Malaga CF

Sellada la renovación de Pablo, a corto plazo en la órbita del primer equipo

  • El joven centrocampista, uno de los fijos en la pretemporada del club el próximo verano, había recibido una suculenta oferta del Valencia

Durante unas semanas surgieron ciertas complicaciones, pero al final el Málaga ha logrado su objetivo: Pablo renueva por el club con el reto de pertenecer al primer equipo a corto plazo. Fue la semana pasada cuando el centrocampista del Atlético Malagueño rubricó su nuevo contrato.

Pablo (o Pablo Fornals, si se atienda a la moda de hacer compuestos los nombres futbolísticos de algunos jugadores) continuará finalmente en el Málaga. SUR ya explicó hace exactamente un mes que este centrocampista fichado del Castellón en 2012 se había convertido en el filial con más opciones de participar en la próxima pretemporada con el primer equipo. Además, en este caso existe total coincidencia de criterios del entrenador, Javi Gracia, y del director deportivo, Mario Armando Husillos.

Sin embargo, las negociaciones para su ampliación de contrato (terminaba en junio de 2016) se enquistaron durante un par de semanas y se activaron las alarmas ante el temor de que el agente del jugador, Alberto Toldrá, estuviera más centrado en la suculenta oferta del Valencia.  El Málaga tuvo que pisar el acelerador para evitar su huida, pero no cabe duda de que sentirse con claras opciones de pasar al primer equipo a corto plazo ha influido definitivamente en la decisión del joven futbolista.

Era casi del Espanyol

Pablo jugaba en el Castellón y estaba casi comprometido con el Espanyol cuando se cruzó por el camino el club de Martiricos hace casi tres años en Burriana, con motivo de la final de la Copa del Rey de juveniles. La insistencia del director de La Academia, Manel Casanova, tuvo premio, y meses después ya brillaba en el conjunto de Liga Nacional juvenil que entrenaba Manel Ruano. Su nivel le permitió pasar a la División de Honor, también a las órdenes del exmalaguista, y posteriormente al Atlético Malagueño, bajo la tutela de Salva Ballesta.

El castellonense es, ante todo, un futbolista que se mueve bien entre líneas y que hace jugar al equipo, pero también es muy vertical y por eso hace goles. Aparentemente tiene un aspecto físico más liviano que Sergi Darder, aunque sí ofrece más criterio en el juego y al mismo tiempo gusta de incorporarse al ataque. Su capacidad de trabajo está fuera de toda duda, y precisamente esa capacidad para recuperar la pelota es otra de las virtudes que valora Gracia. Hasta el momento, en su trayectoria con el Málaga, Pablo ha jugado indistintamente de ‘6’ (como Camacho), de ‘8’ (como el acompañante del medio defensivo) o de ‘10’ (más como medio punta y con mucha libertad).

A la ampliación del contrato de Pablo hay que añadir la ya definitiva de un futbolista importante del primer equipo, Samu. El Málaga lleva varios semanas metido en faena en la negociación con su representante, el excentral Mesas, y finalmente se han resuelto todos los flecos para que el medio punta continúe hasta 2019. El club lo hará oficial en las próximas horas.