Munir suma un punto

Munir suma un punto
Agencia Lof

Su doble parada antológica en el segundo tiempo, clave en el empate en Tenerife

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Un partido sin goles es como un libro sin final, una comida falta de sal o una película sin argumento. El fútbol sin la salsa de las dianas en las porterías pierde mucho de su componente espectacular, pero no fue el Tenerife-Málaga de anoche un ejemplo clásico de 'cerocerismo'. En el contexto de tantos partidos cerrados e igualados como se celebran en la categoría, el duelo en el Heliodoro Rodríguez no mereció acabar con 'gafas' en el marcador. Pero fue lo que sucedió, y en buena parte por el desatino en la definición de los protagonistas y por Munir.

El marroquí no tuvo que trabajar a destajo, pero sí estuvo providencial en una doble intervención de esas que se recordarán durante la temporada y que quién sabe si a la postre puede valer un ascenso directo. Sucedió en el minuto 79 del encuentro, con unos reflejos felinos al remate de Borja Lasso. Lo repelió con el antebrazo, casi como si de un portero de balonmano se ttatara y a bocajarro, pero el mérito estuvo también en su rápida reacción para levantarse y desviar un segundo intento, el de Coniglio.

Los reflejos de Munir vienen dando mucho al Málaga esta temporada. Fue decisivo en el periodo añadido en Almería, o con varias intervenciones ante Marc Gual en La Romareda. Siendo un portero que mide mal en las salidas, su principal defecto, casi siempre tiene una respuesta rápida y firme en el 'mano a mano' o en remates cercanos.

Buenas ocasiones para ganar

La doble aparición de Munir quedará como imagen del empate en Tenerife. Suele suceder en este tipo de partidos, pero el choque no tuvo nada que ver con el reciente 0-0 del Málaga en Oviedo. La actitud y la ambición del equipo anoche fueron otras, y pese a ceder la iniciativa a su rival, dispuso de más opciones para abrir el marcador, pero como ya ha quedado dicho, no de la mejor.

El portero malaguista desvió con el antebrazo un remate de Borja Lasso, y luego se levantó de inmediato para anular la ocasión de Coniglio

Pese al 0-0 final, el choque no tuvo nada que ver con el de hace semanas en Oviedo

El malaguismo podría alegar el testarazo desviado de Blanco en el primer tiempo (en una falta lateral que prolongó Pau Torres), en la que es su mejor faceta;un remate desviado de Harper en una larga acción de contragolpe; un disparo en parábola (con efecto de fuera hacia adentro) de Dani Pacheco, que desde una zona del campo pudo interpretarse como gol por el efecto óptico, y un remate alto de Ontiveros desde fuera del área. Pero también el Tenerife pudo ponerse con ventaja. Ricca tocó lo justo un testarazo de Malbasic, y Adrián sacó bajo los palos un córner prolongado.

El choque dejó otros tres detalles importantes:uno, el extrañísimo criterio de Ais Reig, que perdonó hasta en tres ocasiones la tarjeta amarilla a Borja Lasso, las dos primeras especialmente evidentes, en acciones nada confusas. El sevillano se fue sin amonestaciones. Al contrario que Harper, que vio la amarilla, la quinta, y no estará ante el Almería. Finalmente, el punto le asegura ser segundo, otra semana en puesto de ascenso directo.

Temas

Fútbol
 

Fotos

Vídeos