Actualidad
CRÓNICA
El camerunés se convierte en el goleador más precoz de la Liga y en el debutante más joven en el equipo blanquiazul
18 de agosto de 2012
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Fabrice, de espaldas, en el momento de marcar el gol.:: Antonio Salas
SERGIO CORTÉS | .-

Tenía que ser Fabrice. La única cara nueva. El niño mimado de Manel Casanova y la apuesta personal de Manuel Pellegrini. Y con el 45, como su apuesta anterior, Recio. El camerunés se convirtió exactamente a las 20.15 horas en el debutante más joven en el equipo blanquiazul y veintitrés minutos más tarde hizo historia al firmar el gol del triunfo del Málaga en Balaídos, con lo que también pasó a ser el goleador más precoz de toda la Liga. El 0-1 fue la mejor recompensa para un grupo de jugadores que, pese al verano tan convulso, nunca ha bajado los brazos, ha redoblado sus esfuerzos en los entrenamientos y que ayer firmó una victoria sin lustre, pero sí con el mono de trabajo.

Pellegrini tuvo muy claro el partido que se le presentaba al Málaga en su estreno, con un rival de estilo similar, y prefirió no ofrecer concesiones en la medular y tampoco aquellos síntomas de debilidad tan evidentes hace un año, en el Pizjuán. El chileno se decantó por montar un muro delante de la cobertura con Toulalan y Camacho, así que las buenas intenciones del Celta se diluyeron a los cinco minutos.

El siguiente paso del Málaga fue ganar metros para presionar de forma acompasada, con las líneas juntas, y obligar al conjunto vigués a emplear el golpeo en largo como único recurso. Y la jugada salió perfecta, al menos desde el punto de vista defensivo, de no haber sido por un despiste al medir mal en la mitad de campo al tirar el fuera de juego. Caballero apareció para desviar la trayectoria del disparo de Álex López en el minuto 39.

En ataque el Málaga echó en falta lo que se espera, un referente, porque al menos en el aspecto creativo hubo fases de control absoluto en la primera parte. Javi Varas tuvo que lucirse en un libre directo ejecutado por Joaquín y después ni este ni Isco consiguieron atinar en la opción más clara, a los 19 minutos. El portuense tiró primero al 'muñeco' y el benalmadense desperdició el rechace.

El Celta retornó de los vestuarios tan envalentonado como en el arranque del partido y pilló al Málaga con la guardia baja. En esos diez minutos de zozobra y dudas más propias del pasado, De Lucas lanzó tres andanadas serias que le pudieron costar la vida al conjunto blanquiazul en Balaídos. El veterano medio punta se topó de nuevo con la seguridad de Caballero, inmejorable en colocación y reflejos.

La única noticia positiva para el Málaga en la segunda parte fue el estreno del camerunés Fabrice, que a sus 16 años, tres meses y seis días se convirtió en el debutante más joven en la historia del club. En un periodo que pasó casi de largo para el equipo en la faceta ofensiva -encima, dos saques de esquina los convirtió en peligrosos contragolpes del Celta- el equipo se iluminó con el desparpajo del camerunés. En cuanto se quitó el corsé armó un lío. El triunfo se originó en una acción maravillosa, con una bicicleta y un tiro al palo, en la que Buonanotte le puso picante. El argentino insistió, insistió y centro para que el primer fichaje estelar de Manel Casanova para La Academia hiciera historia. Dinamitó así el récord de Muniain, el más precoz hasta ahora en marcar en la élite, con 16 años, 9 meses y 16 días.

Era el minuto 83 y el Málaga aún tuvo que sufrir diez minutos. Caballero volvió a erigirse en el salvavidas -¡vaya seguro!- y el Celta acumuló delanteros con la entrada de Joan Tomás y Mario Bermejo. Incluso, estrelló el balón en el larguero por medio de Cabral (antes lo había hecho Isco y a Fabrice le faltó una pizca en el rechace) y la pelota se pasó por delante de la línea de gol en otra jugada. Fue una agonía de la que el equipo blanquiazul salió esta vez indemne. En la línea de todo lo acontecido durante el verano. Porque los jugadores siempre han dado la cara y ayer volvieron a hacerlo. Aunque el protagonismo fuera para la única cara nueva, un mozalbete de 16 años llamado Fabrice.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

PROXIMOS PARTIDOS

MULTIMEDIA

Vocento