Los pequeños accionistas del Málaga envían una carta al embajador de Catar

El presidente del Málaga, el jeque Abdullah Al-Thani. /Ñito Salas
El presidente del Málaga, el jeque Abdullah Al-Thani. / Ñito Salas

Comunican al dignatario la pésima gestión de Al-Thani al frente del club de La Rosaleda y trasladan el escrito a los medios de comunicación cataríes

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Los pequeños accionistas del Málaga continúan su cruzada para tratar de conseguir que Al-Thani salga del Málaga y el club pase a otras manos. En plena crisis de la entidad, han enviado una carta al embajador de Catar en España, Mohammed Jaham Al Kuwari, para informarles de la pésima gestión del presidente del club de La Rosaleda y de una actuación que puede llevarlo a derroteros muy peligrosos en lo deportivo y en lo económico.

Asimismo, este grupo de seguidores se ha adherido a la concentración de protesta de mañana viernes (20.00 horas), en la Avenida de la Palmilla, convocada por el Fondo Sur. Este es el contenido íntegro de la misiva enviado por este grupo al embajador (y también, traducida en árabe, a los medios de comunicación cataríes):

«Estimado Embajador:

Nos dirigimos a usted como máximo representante político en España de su país para mostrarle nuestra más profunda preocupación y decepción por la desafortunada imagen y gestión que su compatriota, el Sheikh Abdullah Bin Nasser Al-Thani viene realizando en los últimos años en nuestro equipo el Málaga CF. Este desencanto proviene fundamentalmente de dos aspectos complementarios que vamos a tratar de exponerle de forma concisa.

El primero se refiere a la imagen que el Sheikh proyecta de su país, Catar. Como usted sabe él es miembro de la Casa Real Catarí, motivo por el que entendemos que, como cualquier otra prestigiosa Casa Real del mundo, su proceder debe regirse siempre por la rigurosidad en sus actuaciones. Esto, lamentablemente no ocurre en nuestro club, y vemos en prensa cómo el nombre de Catar sale vinculado al Sr. Al-Thani en hechos tan relevantes como no asistir a reuniones de la Liga de Fútbol Profesional (prácticamente es el único presidente que falta a la gran mayoría de ellas) y, sobre todo, a dilaciones inexplicables con los compromisos que las personas por él contratadas muestran con otros clubes profesionales y representantes de jugadores.

Por ello nos preguntamos, ¿cree usted que esto beneficia a un país que próximamente va a organizar un Mundial de fútbol? ¿Cómo pueden interpretar los representantes de jugadores esta forma de actuar por parte de un personaje público vinculado al mundo del fútbol en una Liga tan relevante como la española?

¿Qué pueden pensar los dirigentes del fútbol español del nivel organizativo que van a encontrar en Catar si un miembro de la Familia Real Catarí actúa así?

Además, por si no tenía usted conocimiento, ha tenido que acudir ante la Justicia española para dirimir varios pleitos, con personas incluso de su plena confianza elegidas por él mismo en el club, y cuyas sentencias no le han sido favorables, incidiendo aún más en una sensación de constante conflicto donde los demás parece ser que siempre le engañan y él nunca tiene la culpa de nada de lo que le ocurre en su propio club. Una especie de manía persecutoria que la Ley siempre concluye fallando en su contra.

Segundo, el de la seriedad y responsabilidad en la gestión. Estrechamente relacionado con el punto anterior, asistimos atónitos a declaraciones de personas de su confianza a los que ha llevado a los tribunales, a directores generales que han de pedir perdón públicamente por retrasos de gestiones comprometidas y a entrenadores que dimiten sin previo aviso. No conocemos muy bien cuáles son los tiempos normales de actuación y respuesta en una sociedad anónima catarí, pero créanos si le decimos que en España, por la experiencia acumulada de estos últimos 10 años, no son los mismos y que requieren de una presencia física en determinados momentos clave del año que en este caso no hemos tenido.

Por ello tampoco entendemos muy bien que ante su constante ausencia no deje actuar a los profesionales que él mismo ha situado al frente del club, requiriendo para todo de su última palabra. ¿Es normal en Catar que no se deleguen tareas a profesionales de reconocido prestigio en las empresas? Incluso la propia competición de fútbol ha emitido un comunicado oficial indicando que nuestro equipo, presidido por el Sheikh catarí, no puede inscribir jugadores por problemas con el límite salarial. Y ante esta noticia tan alarmante, prácticamente no ha habido una respuesta institucional. Ni siquiera un comunicado oficial de su presidente.

¿Cómo calificaría usted esta situación desde un punto de vista de gestión deportiva? Entendemos que tiene muchas cuestiones que atender en su día a día, pero para nuestra ciudad, Málaga, su club, el Málaga CF, es de suma importancia. Es una herencia que dejar a nuestros hijos e hijas, recuerdos de padres y abuelos, de madres, de sonidos, lágrimas y risas. Es el pulso de una tierra que vibra y de un mar que late en blanco y azul.

Dedíquenos unos minutos de su tiempo, ya que por desgracia, el Sheikh Al- Thani no quiere o no puede venir a solventar la crítica situación que vivimos. Incluso se ha programado una manifestación pública el próximo viernes para reclamar una gestión deportiva adecuada. ¿Qué puede usted pensar de ver en prensa y televisión el nombre de Catar en un acto público de este tipo? Le estaríamos eternamente agradecidos si nos respondiera a esta carta y la hiciera llegar a la Familia Real Catarí para informarles de nuestra dramática realidad.

Agradeciéndole de antemano su atención y comprensión, le saluda atentamente.

La Asociación de Pequeños Accionistas del Málaga CF«.