Ontiveros, al frente del Málaga más presionado

Ontiveros celebra el primero de sus dos goles en el campo del Alcorcón. /AGENCIA LOF
Ontiveros celebra el primero de sus dos goles en el campo del Alcorcón. / AGENCIA LOF

El equipo se encomienda al marbellí, su jugador más desequilibrante, para ganar en Cádiz y no verse fuera de los 'play-off'

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Hace poco quedaba mucho, pero ya no queda tanto. Y lo que es peor, el margen de error ha desaparecido. Los caprichos televisivos (es decir, demorar el último partido de la jornada al lunes) han dejado al Málaga fuera de la zona de 'play-off'. Si será una situación eventual o definitiva dependerá de su rendimiento esta noche en el Carranza (21.00 horas, Gol). El equipo llega más presionado que nunca en toda la temporada –hasta ahora siempre había estado entre los seis primeros–, pero al menos con un líder en el terreno de juego, su futbolista más desequilibrante, Ontiveros.

Ya en dos salidas anteriores (y en campos exigentes) el Málaga estuvo contra las cuerdas y en ambas salió victorioso. En resultado e imagen. Allá por el mes de diciembre, el día de la Inmaculada, el equipo compareció en Palma en la quinta posición y con el riesgo de verse fuera de la zona de 'play-off' en caso de derrota. Había encadenado una serie de cinco partidos con tres derrotas, un empate y una sola victoria. Y en un partido de altísima intensidad se impuso por 1-2 al Mallorca.

Victoria en La Romareda

Apenas cinco semanas más tarde las dudas volvían a surgir tras la pobre imagen ofrecida en Oviedo (partido saldado con empate a cero) y, sobre todo, el sonoro batacazo en La Rosaleda contra el desahuciado Reus (0-3). Igual que frente al Mallorca, el Málaga se topaba con un Zaragoza con confianza, en clara línea ascendente y que además había recuperado el respaldo absoluto de su afición. El entrenador blanquiazul, Juan Ramón Muñiz, cambió de sistema y hasta otorgó la titularidad a los jóvenes Keidi y Hugo. Aquel triunfo por 0-2 en La Romareda permitió encarar la segunda vuelta con las ilusiones intactas, en la tercera posición y, sobre todo, con un parcial de 39 puntos que permitía soñar con una de las dos plazas de ascenso directo.

Ya en dos salidas, frente al Zaragoza y al Mallorca, el conjunto blanquiazul estuvo contra las cuerdas y en ambos casos obtuvo el triunfo

Ahora, en el momento culminante, el Málaga está más presionado que nunca y no puede fallar esta noche en el Carranza. Ya en la primera vuelta frenó en seco a un Cádiz que había encadenado siete victorias consecutivas y escalado desde la zona de descenso (antepenúltimo) a la zona de 'play-off (sexto). Esta vez el equipo gaditano figura justo por encima en la tabla, pero en los cuatro últimos partidos en casa no pudo pasar del empate ante conjuntos de la zona baja (Lugo, Córdoba y Zaragoza) y se impuso al Numancia con un gol de Machís en el minuto 95.

El Málaga se encomendará de nuevo a Ontiveros, que ha ofrecido su mejor versión con la llegada de Víctor. En Alcorcón lideró al equipo en ataque y firmó un doblete mientras que en casa frente al Mallorca sus incursiones fueron el mejor activo hasta que ya le duró menos la gasolina y los contrarios trataron de cerrarle cualquier vía de penetración. Esta noche, en el Carranza, el papel del marbellí se antoja clave en las aspiraciones del conjunto blanquiazul de no ceder terreno, obtener la victoria y mantenerse entre los seis mejores de Segunda.