N'Diaye y Adrián toman el mando en el Málaga

N'Diaye conduce el balón en el choque del sábado perseguido por Pedraza. /Agencia Lof
N'Diaye conduce el balón en el choque del sábado perseguido por Pedraza. / Agencia Lof

La pareja de medios centro brilló ante el Mallorca con una eficacia alta en los pases y mucha concentración en las coberturas, sobre todo el senegalés

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

El rendimiento de los medios centro (en particular, el caso de N'Diaye) había provocado ciertas dudas en los dos últimos encuentros. Pero en Mallorca el senegalés y Adrián volvieron a tomar el mando y a desempeñar un papel fundamental en el importantísimo triunfo en Son Moix. Su alta eficacia en los pases fue uno de los datos más llamativos.

Tanto N'Diaye como Adrián estuvieron muy por encima de sus rivales en el acierto en el pase, un aspecto fundamental para tener cierta solidez. En particular destacó el caso del senegalés, que últimamente no estaba tan afortunado en esta faceta –lo que además lastraba al equipo–, porque el madrileño es el futbolista blanquiazul líder en este aspecto. Pero que ambos acabaran la primera parte con un 87,5 por ciento de acierto es un detalle que no puede pasar inadvertido porque gracias a ello el Málaga tuvo en ese periodo más equilibrio y cierto control de la situación.

N'Diaye y Adrián volvieron a demostrar que en líneas generales se complementan muy bien en el campo. Cada uno tiene ya más que asumido su papel, si bien en los últimos encuentros su fiabilidad distaba de la mostrada en el tramo inicial de la Liga. La ausencia del madrileño por lesión ante el Granada sí se notó más de la cuenta, porque el Málaga sufrió en la salida de la pelota y se perdió en toques horizontales. Cabe recordar que el exfutbolista del Eibar es el 21.º en Segunda División (y también el primer malaguista) en pases hacia delante con un promedio superior a la veintena por partido.

Concentración

Eso sí, el rendimiento de los medios centro en la creación de juego tal vez no fue tan llamativo para el aficionado como su papel en las coberturas. Ahí sí se pudo ver al mejor N'Diaye, especialmente en la concentración que mantuvo para ayudar a Cifu en la complicada misión para el granadino de frenar a Lago Junior. Al senegalés le vino bien que desde el principio tuvo inmejorables sensaciones, lo que le permitió contribuir a cerrar una banda que a priori iba a entrañar mucho peligro. Su colocación también le sirvió para cerrar 'por dentro', cuando el lateral izquierdo, Sastre (que es diestro), intentaba buscar un pasillo interior. Otra prueba de su alto nivel de concentración se observó en los continuos gestos a los compañeros con los brazos para indicarles dónde debían situarse para ayudar en la contención.

Adrián también tuvo que dejar su zona más de una vez para evitar que el Mallorca superara líneas. Así, por ejemplo, se ganó la tarjeta amarilla en una acción en la que Juanpi perdió la pelota en un intento de diagonal al conducirla en exceso. Sus molestias en el cuádriceps llegaron demasiado pronto (de ahí que calentara Lacen en la primera parte), pero el futbolista le expuso a Muñiz que aguantaría al máximo y que pediría el cambio cuando pudiera perjudicar al equipo. Y eso hizo.

Hicham baja al filial tras ser descartado por segunda vez

Durante las primeras quince jornadas uno de los pocos fijos en las convocatorias era Hicham. El joven extremo marroquí fue la sensación en el tramo inicial del campeonato y es un futbolista muy del gusto de Muñiz por su chispa y su velocidad. Sin embargo, su pobre actuación ante el Extremadura en Almendralejo ha provocado que en los dos últimos partidos haya figurado en la lista de descartes. Como el técnico considera que debe competir cada fin de semana, ayer Hicham bajó al filial para disputar el partido de Segunda B ante el Badajoz e incluso marcó el 1-0 en el minuto 20. De este modo, el futbolista seguirá ejercitándose con el primer equipo, pero en caso de no ir convocado jugará con el Atlético Malagueño.

 

Fotos

Vídeos