El nuevo entrenador del Málaga, a examen

Hierro, Albert Luque y José Rodríguez analizan la llegada de Víctor al Málaga/SUR
Hierro, Albert Luque y José Rodríguez analizan la llegada de Víctor al Málaga / SUR

Hierro, Albert Luque y José Rodríguez analizan la llegada de Víctor al Málaga

BORJA GUTIÉRREZMálaga

«El Málaga pasa de un entrenador 1.9 a uno 2.1, como cuando actualizas una aplicación del móvil», valora muy gráficamente Albert Luque, exjugador del Málaga, para este periódico al ser cuestionado por el cambio de Muñiz a Víctor en el banquillo blanquiazul. Luque está contento con la decisión de Caminero: «Con Muñiz se veía que el equipo no iba a ascender y con la llegada de Víctor al vestuario se le enciende otra luz», considera Luque, quien coincidió con el flamante técnico blanquiazul en la plantilla del Deportivo de la Coruña desde 2003 a 2005.

Antes, y con un Víctor más inexperto, compartió vestuario el veleño Fernando Hierro. En 1995 vio los primeros pasos de Víctor Sánchez del Amo en el primer equipo del Real Madrid: «Era un chico muy profesional», rememora el que fue mánager general del Málaga. Aunque aclara que no tiene una relación lo suficientemente cercana, explica que «es un entrenador muy solvente y con mucha preparación».

«Lo que conozco de él es lo que le he visto en las charlas de la federación; es un chico metódico y que va con toda la ilusión del mundo. Hemos coincidido en cursos, en prácticas y en tareas. Estoy seguro que hará las cosas bien. Que tenga mucha suerte y ojalá le vaya bien a él, porque será sinónimo de que también le va ir bien al Málaga», concluye Hierro.

Buen entrenador

Tiene que tirar también de memoria José Rodríguez. El que fue jugador del Málaga en la temporada 2016-17 y ahora lidera el Fortuna Sittard de la primera holandesa, estuvo a las órdenes de Víctor en el Deportivo del curso 2014-2015. «Exactamente cuando llegó él al club dejé de jugar, pero no le guardo rencor por eso. Es un buen entrenador y tiene las cosas claras. Le he visto en su presentación y lo veo con mucha ilusión. Creo que el Málaga acierta con su fichaje porque puede darle lo que necesita, su estilo se asemeja a ello. No es que sea defensivo, pero sí le gusta protegerse», explica Rodríguez.

Ya en la rueda de prensa de presentación ante los medios como nuevo preparador malaguista dio señales de no escatimar en recursos para convencer al de enfrente de sus convicciones. Así lo recuerda también Luque: «Era un jugador con personalidad, que sabía ser uno de los importantes del grupo y tomaba decisiones. Ahora es una persona muy insistente en lo que cree. En temas de vídeos y de metodología. Él vivía el fútbol 24 horas del día. En la época de Irureta ya hablaba de las nuevas tecnologías. Demandaba que se preparan más las cosas, y ahora es el modelo que utiliza», continúa Luque.

«Él iba un paso por delante del resto. Se le veía que llegaría a entrenar por personalidad y porque le gusta. Es un entrenador que le gusta mucho la metodología, estudiar al contrario, saber qué hace cada jugador del rival en su posición, estadísticas, mucho vídeo... Vive 24 horas pensando en cosas que puedan beneficiar a su equipo». A veces, la intensidad que le caracteriza le ha llevado a enfrentamientos durante su carrera. Lo reconoce también uno de sus excompañeros: «Tiene mucha personalidad, eso tiene partes positivas y negativas, va a muerte con lo que piensa», zanja Luque.

Contactos en verano con Rodríguez

José Rodríguez, el actual futbolista del Fortuna Sittard, un equipo que se encuentra ahora mismo en la parte media-baja de la Eredivisie holandesa, a un partido de solventar la permanencia, desvela que pudo recalar en el Málaga este pasado verano, en el proyecto para Segunda que iniciaban Caminero y Muñiz: «Estuve reunido con los mandatarios del club y con los que mandan; charlamos y cerramos todo, estaba encaminado para hacerlo, pero al final no se pudo por asuntos internos del club». Aunque la versión del club de Martiricos difiere de esa versión. Aclaran que fue un ofrecimiento de la agencia de representación que se valoró como la situación de cientos de futbolistas, pero que ni siquiera entraba en los planes de la secretaría técnica para reforzar el equipo. Tras ese episodio, Rodríguez presume de estar muy feliz ahora en Holanda: «Si soy sincero mi primera opción era volver a Málaga pero estoy contento porque por suerte soy uno de los jugadores más importantes del equipo, estoy jugando todo», expuso el exjugador del Málaga, que llegó en enero de 2017 y jugó 8 encuentros como malaguista.