Malaga CF

BlueBay propone un macroproyecto para La Rosaleda y el Málaga

Representantes de la entidad.
Representantes de la entidad. / Antonio Góngora
  • Ampliaría el estadio a 47.000 espectadores, construiría una zona comercial y un hotel en la última planta para aumentar los ingresos si finalmente se hace cargo de la entidad de Martiricos

BlueBay va muy en serio con el Málaga y ya planea qué se puede hacer en el club si finalmente sale adelante su denuncia para recuperar la gestión y una parte importante de las acciones de la entidad. La hotelera, representada por su propietario, Jamal Iglesias, y uno de sus principales ejecutivos, Gonzalo Hervás, ha anunciado hoy en Marbella que están pendientes de las decisiones judiciales para hacerse cargo del equipo de fútbol. Y en la comparecencia han aprovechado para proponer un marcroproyecto para La Rosaleda y el propio Málaga que le permitiría al club dar un nuevo salto de calidad, según han anunciado.

Lo más destacado estaría centrado en el cambio radical que experimentaría el estadio de Martiricos, con una gran ampliación para llevarlo a los 47.000 espectadores de capacidad, además de construir una zona comercial importante y un hotel en la última planta del campo de fútbol. Esta iniciativa tendría un coste de entre 40 ó 50 millones, mientras que podría aumentar los ingresos del Málaga hasta en 20 millones anuales.

Pero esto no sería todo, ya que lo más esencial estaría centrado en el apartado deportivo, aunque sin gastarse más dinero del que se genera. Creen que esta parcela debía ser reforzada para aumentar su rendimiento, y en la sala estaban presentes algunos exjugadores que se incorporarían al proyecto. Son los casos de Santi, Astorga, Burgueña, Muñoz Pérez y el ausente Antonio Hierro.

BlueBay, de esta forma, está a la espera del proceso judicial que le enfrenta al jeque Al-Thani para poner en marcha estos proyectos. Asimismo, Iglesias ha explicado que la gestión de sus colaboradores en el tiempo que estuvieron en el club sembró un germen de trabajo que ha permitido llegar al saneamiento actual. El máximo responsable de la hotelera también ha criticado al jeque por su mala gestión y por desaparecer cuando la situación era más complicada.

Ninguna inversión

Ha reconocido que su acuerdo con el jeque no preveía que hicieran ninguna inversión, ya que el club tenía una deuda de más de 100 millones, mientras que una vez alcanzado el saneamiento ya sí tendrían que hacer aportaciones, si era necesario, pero a partes iguales, según las acciones de cada uno.

Respecto al mencionado proyecto en La Rosaleda, Jamal Iglesias ha comentado: “Estamos hablando de que el propio estadio se amplía y se aprovechan los bajos. Sería una especie de cesión (se refiere a una posible negociación con las administraciones propietarias) con un compromiso de que no se puede vender y de que el cien por cien de los ingresos irían para el Málaga”. También añadió que entre los acuerdos con el jeque, BlueBay incluyó que ninguno de los gestores podía ponerse un sueldo. “Estamos en contra de que salga un euro para gastos personales si hay deuda que pagar”, ha destacado, a la vez que ha agregado sobre el propietario: “También creó la deuda y tiene la reponsabilidad y la obligación de pagarla. Esto no puede ser un cachondeo”.

Temas