Algo permisivo

MARTÍN NAVARRETE

El colegiado alicantino Ais Reig cumplió sobradamente en la dirección del enfrentamiento entre el Tenerife y el Málaga. Cuarta temporada en la categoría y primer partido que dirige al equipo de la Costa del Sol. No le ofreció dificultad alguna el control del choque, si bien es cierto que tampoco le surgieron jugadas complicadas de resolver, y eso lo ayudó en gran medida a lograrlo. No obstante, mostró cierta condescendencia con las acciones del equipo 'chicharrero' y fue mucho más exigente y riguroso con las del conjunto malaguista.

Se ha de destacar del alicantino la buena situación que mantiene en el ritmo del juego, no perdiendo nunca la cara al esférico y, por tanto, a las disputas del mismo. Esto le permite sancionar con acierto casi todas las infracciones. Le acompaña una buena condición física, fundamental para lograrlo. Se prodigó en muchas fases del encuentro en aplicar la ventaja y esto siempre es un plus en beneficio de mayor frescura y vistosidad del juego. Otra cosa a destacar fue la ayuda recibida de su asistente Campo Hernández en el control del fuera de juego.

Sin duda, su peor parcela estuvo en el control disciplinario. No amonestar ayer al local Borja Lasso fue algo incompresible por cómo se desenvolvió desde el comienzo. En el minuto 14 disputó un balón a la altura del tobillo de Harper de forma peligrosa, grave acción. En el minuto 28, ahora sobre N'Diaye, otra entrada punible y merecedora de la tarjeta y, por último, en el 53, entrada al albanés Keidi de forma descontrolada. En todas estas acciones derribó al rival. Sin embargo, el colegiado no dudó en amonestar a Harper por una acción similar.

 

Fotos

Vídeos