilla malaguista?

–Me llevo muy bien con toda la plantilla. Son todos buena gente. Me suelo juntar mucho con Iván Rodríguez, con el que llevo desde que me incorporé al Málaga en categoría cadete. Es mi hermano dentro del vestuario. Los más jóvenes nos juntamos un poco más: Diego (González), Jack (Harper)..., pero todos no llevamos muy bien.

-¿Votará en las próximas elecciones?

-Nunca he votado. No me interesa mucho...

Temas

Fútbol