La gran noche de Ontiveros

Ontiveros, durante el partido de este viernes. /Agencia Lof
Ontiveros, durante el partido de este viernes. / Agencia Lof

El extremo marbellí marcó por partida doble, cuando no veía puerta en la Liga desde hace casi dos años: «El equipo no ha cambiado, sólo que está metido otra vez»

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Ontiveros fue la estrella indiscutible del Málaga en Alcorcón, con dos dianas y numerosas apariciones ofensivas. Con todo el acierto que le había faltado en la temporada. De hecho, el extremo marbellí no marcaba un gol con el Málaga desde el 7 de mayo de 2017, hace casi dos años, en el 3-0 al Celta de la antepenúltima jornada liguera en la máxima categoría.

Entonces Míchel entrenaba al Málaga y pareció entenderse mucho con el siempre complicado de carácter canterano blanquiazul. Ahora es el que fuera su segundo muchos años, Víctor, el que trata de domar el ímpetu y el carácter de Ontiveros. La noche de su debut como técnico en el cuadro de La Rosaleda el joven jugador se salió literalmente. Marcó tantos goles como en todo su periplo de blanquiazul hasta la noche del viernes: dos (el primero fue aquel golazo desde fuera del área ante el Deportivo que valió un triunfo postrero).

Su primer gol en Alcorcón, en el minuto 12, en una diagonal, con disparo ajustado, le dio una enorme confianza y lo llevó a ser el líder del equipo en ataque. Además de marcar el 0-1 y el 1-3, inició la jugada del 0-2, tanto materializado por Adrián, con pase final de Blanco. Tras el partido, en declaraciones a los micrófonos de Gol, el marbellí se refirió a la nueva motivación tras la llegada de otro entrenador: «El equipo no ha cambiado, sólo que está metido otra vez». Con estas palabras el jugador trataba de zanjar el debate sobre un cambio de actitud del vestuario, una posible respuesta que no se daba con Muñiz.

Marcó en un solo partido el mismo número de goles que llevaba hasta ahora de blanquiazul, dos  

Lo cierto es que la aportación de Ontiveros en goles y asistencias en los últimos tiempos era irrisoria. La pasada campaña todo se redujo a un pase de gol en el 2-1 al Almería, durante su cesión al Valladolid de la segunda mitad del curso, también en Segunda. En la actual campaña totalizaba tres asistencias, todas de peso para sumar sendos triunfos: en los goles ante el Alcorcón y el Tenerife con victorias por la mínima de local y dianas de Blanco, y en el 1-2 en Mallorca, cuando dio el envío definitivo a Cifu en el tanto final.

Sin embargo, era un balance muy discreto hasta ahora en una campaña en la que ha participado en 26 de las 35 jornadas y en 16 como titular, para un total de 1.464 minutos, Copa del Rey al margen. Ontiveros no sólo marcó un gol de falta sino que intentó también sin éxito el golpeo dos veces más en sendas faltas laterales lejanas. El jugador trabajó muy bien en defensa para cerrar su banda junto a Ricca, y participó de forma generosa en la presión, pero sin dejar de sumarse a las acciones de contragolpe en las transiciones rápidas.

El extremo blanquiazul le dedicó su primer gol a Luis Hernández, «porque es mi padre futbolístico y me da buenos consejos». Conviene recordar que hasta que se sacó el carné de conducir ya iniciada esta temporada el central, que también reside en Marbella, era quien lo llevaba todos los días en coche a los entrenamientos. Ontiveros estaba satisfecho por la actuación de todo el grupo: «El equipo ha hecho un buen partido y este triunfo es importante para afrontar el tramo final. Ha sido un partido muy completo de todos los jugadores, que estamos muy implicados con el nuevo entrenador. Ahora hay que ganar los máximos puntos posibles».

Temas

Fútbol