Munir, el más destacado en un Málaga más brillante como colectivo

La aportación de Munir destaca por encima de la del resto. /Salvador Salas
La aportación de Munir destaca por encima de la del resto. / Salvador Salas

La solidez del equipo en la primera vuelta no se ha visto acompañada de regularidad en el plano individual

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Concluyó la primera vuelta y el Málaga es tercero, empatado con el segundo y a un punto del líder, el Granada. Llega la hora del balance y, pese a esa posición de privilegio (el equipo estuvo en 20 de las 21 jornadas entre los cuatro mejores), es evidente que el rendimiento fue mejor en el tramo inicial que en la segunda parte. Su consolidación en la zona alta obedece más a la brillantez como colectivo (no ha encajado goles en casi la mitad de los partidos, diez) que a la regularidad de los jugadores en el plano individual. Munir ha sido el mejor en el amplio listado de los veintiocho utilizados (más los inéditos Andrés y Torres) en un grupo en el que varios bajaron su nivel conforme se acercaba el ecuador del campeonato. Este es el análisis de cada uno de ellos.

Munir

Ha sido una agradable sorpresa y no ha notado que la pasada temporada no contó en el Numancia. Sólo en la recta final de la primera vuelta (con nueva pareja de centrales) ha dejado de ofrecer seguridad con alguna salida alocada y un par de precipitaciones por alto, pero por lo demás ha estado firme y ha sido providencial en varios encuentros, como el inaugural y el último de la primera vuelta, ambos a domicilio.

Kieszek

El guardameta polaco ha resuelto con mérito sus actuaciones cuando Munir ha faltado por las convocatorias con su selección. Además, en los entrenamientos ha mejorado considerablemente en el trabajo. Es un recambio de garantías en caso de disputar los 'play-off'.

Cifu

Otro futbolista que a base de esfuerzo se ha ganado la confianza de Muñiz pese a que en la pretemporada estaba descartado. Ha mejorado considerablemente en el aspecto defensivo y, aunque aún le queda más eficacia cuando se incorpora al ataque, es digno de elogio su afán por crecer en la contención.

Iván

Fue de más a menos cuando tuvo la oportunidad. Tiene cualidades para afianzarse como profesional, pero la inexperiencia ha jugado en su contra en momentos puntuales de los partidos. En ataque no ha terminado de aportar lo que puede.

Luis Hernández

Se ha notado su ausencia desde que se lesionó, aunque en su última actuación, en Pamplona, cometió un grave error de marcaje. En el primer tercio del campeonato lideró la defensa y transmitió seguridad, independientemente de que sus potentes saques de banda sí han sido más importantes en Segunda División y han dado sus frutos en varios encuentros.

Diego González

No ha terminado de adaptarse a la función de central derecho por la baja de Luis Hernández. No ha tenido opciones para jugar en la zona izquierda porque Pau Torres ha disputado todos los minutos y le ha costado mucho encontrar el sitio debido a la tendencia a emplear más la pierna izquierda (como en la primera ocasión clara que tuvo Marc Gual en Zaragoza en la segunda parte).

Lombán

Vino tras el cierre del mercado debido a que estaba libre. En sus actuaciones no ha estado afortunado. En Gijón se durmió en el saque de banda que costó el empate y en otros partidos concedió faltas absurdas en los últimos minutos.

Pau Torres

Ha sido el único de la plantilla que ha disputado todos los minutos y en cierto modo da la impresión de que se ha visto contagiado (para bien o para mal) de su pareja de baile en el centro de la defensa. El castellonense, casi sin experiencia en el fútbol profesional, no comete habitualmente errores graves, pero a veces acusa cierta blandura. Aun así, es meritorio su papel dada su bisoñez.

Ricca

Capitán de la plantilla, sus tres goles marcados (muestra de su clarividencia en las acciones a balón parado) elevan la nota. Como lateral izquierdo no ha terminado de ser lo consistente que fue en otras épocas y tampoco en ataque ha sido tan eficaz. En cualquier caso, su personalidad (propia de los futbolistas uruguayos) sí se ha dejado notar.

N'Diaye

La puntuación obedece a una valoración global de la primera vuelta, no a las sensaciones que transmite desde hace dos meses. No ha terminado de ser el futbolista determinante que se esperaba, aunque es cierto que en el tramo inicial cuajó varios partidos en los que sí dejó su sello. De momento no se le han visto esa contundencia y ese liderazgo que demostró en el Betis.

Lacen

No ha desentonado en los partidos que ha disputado, pero poco más. Gran profesional –lo que le ha valido ser tercer capitán–, siempre da la cara y está dispuesto cuando se le pide, pero otra cuestión es que pueda dar más de lo que da.

Adrián

Su evolución resulta curiosa: llegó del Eibar como un segundo delantero, la pasada temporada tuvo que ser un recurso para el centro del campo y en esta, salvo los dos primeros partidos, ha jugado como medio centro. Los tres goles marcados elevan su nota. Estuvo notable en el mejor momento de N'Diaye y después, en el tramo final de la primera vuelta, le ha salvado la cara al senegalés. Pese a que siempre es de los que más kilómetros hacen, su juego ha tendido cada vez a ser más lento.

Boulahroud

Después de no disgustar en la pretemporada se le ha visto que le pesa el salto al fútbol europeo. Al final Muñiz le ha dado pocas oportunidades porque en sus primeras actuaciones tampoco contribuyó a tener el control del partido. Jugó como titular sólo en Gijón y estuvo casi notable en la contención, pero con el balón en los pies fue intrascendente. Acusa falta de ritmo en el juego.

