Obligado a la reacción en Son Moix

Ricca, sobre el antiguo campo de fútbol de los Baños del Carmen. /Pachi
Ricca, sobre el antiguo campo de fútbol de los Baños del Carmen. / Pachi

El Málaga, tras dos derrotas ligueras seguidas y sin ganar fuera desde hace tres meses, llega urgido a su duelo ante el Mallorca, un rival directo y con una trayectoria muy sólida

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El Málaga transmite tranquilidad, aunque su tendencia genera preocupación. Los protagonistas ofrecen un mensaje de calma, de optimismo, de esperanza, pero el equipo lleva tres meses sin ganar fuera, ha encadenado dos derrotas en la competición y ha caído desde el liderato a la quinta posición. Obligado a la reacción, comparece esta tarde en un escenario no muy propicio, Son Moix. El Mallorca, es su inmediato perseguidor, a riesgo de verse adelantado en caso de derrota y hasta de quedar provisionalmente fuera de las plazas de 'play-off' de ascenso en el hipotético caso de derrota y de triunfo del Cádiz, que recibe mañana al Rayo Majadahonda y se ha disparado en la tabla gracias a seis triunfos consecutivos.

Mientras desde el Málaga se transmite ilusión y el mensaje de que la dinámica actual es un simple bache, asumible y hasta obligado en una trayectoria de nueve meses y de cuarenta y dos partidos de competición, desde fuera las sensaciones apuntan a otro análisis: que hay muchos jugadores en un estado de forma que dista del disfrutado en el inicio de la temporada y que el equipo ha perdido eficacia en las áreas –Blanco no está afinado, y se falla más en defensa–, además de reducir la ya de por sí escasa cuota de ocasiones en los partidos.

Adrián volverá al once, y Muñiz deberá resolver si vuelve a cambiar las bandas

El Málaga tiene la oportunidad de rehacerse esta tarde y volver a la senda de los éxitos. Ganar a un rival directo y cerrar la sangría de puntos fuera sería todo un golpe de mano, máxime cuando esta tarde tendrá como rival a un conjunto que tiene una filosofía de juego que no dista mucho de la de los blanquiazules o tantos otros que se mueven en la zona alta de la tabla clasificatoria. Prima la practicidad sobre el buen juego, la eficacia en las áreas sobre el control de la posesión, los resultados antes que cualquier otro tipo de concesión al espectáculo.

Una buena base

Al Mallorca, un recién ascendido con una buena base de Segunda B, algo normal en un club de su importancia, le va bien con este estilo. Es un equipo que rara vez se va de los partidos, que es paciente y muy regular en sus prestaciones, y con un entrenador, Vicente Moreno, que sabe muy bien lo que se trae entre manos y que apunta a una fructífera carrera en los banquillos. El lateral Fran Gámez y el atacante Lago Júnior son dos de sus referentes, junto a la calidad de Salva Sevilla yDani Rodríguez.

El Málaga, que llegó a Palma de Mallorca ayer a primera hora, ha viajado con diecinueve jugadores, con la novedad de Miguel Torres y de Adrián. Lo del primero es un misterio. No se sabe bien si su presencia tiene que ver con molestias de algún zaguero o con un cambio en su consideración, pero hasta ahora no ha debutado en la Liga y apenas contaba. Su polivalencia y experiencia podrían servir de mucho, pero habría que ver si su compromiso le ha hecho ya acreedor de esa oportunidad.En cuanto a Adrián, vuelve directo al once, tras una exitosa recuperación de una lesión muscular.

El Mallorca no dispondrá esta tarde de Xisco Campos, Salva Ruiz niAridai

Las dudas en el equipo titular vuelven a estar en las bandas. El flojo nivel de Juanpi ante el Extremadura y el Granada invitan a pensar en que podría ser sacrificado. Ontiveros podría jugar en un costado o en otro en función del otro elegido, que podría ser Renato, Haksabanovic o Dani Pacheco, con el que Muñiz mantuvo una interminable conversación particular el miércoles.

El Mallorca, que lleva siete partidos invicto y que sólo ha caído en uno como local este curso (contra el Albacete), no dispondrá del sancionado Xisco Campos en el eje de la zaga (saldrá seguramente Valjent) ni de los lesionados Salva Ruiz (lateral izquierdo) y Aridai (en la banda derecha del ataque). Habituado a jugar con un 'pivote' y dos interiores, el cuadro bermellón compone una telaraña contra sus rivales, con un centro del campo muy poblado y mucho orden en sus movimientos defensivos.

 

Fotos

Vídeos