«El Ontiveros actual es el de siempre; antes era más inmaduro; pero ahora ya sé lo que quiero»

Ontiveros, en el Ciudad de Málaga / Germán Pozo

«Cada vez voy tomando mejores decisiones, y me insisten en el trabajo constante», reflexiona el jugador sobre su proceso de aprendizaje

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSO Málaga

Definitivamente, no es tan brillante Javier Ontiveros (Marbella, 1997) en su expresión verbal como gambeteando con el balón o fusilando porteros desde fuera del área. Como muchos más mortales, nació para algo, para seducir con su arte con la pelota. De la forma que maravilló en Santo Domingo el viernes pasado, que le ha hecho entrar en el once ideal de Segunda de la última jornada (la trigésima quinta). En una temporada un tanto intermitente en sus prestaciones, pero siempre aportando un toque de fantasía y de atrevimiento sin parangón en el grupo, el canterano malaguista analizó la situación del equipo a siete jornadas para el final del campeonato y sus goles; habla de sus comienzos y se abre un poco al aficionado en gustos personales en una de las contadas entrevistas que ha concedido a los medios de comunicación. Si siempre es un ejercicio periodístico complicado sondear al malagueño, al menos se han podido conocer alguna de sus ideas.

-¿Piensan todavía en el ascenso directo o se ven abocados a jugársela en un 'play-off'?

-La mayor ilusión del equipo es el ascenso directo. Nosotros intentaremos ganar todos los partidos posibles y si no se puede el ascenso directo iremos a competir en el 'play-off'.

–¿Cree que el equipo va a ser capaz de mantener el nivel de juego, agresividad y ambición mostrados en Alcorcón?

–Por supuesto. Vamos a ir todos los partidos que quedan al ataque e intentaremos dar la versión de Alcorcón.

–¿Qué les dice a los aficionados cuando le preguntan sobre el objetivo del ascenso?

–Pues no, la verdad es que los aficionados no me preguntan nada de eso. Sólo me dicen que cómo estoy.

–Durante su corta carrera se han repetido algunos incidentes extradeportivos. ¿Asume esa etiqueta de 'bad boy', de jugador polémico, difícil de llevar para los entrenadores o en un vestuario, o es un invento mediático?

«Nos transmitió mucha confianza, y a los extremos y al delantero nos dejó más descolgados arriba, algo más liberados» Sobre lA aportación de víctor

–Eso es pasado ya. Siempre me repiten lo mismo. Está más que aclarado. El Ontiveros actual es el mismo de siempre. Antes era más inmaduro, pero ahora ya sé que lo que quiero, he madurado.

–¿Su familia es muy futbolera?

–Sí. Mi padre, que era conocido como Enrique, también fue futbolista, y llegó a Segunda B, en el Marbella. Era el clásico delantero peleón, más que un extremo como yo. Además, mi hermano mayor también era muy bueno, pero tuvo una lesión de ligamentos y paró.

–Vázquez Cultural, un excelente club de cantera marbellí, el Betis... ¿nunca llegó a jugar de malaguista antes de irse a Sevilla?

–No, hice varias pruebas, pero al principio no quería irme al Málaga. Sólo quería seguir en el Vázquez Cultural, porque aún era muy pequeño. Al Betis tampoco me quise ir, pero salió y tuve que decidirme.

«He dicho varias veces que lo fue Manel Ruano, porque sabía llevarme, conducir al equipo y transmitir mucha confianza» Un técnico clave

–En esos años de formación, ¿hubo algún entrenador que haya sido el que más le ha aportado, el que más le marcó?

–Sí. Lo he dicho en varias ocasiones: Manel Ruano. Sabía llevarme, conducir al equipo y transmitirme mucha confianza.

–Usted que conoce muy bien al seleccionador español sub-21, Luis de la Fuente: ¿Se ve con opciones de acudir a la fase final del Europeo de la categoría, como ha publicado este periódico?

–Bueno, ahora no pienso en el Europeo. Pienso más en mi equipo, y en hacer cumplir el sueño de la afición de subir a Primera, y asentarme en el Málaga.

-Marcando dos goles por partido, ¿no cree que el de la sub-21 es un reto realizable?

-Sí, pero ahora no quiero tocar nada de la selección, sólo de mi club.

-¿Cómo ve a su próximo rival, el Mallorca?