Keidi

El contraste. Tiene menos experiencia profesional que Boulahroud, pero a cambio tiene más en Europa. Desde el primer día de trabajo demostró que con el paso de los meses podía ser un futbolista para la primera plantilla. Muñiz recurrió a él para un partido importante en un momento comprometido, en Zaragoza (eso hay que valorarlo), y el albanés no desentonó.

Renato

Un pase de gol (en un contragolpe) y poco más en ataque. Muñiz valora que trabaja bien y que aporta al equipo en la contención –aunque no fue así en Zaragoza-, pero su misión es ser un futbolista mucho más desequilibrante en ataque. Le falta ser más solvente cuando encara y asumir mucho más.

Hugo Vallejo

Aún en edad juvenil, a Muñiz le han sorprendido su desparpajo y su verticalidad en los entrenamientos. En la segunda parte ante el Reus se dejó ver y en Zaragoza mostró destellos. De momento le cuesta hacerse con el ritmo de los partidos, de ahí que tuviera que ser sustituido al acusar molestias.

Ontiveros

Debe aportar mucho más. Ha dejado pinceladas en forma de pases de gol a Blanco, pero le faltan más regularidad y menos individualismo para ser ese futbolista que puede resolver partidos por sí solo. Aunque a veces comete errores graves en zonas de riesgo, ha mejorado muchísimo en la capacidad de sacrificio.

Hicham

Arrancó como un tiro, continuación de una excelente pretemporada, pero poco a poco comenzó a caerse. Su actuación en Almendralejo avaló la tesis de que de momento sólo es un revulsivo. El bajón en su nivel hizo que Muñiz lo mandara al filial para que despertara.

Juanpi

No basta con sus ganas y su crecimiento en cuanto a sacrificio. Tiene cualidades para ser decisivo, pero sólo ha dado tímidos pasos en el juego que a la postre no han tenido continuidad. Definitivamente Muñiz lo ha situado en la banda derecha, donde firmó sus mejores partidos durante un tramo de la segunda vuelta en la segunda temporada con Javi Gracia. Parece cargar con una mochila anímica de la que no consigue desprenderse.

Dani Pacheco

De momento su rendimiento ha sido decepcionante. Llegó lastrado en el aspecto físico, por lo que se le dio margen para que recuperara el tono, pero el tiempo pasa y el pizarreño no se ha afianzado. En el vestuario algunos pronosticaron que comenzaría a ofrecer su mejor nivel desde febrero...

Héctor

Siete partidos y ninguno como titular. Es obvio que, pese a que Muñiz ha jugado casi siempre con dos puntas (17 de los 21 partidos), ha sido el último de la fila entre los atacantes, muy por detrás de Blanco, Harper y Koné. Pero tampoco el canario ha estado afortunado cuando ha entrado en liza, como en Elche o especialmente en Almendralejo.

Blanco

Comenzó como jugador decisivo y también como uno de los más destacados de la categoría, pero se ha diluido en la segunda parte de la primera vuelta (ningún gol en los últimos diez partidos). Ha rendido mejor en casa (donde marcó sus seis goles) que a domicilio y también ha demostrado que se encuentra más a gusto fuera que dentro del área. Con el fichaje de Seleznov se hace un reconocimiento tácito de que el argentino no es delantero centro.

Koné

De no ser porque llegó falto de ritmo y porque se lesionó en cuanto empezó a asentarse como titular habría aportado mucho más. Entre otras razones, porque el Málaga no está sobrado de jugadores con velocidad. Se han disparado las dudas sobre las dificultades que tiene para recuperarse.

Harper

Fue un recurso en la pretemporada debido a la falta de efectivos y gracias a su trabajo se ganó la titularidad y también un puesto fijo en la primera plantilla. Se compenetró bien con Blanco en los primeros partidos, pero poco a poco su rendimiento decayó debido probablemente al agotamiento. Tras sufrir su lesión de tobillo ha regresado con demasiadas intermitencias en el juego. Sus tres goles tampoco pueden quedar en el tintero.

Otros ocho jugadores no han contado o han tenido una aportación testimonial. Conviene empezar por Recio e Iturra, que se marcharon con el cierre del mercado veraniego. El primero había sido titular en los dos primeros partidos y fue traspasado al Leganés; el segundo, muy flojo en la pretemporada, llegó a un acuerdo para rescindir su contrato (se marchó al Villarreal, donde apenas ha jugado, y ahora parece que regresará a México). También han jugado muy poco debido a sus lesiones Mula (dos partidos, uno como titular) y Juan Carlos (cuatro, uno como titular). Mientras el primero ya trabaja para ponerse a punto, el segundo es baja para lo que queda de temporada. Entre los componentes de la primera plantilla, dos ínéditos: el portero Andrés (cinco convocatorias, siempre que Munir se marchó con su selección) y Torres. El madrileño ha ido citado cuatro veces después de haber sufrido problemas físicos en el comienzo del campeonato (a añadir a los que arrastró la pasada temporada) y de no haber contado para el técnico. Por último, está Haksabanovic, que tal como vino cedido del West Ham no regresó después de las vacaciones navideñas. Tuvo serios problemas de adaptación al idioma y al ritmo del fútbol español, y fue empleado en dos partidos por el asturiano –ambos como suplente–, aunque no como extremo. A juicio del entrenador era muy anárquico para actuar en la banda. Junto a los 31 futbolistas utilizados durante la primera vuelta también figura el joven central Abqar, que fue convocado en un encuentro y que tras participar en la Copa frente al Almería (con poca fortuna) retornó al filial.

 

Fotos

Vídeos