Actualidad
LIGA BBVA (PRIMERA DIVISIÓN)
Acaba de lograr la mejor primera vuelta del equipo tras completar la segunda mejor mitad en 2005 Recupera toda la confianza perdida después de su destitución en una etapa marcada por el 'caso Duda'
14 de enero de 2009
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Tapia cierra el círculo con el Málaga
Antonio Tapia, en el partido del domingo en Sevilla. / JULIO MUÑOZ. EFE
PEDRO LUIS ALONSO.-

Un partido contra el Espanyol supuso la despedida de Antonio Tapia, en su primera etapa al frente del Málaga, y otro duelo contra el cuadro 'periquito', esta vez en La Rosaleda, marca su momento más álgido en su reaparición. La vida concede segundas oportunidades, y la experiencia ha permitido cerrar el círculo al técnico fuengiroleño. Acaba de lograr que el Málaga (con su nueva denominación) culmine su mejor primera vuelta liguera en la élite, justo cuando era él el artífice de la segunda mejor mitad de campeonato, en la campaña 2004-05. Veintiocho puntos asegurados, a falta de una jornada, ahora, y treinta y tres entonces, en la que es también la mejor mitad liguera completada por el conjunto blanquiazul.

Al César lo que es del César. En este sentido, quizás a Tapia le correspondan más elogios que los que está recibiendo en las últimas fechas. Aunque el fútbol es de los jugadores, mucho ha de tener que ver en el actual momento malaguista su criterio técnico. Buena parte de los mejores registros del Málaga han sido con él sentado en el banquillo y no es que haya recibido facilidades. Basta repasar su trayectoria. La primera vez que fue contratado para dirigir a la primera plantilla, avalado por sus resultados en el conjunto filial, al que subió a Segunda, cogió a un equio en zona de descenso y a un vestuario roto anímicamente tras la etapa de Gregorio Manzano. Incluso, tampoco la preparación física del grupo parecía la más idónea, pero aquel triunfo agónico contra el Sevilla (1-0) en La Rosaleda significó un punto de inflexión. Y de qué forma. Era la jornada decimonovena y de ahí hasta el final de la temporada el Málaga sumó la friolera de treinta y seis puntos en veinte partidos. Ni siquiera bajó su ritmo al final, con la permanencia alcanzada y con escasas opciones de clasificarse para la Copa de la UEFA, porque derrotó al Sevilla en Nervión (0-2) y lo privó de jugar en Europa.

Pero el ambiente se enrareció en la siguiente campaña a raíz del 'caso Duda'. El club privó al portugués de jugar por negarse a renovar contrato y la decisión vició el día a día, enrareció la relación con los medios y la afición, y supuso una clara merma deportiva, al perder a un gran surtidor de pases de gol. Tapia fue destituido tras la vigésima primera jornada, con el equipo colista. Para entonces el preparador también había tocado fondo, porque había perdido la confianza de muchos de sus jugadores, algunos cansados de sus métodos de trabajo. Precisamente ese afán por tenerlo todo atado, por estudiar en profundidad a los rivales y exprimir las posibilidades de la plantilla en acciones de estrategia, fue lo que decidió a Fernando Sanz a confiar en este entrenador cuando Juan Ramón Muñiz le comunicó que no iba a seguir.

Condicionantes

Ahora Tapia ha vuelto a sacar el máximo partido a una plantilla que fue retocada tras el ascenso con su criterio y sin pagos en traspasos. Ante las limitaciones económicas el técnico sólo recomendó jugadores ya conocidos y, a excepción de Juanma, el club pudo conceder todas las peticiones: Manolo, Nacho, José Juan Luque, Duda y Miguel Ángel ya habían trabajado con el, y Fernando y Luque también habían vestido antes la camiseta del Málaga. La llegada tardía de algunos refuerzos no permitió a los blanquiazules comenzar la Liga a su mejor nivel, lo que da más mérito aún a los veintiocho puntos ya sumados (dos tercios de lo necesario para la permanencia), porque sólo se consiguió uno en las cuatro primeras jornadas. Desde entonces el equipo sólo ha perdido contra los dos 'grandes', Real Madrid (4-3) y Barcelona (1-4), y frente al Deportivo (2-0) y siempre con opciones de haber obtenido mejor recompensa en estas citas.

Al mismo tiempo no sólo los resultados han reforzado el crédito de Tapia. No ha dudado en sustituir a titulares ante un peor rendimiento de estos (Arnau o Hélder Rosário) o en dar continuidad a suplentes tras sustituir a un lesionado o sancionado (sucedió con Apoño, Miguel Ángel, Luque o Nacho), y esto le ha dado ascendiente en el vestuario. Además, el equipo tiene un estilo de juego reconocible, marcado por la velocidad en las transiciones, la presión defensiva y, lo que es más importante, ha podido privarse de la etiqueta de entrenador defensivo, asociada a su carrera. Hasta cierto punto injusta: el Málaga B fue un equipo descarado en Segunda B y Segunda, el Málaga consiguió su mayor goleada a domicilio con él (1-6 en el estadio Reyno de Navarra) y el equipo actual tiene gol.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

PROXIMOS PARTIDOS

MULTIMEDIA

Vocento