-No es que lo haya visto mucho, pero me parece un buen equipo. En Mallorca nos puso ya las cosas difíciles, lo que pasa es que el equipo salió muy convencido de ganar (1-2, con un pase suyo en el tanto definitivo de Cifu).

-Vamos a deleitarnos repasando sus goles. Pare empezar el primero de ellos, el que supuso el 4-3 ante el Deportivo en La Rosaleda en el tiempo añadido... ¿Qué recuerda?

-Fue un gol acabando el partido y nos dio una victoria muy necesaria. Fue muy emocionante para mí y para toda mi familia. Salió justo como quise pegarle. Me la dio Fede (Ricca) y driblé a dos contrarios.

-No estuvo tan poco mal su gol al Celta...

-Sí. Estaba con la confianza que me había dado el míster (Míchel) para jugármela. En el último tercio del campo tenía que buscar el uno contra uno siempre e intentarlo. Le pegué con la izquierda, aunque mi pierna buena es la derecha.

«Intentaremos ganar todos los partidos posibles y si no se puede el ascenso directo iremos a competir en el 'play-off'» ¿ascenso o 'play-off'?

-¿Y qué cuenta del primero del otro día en Alcorcón?

-Pues que es un gol que llevaba intentando toda la temporada: la diagonal hacia adentro y pegarle. Sin embargo, no había entrado en toda la temporada. Esta semana entró, y por eso estoy muy contento.

-¿Y sobre el segundo, el gol de falta directa?

-Es la falta que ensayamos en tantos entrenamientos. Me vi con confianza para pegarle. Le di con el empeine, como suelo hacerlo. Me volví a ver con esa confianza.

-¿Se queda con alguno en especial de estos cuatro goles?

-Con los cuatro.

-Como si fueran cuatro hijos... No quiere más a ninguno de ellos. ¿Sabe cuál es el denominador común de ellos?

-Que me dan mucha confianza.

-Y que son todos fuera del área...

-Sí claro. En el filial también he metido algunos desde dentro...

-¿Qué le pasó a usted en Alcorcón? En una noche marcó tantos goles como en casi tres años en el primer equipo malaguista.

-Fue un día normal. Lo que pasa es que entraron los goles, cuando otros días no han entrado.

-¿Qué tiene que ver el cambio de entrenador?

-Nos transmitió mucha confianza a los jugadores y a los extremos y al delantero nos dejó más descolgados arriba, con más liberación para matar a los laterales en las contras. Nos dijo que estuviéramos pegados a la línea de cal también. Estuve cerca del 'hat-trick', y me la sacó el portero.

-¿Por dónde insisten más sus entrenadores en usted en cuanto a margen de mejora?

-En el trabajo constante en el día a día, en que no haga un buen partido y que luego no lo vuelva a hacer hasta dentro de tres semanas.

-Yo añadiría de mi cosecha también el tomar buenas decisiones en el campo. Ya sabe: cuando hay que jugársela o dar un último pase, cuando encarar o pararse y buscar un envío fácil...

-Sí, Cada vez voy tomando mejores decisiones con la confianza. Espero poder seguir dando alegrías al equipo, porque siempre se puede mejorar... lógicamente.

En vídeo: Muy personal

Muy personal

-Juegan el sábado y el domingo descansarán. ¿Tiene previsto acudir a votar?

-No lo sé todavía. Ya iré viendo.

-No le interesa demasiado el asunto de la política...

-No.

-¿Se le dan tan bien los videojuegos como el balón?

-No soy mucho de videojuegos.

-Una comida favorita.

-El gazpachuelo.

-¿Está enganchado a alguna serie?

-No. No veo ninguna serie. Sólo veo 'Equipo de investigación'.

-¿Cuáles son sus gustos musicales?

-Reggaeton y flamenco.

-¿Qué tipo de flamenco, del clásico o más moderno?

-Pues Canelita... algo así.

-¿Usted pone el reggaeton en el vestuario?

-No, lo elijen otros.

-¿Cuál es su película favorita?

-'Torrente 2: Misión en Marbella'.

-¿A quién le gustaría conocer en persona?

-A Rafa Nadal.

-¿Cuál es la camiseta más especial que ha podido intercambiar y que guarda de su corta carrera?

-La de Neymar.

-Un paraíso para perderse en vacaciones.

-Cancún.

-¿A qué hora se pone el despertador?

-A las ocho y media.

-¿Es religioso?

-Bueno sí. Siempre he estudiado en un colegio religioso, el de las Salesianas (de María Auxiliadora, en Marbella), y confío en Dios.