Ahora o nunca para el Málaga

El buen ambiente reinó ayer en el entrenamiento del Málaga en La Rosaleda. /GERMÁN POZO
El buen ambiente reinó ayer en el entrenamiento del Málaga en La Rosaleda. / GERMÁN POZO

El equipo y la afición, ante una cita crucial para virar el rumbo y aferrarse a la zona de 'play-off'. En caso de triunfo superaría al Deportivo y al Cádiz

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Ahora o nunca para el Málaga. Ha llegado la hora de despegar y evitar verse abocado a un agónico final. El equipo afronta esta noche (21.00 horas, Gol) una cita crucial para aferrarse a la zona de 'play-off' y para concienciarse a sí mismo –y por supuesto a los rivales– de que está plenamente capacitado para obtener el billete a Primera. Pero también va a ser determinante el papel de la afición, cuyo empuje y respaldo sin fisuras deben ser factores definitivos para superar al Oviedo.

Es ahora o nunca para el Málaga porque el colchón de los tres puntos garantizados por el duelo cancelado con el Reus no es suficiente. El equipo no puede permitirse el lujo de ceder más terreno y, sobre todo, dar alas al conjunto asturiano, a dos puntos en la tabla. Debe mentalizarse (y la afición también) de que la pelea por el ascenso, y más si se limita a una sola plaza, comienza hoy.

Es ahora o nunca para el Málaga porque los jugadores deben quitarse el 'corsé mental' que los atenaza desde aquel varapalo frente al Reus a comienzos de año. Más allá de aspectos tácticos, es evidente que la inseguridad y la ansiedad han convertido al equipo más fiable en casa de la Liga en el más vulnerable, expuesto a que cualquier contratiempo se convierta en un obstáculo inabordable. Y ahí la afición debe responder con entusiasmo y brío constante para reactivar los ánimos.

Al cobijo de su afición

Es ahora o nunca para el Málaga porque el pasado ya no existe. Lamentarse de los puntos que han volado de La Rosaleda lleva una y otra vez a ratificar que el peor rival del Málaga es el propio Málaga. De nada sirve ya aludir a los casi cuatro meses sin vencer en casa o a la serie de cuatro puntos sobre 21. El equipo va a afrontar tres de sus últimos cuatro partidos en juego en casa, al cobijo de una afición que siempre responde cuando llega la hora de la verdad, y debe centrarse exclusivamente en la recta final y en obtener el máximo rédito del factor campo. El Oviedo, el Zaragoza y el Elche no van a hacer concesiones.

Sólo vale el triunfo frente al Oviedo y para ello será imprescindible olvidar la mala racha y centrarse exclusivamente en la recta final

Es ahora o nunca también para los jugadores, que no pueden bajar los brazos al más mínimo error. El Oviedo no va a fomentar un correcalles, de ahí que será un partido de pico y pala. A estas alturas la afición es consciente de que el nivel de exigencia debe ser mínimo y, como se ha demostrado en los últimos minutos, antepone la perseverencia de los futbolistas a la calidad individual o incluso del juego.

Es ahora o nunca para Víctor, que asimismo debe estar más certero en las variaciones tácticas. Hasta ahora se le ha juzgado más por su papel de reanimador porque la vertiente psicológica era prioritaria en plena encrucijada emocional de los futbolistas. Pero frente al Mallorca agotó los cambios con la entrada de Seleznov con el partido finiquitado (ya sin capacidad de respuesta tras el 0-1) y en Cádiz no movió ficha para asegurar la firmeza del bloque y el empate. Esta noche toca, con lo que tiene, atinar más que nunca.

En definitiva, es ahora o nunca para el Málaga porque esta noche hay demasiado en juego. Se trata de dar un zarpazo a un rival directo y dejar la pelea por una plaza de 'play-off' reducida al mínimo. Se trata de demostrarles a los equipos que están por delante que el Málaga ha vuelto y que no va a bajar los brazos. Pero además es ahora o nunca porque el panorama se le vuelve a poner de cara: en caso de triunfo pasaría a ser quinto (superaría a Deportivo y Cádiz, que empataron ayer), se situaría a dos puntos del cuarto (el Mallorca, que perdió en Tarragona) y seguiría a seis del tercero, el Albacete. Y la próxima semana, sin jugar y con tres puntos más, Cádiz-Osasuna, Albacete-Granada, Mallorca-Almería y Lugo Deportivo. Ha llegado la hora de despegar.