Los nubarrones se fueron a hacer puñetas

El primer triunfo fuera ha sido importante, sonoro, necesario, obligado y, especialmente, justo. Buen planteamiento, mejor interpretación y un acertado pisotón en el acelerador del amor propio

Borja Bastón, en el primer penalti en Anoeta. /Agencia Lof
Borja Bastón, en el primer penalti en Anoeta. / Agencia Lof
PACO CAÑETE

Antes del partido de Anoeta, los nubarrones del temporal llamado Ana para el fin de semana eran similares a los clasificatorios que apuntaban al Málaga. Al mediodía del domingo, el ‘Dépor’ se había ido a los 15 puntos, el Eibar alcanzó los 20, mientras el Alavés, sin salir de plazas de descenso, se colocaba con 12. Nuestro equipo representativo permanecía acurrucado en el fondo de la tabla con 8 puntitos. Hasta las Palmas había llegado a los 10. En San Sebastián había que ganar o ganar. Un paso al frente o, por lo menos, no darlo hacia atrás. La Real, en horas bajas pero con nombres importantes en su formación, esperaba. Y así se quedó, compuesta y sin victoria. Ya vieron lo que sucedió.

El Málaga, como en el Bernabéu, sorprendió. Volvió a marcar un par de goles que sí han valido tres puntos de un enorme valor. Sólo se ha avanzado un lugar en la tabla, pero lo que había sido quedarse con el ‘farolillo rojo’ poco menos que en propiedad. El primer triunfo fuera ha sido importante, sonoro, necesario, obligado y, especialmente, justo.

¿Qué sucedió en la Bella Easo? Algo similar a las últimas actuaciones de visitante, pero sin regalos defensivos. Salvo en los 20 primeros minutos, en los que los locales actuaron bien conjuntamente, Oyarzabal dispuso de dos oportunidades que se fueron a las lluviosas nubes. En el 23 llegó el primer penalti, como una catedral, al que Del Cerro Grande le echó suspense. Borja Bastón colocó el 0-1. A partir de ahí se vio al conjunto butanero, el Málaga, con acertado sentido de la presión, líneas ajustadas y una defensa que le proporcionó una tranquilidad inusual a Roberto. Buen planteamiento, mejor interpretación y un acertado pisotón en el acelerador del amor propio. Después, otro penalti remachado por Chory, y los nubarrones que apuntaban negativamente se fueron a hacer puñetas.

Tuvo que ser, precisamente, en el número de la ‘niña bonita’, en la jornada 15. Detalles sobresalientes en esta ocasión, numerosos. Presión sin apenas fallos. Se van apreciando el trabajo y la preparación con la respuesta de la conjunción. En el plano individual vimos a un Keko que por la banda derecha casi todo lo que hizo le salió bien. Tanto en ayuda a Rosales, se multiplicó, y en acciones de ataque, se prodigó. ¿Por qué no habíamos visto a un Keko como en San Sebastián? De Recio se viene hablando últimamente de que es el líder, y en esta ocasión acompañado por un incansable Adrián, que avanza en su buen rendimiento. Creo que Baysse hizo su mejor partido desde que pertenece al Málaga, con Diego, Rosales y Luis Hernández que funcionaron notablemente. La necesidad acusa y obliga. Que sea el comienzo de un equipo que pretende ponerse a la altura de su afición. El Málaga funcionó.

Lo positivo de esta actuación no evita el comentario negativo de los que dirigen. La rumorología en torno a Al-Thani y alguno de sus hijos se ha disparado. Se repiten los comentarios y falta la confirmación. Los datos no son favorables al personaje, todo lo contrario. Los argumentos, todos de tipo económico. No es cuestión de creer o no. Hay que aclarar. El tiempo coloca el puzle de la vida con todas sus piezas en el sitio que le corresponde, pero en futuro. Pero estamos en presente y urge un desmentido. Hay que demostrar que un dicho es falso y carece de fundamento. Mientras, Al-Thani y sus hijos continúan en Catar, el Málaga está en lugar de descenso, y los aficionados no saben por qué calle tirar.

La situación es peligrosa dentro y fuera de La Rosaleda. El equipo, la plantilla está ahí, y en medio y rodeándola, los comentarios de tinte totalmente negativo que crecen y se reproducen. ¿Quién tiene la palabra? Callar y otorgar es peligroso. Y si se mantiene callado, da a entender su aprobación. Son muchos y variados los rumores que atacan al dueño y presidente del Málaga Club de Fútbol. A la larga y a la corta, el perjudicado es el club.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos