COMO NADAL, A MORDER EN RIAZOR

MANUEL CASTILLO

Y puesto que al coraje y fuerza nos referimos, un recuerdo o dedicatoria especial para los futbolistas del Málaga. Mañana mismo aguarda una gran cita en Riazor. Un estadio repleto, una afición apasionada que se lo juega todo a una carta y un Deportivo crecido se lo van a poner difícil a los malaguistas. Pero el equipo de Víctor Sánchez atraviesa por un buen momento y debe confiar en sus propias fuerzas. Y si es preciso morder el balón como lo hace Nadal en su trofeo, pues adelante. Vamos, que los malagueños queremos ver once Nadal sobre el terreno de juego; once y no diez como viene ocurriendo últimamente. Que el tema de las tarjetas, que siempre es primordial, lo es mucho más en estos partidos de promoción sin tiempo ya para la enmienda. Como diría aquel, oído al parche. Estamos a cuatro pasos de volver a donde solíamos y, por tanto, no hay lugar para los errores. El Málaga debe regresar de La Coruña con un resultado que permita el sábado un partido en La Rosaleda a las puertas mismas de esa Primera División que nunca se debió perder. Quedamos a la espera.